La gran­ja de la se­da

Una vie­ja gran­ja de gu­sa­nos de se­da, ro­dea­das de mo­re­ras y an­quea­da por dos sau­ces, ha si­do res­tau­ra­da pa­ra de­vol­ver­le el es­plen­dor de los dos si­glos de vida con los que cuen­ta, sin que se no­ten las in­ter­ven­cio­nes mo­der­nas. La pie­dra lo­cal es la que da

Vivir en el Campo - - CASA EN LA PROVENZA - FO­TO­GRA­FÍAS: GUIDO BAR­BA­GE­LA­TA, PHOTOFOYER. ES­TI­LIS­MO: GIO­VAN­NA BASEGGIO. TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS.

LOS SAU­CES

Dos gran­des sau­ces se apos­tan en el ca­mino de ac­ce­so a la ca­sa, con su im­po­nen­te pre­sen­cia, a pe­sar de que se tra­ta de ár­bo­les po­co ha­bi­tua­les en el pai­sa­je de la Pro­ven­za del Sur de Fran­cia. Unos mue­bles de hie­rro for­ja­do sir­ven pa­ra dar ser­vi­cio y com­po­ner un co­me­dor a la som­bra de restos de ár­bo­les cen­te­na­rios en el jar­dín. La fa­cha­da de la ca­so­na ha re­cu­pe­ra­do el ori­gi­nal es­tu­ca­do ama­ri­llo. Unos vie­jos mue­bles de co­ci­na pin­ta­dos de co­lor verde y des­co­lo­ri­dos por la in­tem­pe­rie, se han co­lo­ca­do jun­to a la en­tra­da pa­ra ser­vir de apo­yo al co­me­dor de ve­rano.

La pro­pie­dad fue una GRAN­JA de­di­ca­da a la cría de gu­sa­nos de se­da

TRI­LLAR TRI­GO

El an­ti­guo co­ber­ti­zo de pie­dra y te­ja­do a dos aguas don­de se tri­lla­ban los ce­rea­les de la gran­ja se ha re­cu­pe­ra­do con­ver­ti­do en una zo­na se­mi abier­ta que se trans­for­ma en un sa­lón anexo a la ca­sa, con uti­li­dad es­pe­cial du­ran­te los me­ses cá­li­dos. Unas cor­ti­nas de al­go­dón blan­co pro­te­gen es­te es­pa­cio del ex­te­rior y le apor­tan una cier­ta in­ti­mi­dad. Una puer­ta con­ver­ti­da en me­sa y un mue­ble de co­ci­na re­cu­pe­ra­do sir­ven pa­ra dar uti­li­dad al es­pa­cio. El res­to de mue­bles pro­ce­den de di­ver­sos an­ti­cua­rios de la zo­na. La be­lle­za de la cu­bier­ta a dos aguas, sos­te­ni­da por las vi­gas ori­gi­na­les tra­ta­das pa­ra evi­tar la car­co­ma, per­so­na­li­za el lu­gar.

PA­VI­MEN­TOS HI­DRÁU­LI­COS

El re­ci­bi­dor de la man­sión rús­ti­ca go­za de un ma­ra­vi­llo­so pa­vi­men­to aje­dre­za­do en blan­co y ne­gro rea­li­za­do con bal­do­sas hi­dráu­li­cas que es par­te del te­so­ro de es­ta vie­ja ca­sa. Se en­cuen­tran re­tra­tos de épo­ca en di­ver­sas pa­re­des. El co­me­dor es la pri­me­ra pie­za que se ve al en­trar en la es­tan­cia prin­ci­pal de la ca­sa. Se ha equi­pa­do con una me­sa de es­truc­tu­ra me­tá­li­ca, so­bre de ma­de­ra y si­llas de fi­bra tren­za­da. To­da la ca­sa ha si­do amue­bla­da por Víc­tor, an­ti­cua­rio en Apt en el Lu­be­ron, en el es­pí­ri­tu in­for­mal de las ca­sas del sur de Fran­cia. Una sua­ve mez­cla de ele­men­tos an­ti­guos, mue­bles de vie­jos ofi­cios y ob­je­tos de adorno han ser­vi­do pa­ra de­co­rar el es­pa­cio con pa­sión.

CO­CI­NA Y CO­ME­DOR JUN­TOS

Un as­pec­to ge­ne­ral del sa­lón prin­ci­pal de la vie­ja ca­sa, con el co­me­dor en primer tér­mino y la co­ci­na al fon­do. El co­me­dor se com­po­ne de una me­sa de me­tal pin­ta­do de ne­gro y so­bre de ma­de­ra, al­re­de­dor de la cual se dis­po­nen seis si­llas bu­ta­cas de fi­bra tren­za­da. Dos lám­pa­ras de ori­gen in­dus­trial ilu­mi­nan el es­pa­cio. La co­ci­na se ha dis­pues­to me­dian­te una en­ci­me­ra de obra re­cu­bier­ta de ce­rá­mi­ca de co­lor ne­gro y mos­ta­za, den­tro de la cual se ha ubi­ca­do una tra­di­cio­nal co­ci­na de hie­rro ne­gro como los mo­de­los de La Cor­nue. Al fon­do, a la iz­quier­da, jun­to a la ventana, se ha co­lo­ca­do un fri­go­rí­fi­co con aca­ba­do me­tá­li­co.

