1. ES­PA­CIO PA­RA RE­LA­CIO­NAR­SE

Vivir en el Campo - - DOSSIER - 2. UNA BUE­NA IN­VER­SIÓN 3. NOR­MAS DE UR­BA­NIS­MO 4. ¿CÓ­MO ES MI CA­SA?

La pis­ci­na se con­vier­te fá­cil­men­te en el cen­tro de aten­ción del jar­dín de la vi­vien­da rús­ti­ca du­ran­te los me­ses de más ca­lor. Los pe­que­ños jue­gan ho­ras in­ter­mi­na­bles y los ma­yo­res apro­ve­cha­mos el fres­cor y la luz que pro­por­cio­na, pa­ra dis­fru­tar de la es­tan­cia al ai­re li­bre. Es­tá de­mos­tra­do que la ins­ta­la­ción de una pis­ci­na es una in­ver­sión que au­men­ta el va­lor de una ca­sa de ca­ra al fu­tu­ro. Asi­mis­mo, una pis­ci­na per­mi­te fa­ci­li­tar el al­qui­ler o re­ven­ta del in­mue­ble. In­ver­tir en una pis­ci­na aña­de a la pro­pie­dad una plus­va­lía in­mo­bi­lia­ria sig­ni­fi­ca­ti­va. La cons­truc­ción de una pis­ci­na es­tá so­me­ti­da a di­fe­ren­tes nor­mas de ur­ba­nis­mo. En ge­ne­ral, la li­cen­cia es in­ne­ce­sa­ria y bas­ta una sim­ple de­cla­ra­ción pre­via de las obras que se en­vía al ayun­ta­mien­to. No hay que ol­vi­dar que la pis­ci­na no de­ja de ser un es­pa­cio más de la vi­vien­da, que le otor­ga be­lle­za a su con­jun­to y que, por lo tan­to, de­be ir en con­so­nan­cia con el ti­po de ca­sa a la que acom­pa­ñe. Ro­cas, cas­ca­das, fuen­tes, jar­di­ne­ras, hi­dro­ma­sa­jes la­te­ra­les y to­do ti­po de ac­ce­so­rios pue­den ser­vir pa­ra per­so­na­li­zar la pis­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.