En el ba­ño la ce­rá­mi­ca es de pe­que­ño FOR­MA­TO

Vivir en el Campo - - RÚSTICA EN LA COSTA -

La fa­cha­da de pie­dra, de es­ti­lo me­di­te­rrá­neo, re­cuer­da el pa­sa­do ru­ral de la vi­vien­da si­tua­da en me­dio de un par­que na­tu­ral en Sit­ges. Una im­po­nen­te pis­ci­na in­fi­nity pre­si­de el jar­dín de es­ta ca­sa. A su al­re­de­dor el ver­dor de la ve­ge­ta­ción lo­cal con abun­dan­cia de pal­me­ras que nos re­cuer­dan don­de nos ha­lla­mos y, al mis­mo tiem­po, evo­can los pai­sa­jes del nor­te de Áfri­ca que la ca­sa res­pi­ra en su in­te­rior. La fa­cha­da de la ca­sa se ha res­pe­ta­do en su es­ta­do ori­gi­nal, con la si­lue­ta ca­rac­te­rís­ti­ca de las cons­truc­cio­nes ru­ra­les de la pro­vin­cia de Barcelona del si­glo XIX. En es­te ca­so, a la pie­dra lo­cal de las pa­re­des ex­te­rio­res se aña­de el con­tras­te for­ma­do por las pie­dras pin­ta­das de blan­co que ro­dean puer­tas y ven­ta­nas. Se han tra­ba­ja­do los mu­ros de la ca­sa pa­ra abrir los es­pa­cios ha­cia una con­vi­ven­cia y cir­cu­la­ción más flui­da, de­jan­do a la vis­ta unas es­tan­cias a tra­vés de las otras. La pie­dra na­tu­ral con que se le­van­ta­ron los mu­ros ori­gi­na­les de la cons­truc­ción se ha res­pe­ta­do pa­ra que la ca­sa res­pi­re au­ten­ti­ci­dad y res­pe­te las raí­ces de su en­torno. La zo­na de es­tar se or­ga­ni­za al­re­de­dor de un pa­tio con luz ce­ni­tal que se pue­de cu­brir me­dian­te cor­ti­nas de des­pla­za­mien­to ho­ri­zon­tal. El so­fá es un ban­co de obra co­rri­do re­ple­to de co­ji­nes, al es­ti­lo orien­tal. Los mue­bles que han ser­vi­do pa­ra equi­par es­te es­pa­cio pro­ce­den de em­pre­sas de In­dia e In­do­ne- sia lo que ga­ran­ti­za que son ge­nui­nos y que co­mul­gan con la es­té­ti­ca de mes­ti­za­je que pro­po­ne es­ta ca­sa. El co­me­dor y la co­ci­na, per­fec­ta­men­te co­mu­ni­ca­dos a tra­vés de un her­mo­so ar­co de me­dio pun­to, jue­gan de for­ma pa­re­ci­da con la au­ten­ti­ci­dad de las pie­dras y lo­sas en el suelo, los co­lo­res de las pa­re­des y los mue­bles de as­pec­to étnico. En la co­ci­na, por otro la­do, se ha uti­li­za­do mo­bi­lia­rio de as­pec­to ac­tual pa­ra con­ver­tir es­te es­pa­cio en una zo­na fun­cio­nal don­de se pue­da tra­ba­jar con las co­mo­di­da­des que re­quie­re un ho­gar ac­tual. En la ha­bi­ta­ción, la ca­be­ce­ra de la ca­ma, rea­li­za­da con dos me­sas, tam­bién pro­ce­de de In­do­ne­sia. El baúl que se en­cuen­tra a los pies de la ca­ma, se com­pró en el ex­tran­je­ro. En el cuar­to de ba­ño, la ba­ñe­ra con pa­tas de hie­rro es una pie­za re­cu­pe­ra­da, mien­tras que el re­ves­ti­mien­to es de ce­rá­mi­ca. El ba­ño res­pi­ra ese ai­re ex­tra­ña­men­te orien­tal que con­tras­ta con los mo­ti­vos me­di­te­rrá­neos que abun­dan en to­da la ca­sa. Otro dor­mi­to­rio, de as­pec­to más sen­ci­llo, se ha de­ja­do con las pa­re­des pin­ta­das en un es­tu­co ro­ji­zo de as­pec­to vin­ta­ge que se com­ple­ta con la col­cha y los mue­bles au­xi­lia­res. La ce­rá­mi­ca de pe­que­ño for­ma­to en dos co­lo­res le da al ba­ño ese ca­rac­te­rís­ti­co ai­re me­di­te­rrá­neo, mien­tras que las puer­tas de ma­de­ra tra­ba­ja­da nos si­túan en otras la­ti­tu­des, al igual que el mo­bi­lia­rio pro­ce­den­te de Ex­tre­mo Orien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.