Claves pa­ra ac­tua­li­zar el es­ti­lo rús­ti­co

Bus­can­do la me­jor in­ter­re­la­ción en­tre es­pa­cios in­te­rio­res y el mag­ní co jar­dín, es­ta ca­sa re­cu­pe­ra las esen­cias de la ar­qui­tec­tu­ra ru­ral de prin­ci­pios del XIX pa­ra dar un sal­to en el tiem­po y con­ver­tir­se en un có­mo­do ho­gar ac­tual. To­do ello sin per­der el

Vivir en el Campo - - SUMARIO - FO­TO­GRA­FÍAS: MI­QUEL COLL. TEX­TOS: PA­BLO ES­TE­LA.

La ca­sa, que da­ta del año 1900, es­tá si­tua­da en la lo­ca­li­dad de Pals, Ba­jo Em­por­dá, a diez mi­nu­tos de la pla­ya. Los cri­te­rios de reha­bi­li­ta­ción han si­do fun­da­men­tal­men­te el res­pe­to por la es­truc­tu­ra exis­ten­te, la po­ten­cia­ción y va­lo­ra­ción de la luz na­tu­ral, la in­ter­re­la­ción en­tre los es­pa­cios ex­te­rio­res e in­te­rio­res y el tra­ba­jo con los ma­te­ria­les na­tu­ra­les y lo que re­pre­sen­tan: la so­li­dez de la pie­dra, la ca­li­dez de la ma­de­ra, la duc­ti­li­dad del hie­rro… La in­ter­ven­ción, por lo que ha­ce re­fe­ren­cia a los ele­men­tos exis­ten­tes, ha con­sis­ti­do en la re­cu­pe­ra­ción de la pie­dra na­tu­ral, tan­to en las fa­cha­das co­mo en el in­te­rior, así co­mo la re­cu­pe­ra­ción de los pa­vi­men­tos an­ti­guos y los te­chos de vi­gas de ma­de­ra y bal­do­sa ce­rá­mi­ca, tan ca­rac­te­rís­ti­cos de es­tas cons­truc­cio­nes. Se ha con­ju­ga­do el res­pe­to por to­dos es­tos ele­men­tos ori­gi­na­les con los cri­te­rios de sos­te­ni­bi­li­dad y con­fort. En es­te sen­ti­do se han ais­la­do los pa­vi­men­tos y las cu­bier­tas. Se ha sus­ti­tui­do la car­pin­te­ría de­te­rio­ra­da por car­pin­te­ría nue­va con ro­tu­ra de puen­te tér­mi­co y cris­ta­les do­bles ba­jo emi­si­vos con cá­ma­ra, tam­bién se ha di­se­ña­do to­da la ilu­mi­na­ción con tec­no­lo­gía led, e ins­ta­la­do pla­cas so­la­res pa­ra la pro­duc­ción de agua ca­lien­te sa­ni­ta­ria y se ha com­ple­men­ta­do la cli­ma­ti­za­ción con la apor­ta­ción de la chi­me­nea. Se rea­li­za nue­va dis­tri­bu­ción a par­tir de la de­mo­li­ción de ele­men­tos de ser­vi­cio que es­ta­ban ado­sa­dos al pa­tio, co­mo una es­ca­le­ra exis­ten­te, crean­do una es­ca­le­ra nue­va in­te­rior, per­mi­tien­do así la re­or­ga­ni­za­ción de los es­pa­cios no­bles al­re­de­dor del pa­tio y de­jan­do la zo­na de ser­vi­cio de­trás (ga­ra­je, ha­bi­ta­ción de ser­vi­cio y ba­ño). Es aquí en la plan­ta ba­ja, don­de el pa­tio to­ma to­do el pro­ta­go­nis­mo, tan­to des­de el ex­te­rior, co­mo des­de el in­te­rior. Su vi­sión ya es­tá pre­sen­te des­de el mo­men­to en el que en­tras en la ca­sa y se va ha­cien­do ma­yor a me­di­da que avan­za­mos y, en­mar­ca­da por una gran vol­ta ca­ta­la­na, en­tra­mos en la co­ci­na of­fi­ce. És­ta dis­po­ne de en­tra­da in­de­pen­dien­te des­de la ca­lle a tra­vés de una des­pen­sa vis­ta, y se abre al pa­tio con unos gran­des ven­ta­na­les. En la plan­ta ba­ja, don­de el pa­vi­men­to de hor­mi­gón con­ti­nuo da pro­lon­ga­ción a los es­pa­cios, la en­tra­da se co­mu­ni­ca con las zo­na de es­ca­le­ra y la co­ci­na of­fi­ce, dan­do pa­so a un gran sa­lón co­me­dor, és­te con un cálido pa­vi­men­to de ma­de­ra, y en el me­dio, pa­ra dis­fru­tar­la des­de es­tos dos es­pa­cios, una chi­me­nea de di­se­ño pro­pio con cam­pa­na y mue­ble de hie­rro na­tu­ral bar­ni­za­do. Se com­ple­ta el pro­gra­ma de es­ta plan­ta con una ha­bi­ta­ción y un ba­ño de in­vi­ta­dos, una zo­na de la­van­de­ría y el ga­ra­je. Por la es­ca­le­ra in­te­rior se ac­ce­de a la plan­ta pri­me­ra, don­de en­con­tra­mos una sa­la diá­fa­na, que da pa­so por un la­do a la sui­te prin­ci­pal, con zo­na de des­pa­cho, ves­ti­dor y ba­ño, y por otra, a dos dor­mi­to­rios do­bles y un ba­ño. Ro­dean­do es­ta plan­ta y abrién­do­se al pa­tio ex­te­rior, una es­pec­ta­cu­lar ga­le­ría de ar­cos que da ca­rác­ter a la fa­cha­da y a la vez lle­na de luz las es­tan­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.