Plan­tas que se lle­van bien

Vivir en el Campo - - SUMARIO - TEX­TOS: CAR­ME FA­RRÉ. FO­TO APER­TU­RA: JOR­DI MI­RA­LLES.

Al­gu­nas plan­tas cre­cen me­jor en com­pa­ñía de unas es­pe­cies mien­tras que otras, por el con­tra­rio, im­pi­den el buen desa­rro­llo de sus ve­ci­nas. Es­tos co­no­ci­mien­tos han pa­sa­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción has­ta que prác­ti­ca­men­te se per­die­ron. En los úl­ti­mos de­ce­nios, con el au­ge de la agri­cul­tu­ra bio­ló­gi­ca y con la con­vic­ción de que los jar­di­nes de­ben ser un lu­gar de en­cuen­tro en­tre el hom­bre y la na­tu­ra­le­za, se re­cu­pe­ran es­tas vie­jas y úti­les prác­ti­cas.

Al­gu­nas plan­tas despiden un olor tan in­ten­so que des­pis­tan a los in­sec­tos cuan­do bus­can las plan­tas de las que se ali­men­tan o en las que de­po­si­tan sus pues­tas pa­ra que las lar­vas se ali­men­ten de sus ho­jas. Al­gu­nos de es­tos aro­mas a no­so­tros tam­bién nos pa­re­cen re­pul­si­vos como en el ca­so del ajen­jo o de la ru­da, en otros ca­sos nos pa­re­cen agra­da­bles como en la la­van­da, el ajo, la sal­via o la men­ta. La es­tra­te­gia de al­gu­nas es­pe­cies pa­ra cre­cer sin com­pe­ten­cia, con­sis­te en la pro­duc­ción de sus­tan­cias que son her­bi­ci­das na­tu­ra­les, a su al­re­de­dor no ger­mi­na na­da, es el ca­so del ajen­jo y de la sal­via ama­ri­lla o del ma­ta­ga­llos. Si sa­be­mos apro­ve­char es­tas pro­pie­da­des y com­bi­nar ade­cua­da­men­te los dis­tin­tos ti­pos de plan­tas pa­ra crear si­ner­gias, ten­dre­mos va­rios alia­dos que co­la­bo­ran con no­so­tros en el jar­dín. Y nos que­da­rá más tiem­po pa­ra dis­fru­tar­lo.

Ta­lu­des de ba­jo man­te­ni­mien­to

Un ta­lud siem­pre crea un epi­so­dio in­tere­san­te en el jar­dín, sal­va un des­ni­vel, aís­la una zo­na de otra, pe­ro el ta­lud en pen­dien­te tie­ne el pro­ble­ma de la ero­sión que ame­na­za su es­ta­bi­li­dad. Sin em­bar­go, si cu­bri­mos el ta­lud con va­rios ti­pos de plan­tas, cu­yos sis­te­mas ra­di­ca­les se com­ple­men­ten, lo­gra­re­mos con­so­li­dar la tie­rra com­bi­nan­do es­pe­cies de sis­te­ma ra­di­cal pro­fun­do, con es­pe­cies de sis­te­ma ra­di­cal su­per­fi­cial. Si ade­más las plan­tas son re­sis­ten­tes a la se­quía y se con­for­man con al­gún rie­go de apo­yo los pri­me­ros años o en épo­cas de gran ca­lor, ten­dre­mos una par­te del jar­dín bien so­lu­cio­na­da. Las ja­ras (Cis­tus sp.),

la sal­via ama­ri­lla ( Ph­lo­mis fru­ti­co­sa), el ma­ta­ga­llos ( Ph­lo­mis pur­pu­rea), el ro­me­ro ras­tre­ro ( Ros­ma­ri­nus of­fi­ci­na­lis var. pros­tra­tus), la men­ta de ga­to ( Ne­pe­ta ca­ta­ria), las siem­pre­vi­va ( He­li­chrys­sum stoe­chas, H. ita­li­cum) y mu­chas otras es­pe­cies, se com­por­tan per­fec­ta­men­te y son po­co exi­gen­tes en los jar­di­nes de cli­ma me­di­te­rrá­neo.

