To­do al­re­de­dor del pa­tio

Los pro­pie­ta­rios de es­ta ca­sa que es­ta­ba en rui­nas se han ido in­tere­san­do por la ar­qui­tec­tu­ra, se han vuel­to atre­vi­dos sin mie­do a per­der su­per cie vi­vi­ble pa­ra ga­nar ca­li­dad de vi­vien­da has­ta acep­tar la pro­pues­ta de los ar­qui­tec­tos: crear un es­pa­cio ex­te

Vivir en el Campo - - SUMARIO - PRO­YEC­TO: BEMA AR­QUI­TEC­TES, MER­CÈ MA­JO­RAL SA­RA BO­NET + AN­DREA TISSINO. MAR­QUÉS. FO­TO­GRA­FÍAS: JOR­DI MI­RA­LLES. TEX­TOS: ADA

La re­la­ción de los ar­qui­tec­tos con los pro­pie­ta­rios vie­ne de le­jos, ya que ha­bían in­ten­ta­do dar for­ma a sus ilu­sio­nes en cua­tro pro­yec­tos an­te­rio­res que fi­nal­men­te no vie­ron la luz. Un día les lla­ma­ron pa­ra de­cir­les que ha­bían en­con­tra­do lo que ha­cía tiem­po bus­ca­ban y lo que mos­tra­ron fue­ron cua­tro mu­ros de pie­dra en la lo­ca­li­dad de Crui­lles, Baix Em­por­dà, tres eran me­dia­ne­ras y el cuar­to, a nor­te, la fa­cha­da en la que por una ven­ta­ni­ta sa­lían las ra­mas de una hi­gue­ra que ha­bía cre­ci­do en el mu­ro e ilu­mi­na­ba, a tra­vés de sus ho­jas, la par­te al­ta de la fa­cha­da… un re­to que enamo­ró a los au­to­res de es­te pro­yec­to: una ca­sa de 70 m², en rui­nas, sin te­cho, con tres me­dia­ne­ras to­tal­men­te cie­gas y una fa­cha­da a nor­te en una ca­lle de dos me­tros de an­cho. En se­gui­da en­ten­die­ron el va­lor de es­tas cua­tro pa­re­des en­cla­va­das en un en­torno me­die­val, y de ellas, una en­ce­rra­ba “in­tra moe­nia”. Era la mu­ra­lla que pro­te­gió el pue­blo du­ran­te si­glos, con sus as­pi­lle­ras, su ma­sa y eso les con­cien­ció so­bre el res­pe­to ha­cia el si­to, el en­torno, los ma­te­ria­les y la his­to­ria de­po­si­ta­da en sus pie­dras. La in­ter­ven­ción tie­ne como ob­je­ti­vo abrir la ca­sa, reorien­tar­la y dar­le cua­tro fa­cha­das. Se crea así un pa­tio en torno al cual se ar­ti­cu­la la ca­sa, ilu­mi­na las es­tan­cias, apor­ta luz y ca­lor en in­vierno, ai­re y ven­ti­la­ción en ve­rano; la pis­ci­na pro­por­cio­na fres­cu­ra y el so­ni­do del agua un am­bien­te re­la­ja­do e ín­ti­mo. Las re­du­ci­das di­men­sio­nes de la ca­sa jun­to con la pro­nun­cia­da pen­dien­te de la ca­lle, lle­va­ron a crear una vi­vien­da dis­tri­bui­da en me­dias plan­tas don­de ca­da una al­ber­ga una es­tan­cia abier­ta pe­ro, al mis­mo tiem­po, de­fi­ni­da e in­de­pen­dien­te y co­mu­ni­ca­das en­tre sí por un pa­so-es­ca­le­ra que dis­cu­rre en­tre fa­cha­da y pa­tio. Al abrir la os­cu­ra puer­ta de ac­ce­so nos en­con­tra­mos con un fon­do de luz en­mar­ca­do por una ventana, es el re­ci­bi­dor. Sus mue­bles en­cie­rran la ha­bi­ta­ción de in­vi­ta­dos y el aseo, de­ja­mos las es­ca­le­ras que con­du­cen a la zo­na de la pis­ci­na, y se­gui­mos la lí­nea que mar­can las ven­ta­nas su­bien­do a la co­ci­na, con la mu­ra­lla al fon­do. Las ven­ta­nas de fa­cha­da nos in­vi­tan a se­guir su­bien­do has­ta lle­gar al es­tar, pa­ra as­cen­der un tra­mo más y a tra­vés de la pa­sa­re­la lle­gar al dor­mi­to­rio prin­ci­pal ce­rra­do por un vo­lu­men de ma­de­ra que nos de­ja en­tre­ver la con­ti­nui­dad del mu­ro de pie­dra sin mos­trar­nos qué con­tie­ne. Los ma­te­ria­les usa­dos es­tán tan li­ga­dos al si­tio como al es­pa­cio. El pa­vi­men­to de la ca­sa en con­tac­to con el sue­lo, es de mi­cro­ce­men­to. Las pa­re­des de pie­dra se han lim­pia­do, con­ser­van­do to­das sus tex­tu­ras, irre­gu­la­ri­da­des e his­to­ria. Las nue­vas pa­re­des que cie­rran el pa­tio se han en­ca­la­do con la mis­ma téc­ni­ca que se uti­li­za­ba an­ti­gua­men­te pa­ra en­ca­lar las fa­cha­das. Las di­vi­sio­nes in­te­rio­res, como tal, no exis­ten, sino que se han crea­do mue­bles que con­tie­nen par­te del pro­gra­ma, con ma­de­ra de pino a cor­te de sie­rra y pin­ta­dos en co­lor verde sal­via, co­lor que a la pro­pie­dad le evo­ca el Em­por­dá. La ilu­mi­na­ción se in­cor­po­ra en el en­ten­di­mien­to de la ca­sa, dan­do pro­ta­go­nis­mo a las pa­re­des de pie­dra y su his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.