PIE­DRA Y ES­TU­CO

Vivir en el Campo - - MASÍA EN EL EMPORDÀ -

El dor­mi­to­rio prin­ci­pal dis­fru­ta de una gran ca­ma con ban­que­ta ves­ti­dor a sus pies, ad­qui­ri­dos am­bos en un an­ti­cua­rio. Un ta­piz ori­gi­nal del XIX ejer­ce de ca­be­ce­ro. Los ba­ños pre­sen­tan una es­té­ti­ca mo­der­na y mi­ni­ma­lis­ta. El uso de la ma­de­ra y los co­lo­res neu­tros per­mi­te que se in­te­gren con el res­to de las es­tan­cias sin es­tri­den­cias, de for­ma ar­mó­ni­ca. En el cuar­to de ba­ño prin­ci­pal se ali­ca­tó só­lo la zo­na hú­me­da. El la­va­bo de por­ce­la­na se en­cuen­tra so­bre una en­ci­me­ra de ma­de­ra.

El ar­qui­tec­to Pe­pe Cor­tés asu­mió el re­to de con­ver­tir una vie­ja fá­bri­ca de ce­rá­mi­ca del Em­por­dà en una có­mo­da ca­sa de cam­po. El edi­fi­cio, con una es­truc­tu­ra sen­ci­lla, es­ta­ba for­ma­do por na­ves que con­te­nían gran­des ar­cos y pi­la­res de pie­dra. Cor­tés apro­ve­chó los res­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos de la fac­to­ría pa­ra di­se­ñar una vi­vien­da am­plia y ori­gi­nal, con una su­ge­ren­te zo­na ex­te­rior que com­bi­na ele­men­tos an­ti­guos con mo­der­nos. Un gran ar­co de pie­dra atra­vie­sa la pis­ci­na, crean­do un gran con­tras­te vi­sual. La fa­cha­da de la ca­sa tam­bién mez­cla ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos ori­gi­na­les de la ca­sa con otros más ac­tua­les, que se com­bi­nan sin es­tri­den­cias. Un am­plio por­che, en el que se ha ha­bi­li­ta­do un co­me­dor ex­te­rior y una zo­na de re­lax, in­vi­tan a dis­fru­tar del ex­te­rior du­ran­te los me­ses de ve­rano. Los ar­cos de pie­dra son los ele­men­tos pro­ta­go­nis­tas en la plan­ta ba­ja de la ca­sa, des­ti­na­da a la zo­na de día: sa­lón de es­tar, co­me­dor y co­ci­na. Los sue­los son de ce­men­to pu­li­do, mien­tras que las pa­re­des com­bi­nan la pie­dra ori­gi­nal con el ye­so pin­ta­do en to­nos cla­ros co­mo el bei­ge. En los te­chos se han co­lo­ca­do vi­gas de ma­de­ra re­cu­pe­ra- das, que apor­tan una ma­yor rus­ti­ci­dad al con­jun­to. Un gran ar­co de pie­dra par­te la es­truc­tu­ra de for­ma trans­ver­sal. És­te, ce­rra­do con cris­tal, ac­túa co­mo se­pa­ra­ción en­tre la en­tra­da y la co­ci­na. Las es­ca­le­ras que con­du­cen al pi­so su­pe­rior par­ten de la en­tra­da o re­ci­bi­dor. Otro gran ar­co de pie­dra di­vi­de el sa­lón del co­me­dor. El jue­go de contrastes en­tre ma­te­ria­les an­ti­guos y mo­der­nos del ex­te­rior de la ca­sa se re­pi­te en la co­ci­na, que com­bi­na pa­re­des de pie­dra, vi­gas de ma­de­ra con elec­tro­do­més­ti­cos de ace­ro inoxi­da­ble y sue­los de ce­men­to pu­li­do. La zo­na de tra­ba­jo de la co­ci­na se ha co­lo­ca­do en me­dio de la es­tan­cia, en una is­la que in­clu­ye el fo­gón, la cam­pa­na, una pi­ca y una me­sa ideal pa­ra desa­yu­nar o rea­li­zar co­mi­das rá­pi­das. Los ba­ños pre­sen­tan una es­té­ti­ca mo­der­na y mi­ni­ma­lis­ta. El uso de la ma­de­ra y los co­lo­res neu­tros, per­mi­te que se in­te­gren con el res­to de las es­tan­cias sin es­tri­den­cias, de for­ma ar­mó­ni­ca. En el cuar­to de ba­ño prin­ci­pal se ali­ca­tó só­lo la zo­na hú­me­da. Las otras pa­re­des se com­ple­ta­ron con mor­te­ro co­lo­rea­do, con aca­ba­do tos­co. El la­va­bo se en­cuen­tra so­bre una en­ci­me­ra de ma­de­ra.

Los ba­ños pre­sen­tan una es­té­ti­ca MO­DER­NA y

mi­ni­ma­lis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.