DESA­YUNO EN LA HIER­BA

Vivir en el Campo - - EDITORIAL - Mar­cel Be­ne­di­to, Di­rec­tor de Vi­vir en el Cam­po

Desa­yu­nar en el jar­dín o la te­rra­za es un pri­vi­le­gio al al­can­ce de unos po­cos que dis­fru­tan de un es­pa­cio ade­cua­do pa­ra es­te me­nes­ter. Al­go tan sen­ci­llo co­mo una me­sa de ma­de­ra bien pre­pa­ra­da con un man­tel de al­go­dón, un ser­vi­cio de me­sa rús­ti­co y unas vian­das y vi­nos ad­qui­ri­dos en la zo­na se con­vier­te en un re­ga­lo pa­ra los sen­ti­dos que lle­na de pla­cer y amor por los de­ta­lles a quie­nes lo dis­fru­tan. La pa­sión por la gas­tro­no­mía, por los pro­duc­tos de pro­xi­mi­dad, las co­sas bien he­chas y el dis­fru­te de la na­tu­ra­le­za se con­vier­ten a esas ho­ras en que el sol apun­ta pe­ro aún no mo­les­ta, en una ver­da­de­ra ex­pe­rien­cia pa­ra los sen­ti­dos y un re­ga­lo pa­ra el es­pí­ri­tu. Siem­pre he­mos de­fen­di­do el res­pe­to por la au­ten­ti­ci­dad de las vie­jas ca­sas ru­ra­les y la en­co­mia­ble la­bor de quie­nes las re­cons­tru­yen pa­ra de­vol­ver­les su es­plen­dor. Dis­fru­tar de un buen desa­yuno con ami­gos y fa­mi­lia a la som­bra de las pie­dras ve­ne­ra­bles es una for­ma de re­ci­bir el pa­go por es­tos des­ve­los y re­cu­pe­rar la ale­gría de vi­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.