LU­CER­NA­RIOS CE­NI­TA­LES

Vivir en el Campo - - REHABILITACIÓN EN EL EMPORDÀ -

La in­ter­ven­ción tie­ne como ob­je­ti­vo abrir la ca­sa, reorien­tar­la y dar­le cua­tro fa­cha­das. Se crea así un pa­tio en torno al cual se ar­ti­cu­la la ca­sa, ilu­mi­na las es­tan­cias, apor­ta luz y ca­lor en in­vierno, ai­re y ven­ti­la­ción en ve­rano; la pis­ci­na pro­por­cio­na fres­cu­ra y el so­ni­do del agua un am­bien­te re­la­ja­do e ín­ti­mo. Los ba­ños par­ti­ci­pan del mis­mo es­pí­ri­tu con pa­re­des que com­pi­ten con la pie­dra y lu­cer­na­rios ce­ni­ta­les.

La ilu­mi­na­ción da pro­ta­go­nis­mo a las pa­re­des de PIE­DRA y su his­to­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.