El es­ta­do rui­no­so de los EDI­FI­CIOS obli­gó a plan­tear una res­tau­ra­ción muy com­ple­ja

TRA­DI­CIÓN LO­CAL

El vie­jo ca­pa­taz de la em­pre­sa que res­tau­ró el lu­gar, ase­gu­ra que el tra­ba­jo de al­gu­nas pie­zas fue ins­pi­ra­do por los al­ba­ñi­les de La Tos­ca­na. Es­to no es, de he­cho, una ca­rac­te­rís­ti­ca de la ar­qui­tec­tu­ra lo­cal, pe­ro sí una pe­cu­lia­ri­dad de las ca­sas de La Tos­ca­na. En es­te sen­ti­do tam­bién la co­ci­na res­pi­ra tra­di­ción por los cua­tro cos­ta­dos. El al­za­pa­ños de ce­rá­mi­ca, con la mis­ma con­fi­gu­ra­ción que la en­ci­me­ra y la gran pi­la de pie­dra la­bra­da, son mues­tra de ello.

EL SA­LÓN DEL FUE­GO

Un se­gun­do sa­lón se ha or­ga­ni­za­do en una pie­za ad­jun­ta a la co­ci­na y co­mu­ni­ca­da con ella a tra­vés de un din­tel de obra. Aquí el es­pa­cio es­tá pro­ta­go­ni­za­do por una im­po­nen­te chi­me­nea de pie­dra, de bo­ca muy gran­de so­bre la que vue­lan las dos gran­des vi­gas que sos­tie­nen el te­cho. Fren­te a ella, un so­fá de es­ti­lo fran­cés con ta­pi­za­do ca­pi­to­né de co­lor be­ren­je­na, re­ci­be los ra­yos de luz de la ventana ad­jun­ta. Las me­si­tas ba­jas de hie­rro con­si­guen dar fun­cio­na­li­dad a es­te es­pa­cio, al igual que los pufs de ra­tán.

LA ES­CA­LE­RA ES­CON­DI­DA

El dor­mi­to­rio prin­ci­pal se ha equi­pa­do con una ca­ma de ma­de­ra ad­qui­ri­da en un an­ti­cua­rio. Fren­te a ella un ki­lim de co­lo­res vi­bran­tes da un po­co de ca­li­dez al pa­vi­men­to de to­ba ce­rá­mi­ca. La chi­me­nea ce­ga­da se en­fren­ta a la ca­ma y se ador­na con di­ver­sos mo­ti­vos re­li­gio­sos que brin­dan una in­du­da­ble per­so­na­li­dad al es­pa­cio. Las pa­re­des de es­ta al­co­ba han si­do pin­ta­das de un cá­li­do co­lor ce­ni­za. Los pi­sos en ma­de­ra y ye­so han si­do des­mon­ta­dos y vuel­tos a mon­tar con los mis­mos ele­men­tos. En su in­te­rior, se ha des­cu­bier­to una an­ti­gua es­ca­le­ra de pie­dra ba­jo una ca­pa de hor­mi­gón cu­bier­ta con sue­lo de mo­que­ta. Los vo­lú­me­nes de las pa­re­des han si­do res­tau­ra­dos a su di­se­ño ori­gi­nal.

Se man­tie­nen los her­mo­sos co­lo­res OCRES que re ejan la luz del Ro­se­llón

LA AL­CO­BA DE LAS DOS CA­MAS

La ha­bi­ta­ción de las dos ca­mas se ha de­co­ra­do con mue­bles pro­ce­den­tes de di­ver­sos an­ti­cua­rios. Tan­to las ca­mas y el di­ván ta­pi­za­do con un te­ji­do de co­lor ama­ri­llo, como las dos bu­ta­cas de co­lor bur­deos, re­mi­ten a los orí­ge­nes de es­ta ca­sa ru­ral que se ci­fra al­re­de­dor de prin­ci­pios de si­glo XIX. Las abun­dan­tes obras de ar­te que se en­cuen­tran en el in­te­rior de es­ta man­sión son pin­tu­ras ori­gi­na­les de la mis­ma épo­ca en que se cree fue cons­trui­da la ca­sa y en­fa­ti­zan su ori­gen pro­ven­zal.

Se ha des­cu­bier­to una an­ti­gua ES­CA­LE­RA de pie­dra ba­jo una ca­pa de hor­mi­gón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.