PIN­TA­DAS O SIN PIN­TAR

Vivir en el Campo - - RECONSTRUCCIÓN TRADICIONAL -

El co­me­dor y la zo­na de es­tar se se­pa­ran cla­ra­men­te en la es­tan­cia prin­ci­pal con di­ver­sos re­cur­sos es­té­ti­cos. Las vi­gas del sa­lón, por ejem­plo, han si­do pin­ta­das de blan­co. Una gran bi­blio­te­ca de ma­de­ra pre­si­de la zo­na de des­can­so don­de se han co­lo­ca­do so­fás y bu­ta­cas ta­pi­za­dos pa­ra dis­fru­tar de ra­tos de lec­tu­ra. Obras de ar­te con­tem­po­rá­neo se com­bi­nan con mue­bles an­ti­guos re­cu­pe­ra­dos. El ar­ma­rio fue com­pra­do en un an­ti­cua­rio del sur de Fran­cia. Al­gu­nas di­fe­ren­cias de al­tu­ra, como la exis­ten­te en­tre el sa­lón y el des­pa­cho, se han so­lu­cio­na­do con dos pel­da­ños de ma­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.