Mo­der­ni­dad y tra­di­ción

Dormida des­de su cons­truc­ción, en el si­glo XIV, es­ta vie­ja ca­so­na ha si­do res­tau­ra­da re­cien­te­men­te, pa­ra con­ver­tir­se en una am­plia y lu­mi­no­sa vi­vien­da que mez­cla de for­ma ar­mo­nio­sa el es­ti­lo rús­ti­co tra­di­cio­nal con las co­mo­di­da­des pro­pias de la vida moder

Vivir en el Campo - - SUMARIO - FO­TO­GRA­FÍAS: JOR­DI MI­RA­LLES. TEX­TOS: PABLO ES­TE­LA.

Una es­tu­dia­da reha­bi­li­ta­ción ha per­mi­ti­do con­ver­tir una vie­ja cons­truc­ción del si­glo XIV en una es­plén­di­da ca­sa de cam­po, pen­sa­da pa­ra dis­fru­tar del pri­vi­le­gia­do en­torno na­tu­ral que la ro­dea. La ma­sía fue com­ple­ta­men­te re­for­ma­da ha­ce po­co, re­sul­tan­do una mez­cla per­fec­ta en­tre con­fort mo­derno y de­ta­lles tra­di­cio­na­les, como las pa­re­des de pie­dra de un me­tro de an­cho, tes­ti­mo­nios de los si­glos de his­to­ria de la fin­ca. La fa­cha­da, de­bi­da­men­te res­tau­ra­da, con­ser­va su as­pec­to se­ño­rial ori­gi­nal. En el in­te­rior, los an­ti­guos sue­los se han sus­ti­tui­do por bal­do­sas de gres, que imitan el tra­di­cio­nal ba­rro co­ci­do de las ca­sas de cam­po. En las pa­re­des se al­ter­nan las pie­dras ori­gi­na­les de la ma­sía con otras pin­ta­das de blan­co, que re­sal­tan las to­na­li­da­des marrones de la ma­de­ra, pre­sen­te en los te­chos de vi­gas y en los mue­bles de es­ti­lo rús­ti­co. Al­gu­nas es­tan­cias se han pin­ta­do con to­nos cla­ros como ama­ri­llos y azu­les, mien­tras que en otras se ha op­ta­do por to­nos más in­ten­sos como el fuc­sia. El re­ci­bi­dor, am­plio y lu­mi­no­so, como co­rres­pon­de a es­tas vie­jas cons­truc­cio­nes, se ha de­co­ra­do con un vie­jo bar­gue­ño de ma­de­ra ma­ci­za y al­gu­nos de­ta­lles ad­qui­ri­dos en un an­ti­cua­rio de la zo­na. La en­tra­da lle­va a un sa­lón con so­fás, una chi­me­nea y te­le­vi­sión, un lu­gar tran­qui­lo pa­ra des­can­sar o dis­fru­tar de un buen li­bro. Al la­do de és­te se en­cuen­tra un sa­lón-co­me­dor con más so­fás, te­le­vi­sión, una lar­ga me­sa de co­me­dor y unas ven­ta­nas enor­mes en for­ma de ar­co que ofre­cen vis­tas mag­ní­fi­cas ha­cia el pai­sa­je. Los mue­bles son con­tem­po­rá­neos pe­ro per­te­ne­cien­tes a un es­ti­lo rús­ti­co que ar­mo­ni­za per­fec­ta­men­te con las pie­dras ve­ne­ra­bles de la man­sión. En la pri­me­ra plan­ta hay otro sa­lón. Tam­bién en es­te es­pa­cio se en­cuen­tran las cin­co ha­bi­ta­cio­nes y los cin­co ba­ños de que dis­fru­ta la nue­va vi­vien­da, cua­tro de ellos con­fi­gu­ra­dos jun­to al dor­mi­to­rio, en sui­te. Tres de las ha­bi­ta­cio­nes tie­nen ca­ma do­ble y dos tie­nen ca­mas ge­me­las. Los ba­ños lu­cen de­ta­lles ori­gi­na­les: cua­tro de ellos tie­nen du­cha, y uno tie­ne ba­ñe­ra. Una es­ca­le­ra bas­tan­te em­pi­na­da lle­va a un lavadero y a la te­rra­za de la ca­sa. És­ta tie­ne in­cor­po­ra­da una bar­ba­coa/grill de la­dri­llo muy útil du­ran­te los me­ses más cá­li­dos pa­ra ce­le­brar en­cuen­tros con fa­mi­lia­res y ami­gos. En el jar­dín, muy cer­ca de la ca­sa, se en­cuen­tra la pis­ci­na con una es­ca­le­ra ro­ma­na pa­ra fa­ci­li­tar el ac­ce­so al agua. La pis­ci­na es­tá ro­dea­da por va­rios mue­bles de jar­dín y tum­bo­nas. El pai­sa­je al­re­de­dor de la ca­sa son unos 2 km de sen­de­ros pa­ra dis­fru­tar de lar­gos pa­seos. Ade­más, el río Flu­vià, se en­cuen­tra a 100 m de la ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.