DIÁ­LO­GO DE­CO­RA­TI­VO

Vivir en el Campo - - SUMARIO - Mar­cel Be­ne­di­to, Di­rec­tor de Vi­vir en el Cam­po

Es el mo­men­to de dis­fru­tar el ex­te­rior de la ca­sa, de de­jar que el jar­dín dia­lo­gue con el res­to de las pie­zas pa­ra en­ten­der­se y for­mar un es­pa­cio ha­bi­ta­ble se­reno, agra­da­ble y fun­cio­nal. Es­tos me­ses son los pro­pi­cios pa­ra dar sen­ti­do al co­me­dor ex­te­rior, pa­ra dis­fru­tar de una bue­na lec­tu­ra a la som­bra, pa­ra im­pro­vi­sar una ce­na con la fa­mi­lia y los ami­gos o con­tem­plar la lu­na en to­do su es­plen­dor. Por eso siem­pre he­mos de­fen­di­do que la de­co­ra­ción del es­pa­cio ex­te­rior es tan esen­cial co­mo la del in­te­rior y no se pue­de im­pro­vi­sar con cua­tro mue­bles pa­ra sa­lir del pa­so. Esos me­tros cua­dra- dos que con­vier­ten la ca­sa en al­go es­pe­cial, que am­plían y me­jo­ran la vi­da co­ti­dia­na, pre­ci­san de un cui­da­do es­pe­cí­fi­co, de si­llo­nes con te­ji­dos im­permea­bles, es­truc­tu­ras re­sis­ten­tes y lu­mi­na­rias ca­pa­ces de pro­lon­gar el día a la no­che. Si la elec­ción de mue­bles y com­ple­men­tos es co­rrec­ta, no só­lo dis­fru­ta­re­mos del jar­dín du­ran­te la épo­ca es­ti­val sino que ex­ten­de­re­mos su in­fluen­cia be­né­fi­ca to­do el año y lo con­ver­ti­re­mos en ese rin­cón es­pe­cial con el que so­ña­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.