El po­der de las aro­má­ti­cas

Mu­chas plan­tas aro­má­ti­cas o cu­li­na­rias tie­nen un gran efec­to so­bre las plan­tas de su al­re­de­dor, ya que ac­túan como re­pe­len­te de mu­chos in­sec­tos tan só­lo con su pre­sen­cia. La la­van­da y el es­plie­go ( La­van­du­la sp.), la al­baha­ca (Oci­mum ba­si­li­cum), el ama­ro ( Sal­via scla­rea), la man­za­ni­lla ( Ma­tri­ca­ria re­cu­ti­ta), el ajen­jo ( Ar­te­mi­sia ab­sint­hium) y el ce­bo­llino ( Allium schoe­no­pras­sum). Se pue­den plan­tar com­bi­na­das con las plan­tas del huer­to, al pie de los ár­bo­les fru­ta­les o ro­dean­do un ma­ci­zo de

ro­sa­les. De es­ta for­ma, con­se­gui­mos re­pe­ler mu­chas pla­gas de in­sec­tos de una for­ma ba­ra­ta y na­tu­ral. Mu­chos in­sec­tos se guían por el olor que des­pren­den las plan­tas que pa­ra­si­tan, si al la­do hay una plan­ta que des­pren­de un aro­ma in­ten­so, és­te en­mas­ca­ra el olor de la plan­ta pa­ra­si­ta­da y los in­sec­tos pa­san de lar­go. Los arria­tes for­ma­dos só­lo por ro­sa­les, rí­gi­dos y me­dio va­cíos, ya han pa­sa­do a la his­to­ria. Aho­ra las nue­vas va­rie­da­des de ro­sa­les y mu­chas de las an­ti­guas se com­bi­nan con plan­tas vi­va­ces. En el jar­dín se pue­den com­bi­nar los ro­sa­les tre­pa­do­res con los ár­bo­les, so­bre to­do si se plan­tan al mis­mo tiem­po. El re­sul­ta­do es es­pec­ta­cu­lar, los ro­sa­les tre­pa­do­res son plan­tas muy vi­go­ro­sas, so­bre to­do si se se­lec­cio­nan en­tre las va­rie­da­des re­sis­ten­tes a en­fer­me­da­des. Jun­to a un ár­bol or­na­men­tal se al­ter­na­rán o com­bi­na­rán las flo­ra­cio­nes, el ár­bol ha­ce de so­por­te y, de es­te mo­do, el ro­sal tre­pa­dor al­can­za las zo­nas más ilu­mi­na­das. Tam­bién los ar­bus­tos pue­den com­bi­nar­se con ro­sa­les de ra­mas lar­gas y fle­xi­bles, de­ben ser ar­bus­tos de un vi­gor se­me­jan­te pa­ra no ver­se in­va­di­dos.

Un gran ma­ci­zo de mar­ga­ri­ta del Ca­bo (Os­teos­per­mum sp.) pue­de cu­brir un ta­lud con su mag­ní­fi­ca y du­ra­de­ra flo­ra­ción, al no que­dar hue­cos no hay que eli­mi­nar las hier­bas ad­ven­ti­cias. Un ma­ci­zo de her­bá­ceas vi­va­ces don­de se com­bi­nan di­fe­ren­tes es­pe­cies tie­ne una ven­ta­ja fren­te a un po­si­ble ata­que de una pla­ga, ya que no afec­tan por igual a plan­tas dis­tin­tas. En cam­bio en un mo­no­cul­ti­vo es más fá­cil que la pla­ga se pro­pa­gue por to­do el ma­ci­zo. Fo­to in­fe­rior de­re­cha: el ce­bo­llino (Allium schoe­no­pra­sum) igual que to­das las plan­tas que hue­len a ajo re­pe­le los in­sec­tos.

Arri­ba, iz­quier­da: las ja­ras (Cis­tus sp.) tam­bién son un alia­do en el jar­dín de ba­jo man­te­ni­mien­to. La es­ca­bio­sa o viu­da sil­ves­tre (Sca­bio­sa cre­ti­ca) y de­ta­lle de la flor. Pa­ra cu­brir la par­te baja de un se­to, que a me­nu­do que­da va­cía, los ge­ra­nios vi­va­ces Ge­ra­nium sp.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.