Un pe­que­ño pe­da­zo de pa­raí­so

Vivir en el Campo - - SUMARIO -

Han­ne­lo­re y Kris no tu­vie­ron que pen­sar mu­cho an­tes de de­ci­dir­se a de­jar la ca­sa que al­qui­la­ban. A pe­sar del es­ta­do en rui­nas de la an­ti­gua gran­ja, am­bos fue­ron in­me­dia­ta­men­te se­du­ci­dos por su en­can­to y el enor­me po­ten­cial que en­ce­rra­ba en­tre sus pa­re­des. “La ca­sa es­tá en una co­li­na y se ha­lla ro­dea­da de pra­dos y huer­tos. El si­len­cio es in­creí­ble”, ex­pli­ca Han­ne­lo­re. “Me sien­to muy cer­ca de la na­tu­ra­le­za y cons­tan­te­men­te ne­ce­si­to te­ner el es­pa­cio abier­to y la ve­ge­ta­ción al­re­de­dor. La na­tu­ra­le­za real­men­te me da ener­gía. Ade­más, aquí es­ta­mos a muy po­ca dis­tan­cia de Bru­se­las, don­de acu­di­mos pa­ra tra­ba­jar. Es­to es real­men­te lo que que ne­ce­si­tá­ba­mos.” El es­ti­lo ru­ral apa­sio­na­do es lo que de­fi­ne las obras que han rea­li­za­do en es­ta gran­ja, pa­ra lo que Han­ne­lo­re y Kris co­men­za­ron a re­co­ger ma­te­ria­les y ele­men­tos usa­dos, pro­ce­den­tes de los edi­fi­cios que es­ta­ban de­mo­lien­do. “A prin­ci­pios de los 90, con un po­co de suer­te, aún po­día­mos ha­cer des­cu­bri­mien­tos real­men­te in­tere­san­tes. Mi­ra nues­tras puer­tas in­te­rio­res, a mo­do de ejem­plo. Las he­mos des­cu­bier­to en un an­ti­guo co­le­gio de ni­ñas. Las pie­dras de la fa­cha­da, que pro­vie­nen de un pe­que­ño cas­ti­llo si­tua­do en las Ár­de­nas bel­gas. In­clu­so las plan­tas y los mar­cos de las ven­ta­nas fue­ron re­cu­pe­ra­dos”. És­tos ma­te­ria­les vie­jos son los que dan a la ca­sa esa pe­que­ña alma adi­cio­nal. Sien­tes que ya exis­ten des­de ha­ce si­glos. La fa­cha­da fue pin­ta­da pe­ro ni si­quie­ra la cal vis­ta par­cial­men­te, li­be­ra el ver­da­de­ro en­can­to del país. Las te­jas, tam­bién re­cu­pe­ra­das, con­cuer­dan muy bien con el res­to de la ca­sa. La co­ci­na era de­ma­sia­do pe­que­ña pa­ra alo­jar a una familia de cua­tro per­so­nas. Allí por lo tan­to, Han­ne­lo­re y Kris

de­ci­die­ron cons­truir un anexo en ro­ble. Han con­fia­do es­te tra­ba­jo a la so­cie­dad En­glish He­ri­ta­ge Buil­dings. “No­so­tros que­ría­mos una co­ci­na abier­ta con vis­tas al jar­dín en­can­ta­dor y un má­xi­mo de luz na­tu­ral. An­tes, la co­ci­na era no só­lo muy li­mi­ta­da en tér­mi­nos de área, sino que tam­bién era muy os­cu­ra. Al igual que en la ma­yo­ría de las an­ti­guas gran­jas, só­lo unas po­cas pe­que­ñas ven­ta­nas nos per­mi­tían con­tem­plar el pai­sa­je. Hoy, to­do ha cam­bia­do con las gran­des ven­ta­nas con vis­tas al jar­dín y al­re­de­dor de la ca­sa. La es­truc­tu­ra abier­ta al te­cho acen­túa la im­pre­sión de apertura.” El ma­te­rial uti­li­za­do pa­ra la co­ci­na se ha­ce eco de la del

anexo. “Lla­mé a un ami­go que tra­ba­ja con ma­de­ra ar­te­sa­nal. Em­pe­za­mos jun­tos en busca de los ro­bles más ade­cua­dos por es­te con­cep­to.” El re­sul­ta­do es su­bli­me y ofre­ce un am­bien­te cálido que ade­más se con­vier­te en el hi­lo con­duc­tor en to­da la vi­vien­da. “Los días en que no usa­mos el co­ci­na pa­ra pre­pa­rar la co­mi­da es­tá to­tal­men­te de­sa­pa­re­ci­da. Es­to es lo que ex­pli­ca que ins­ta­la­mos el fue­go en la co­ci­na, ya que, a me­nu­do, es don­de to­do su­ce­de.” Pa­ra acen­tuar es­ta cá­li­da elec­ción, Han­ne­lo­re se ha cen­tra­do ca­si ex­clu­si­va­men­te en mue­bles de ma­de­ra. Tam­bién pre­fie­re te­ji­dos na­tu­ra­les, en­tre otras ra­zo­nes por­que se de­di­ca a es­te sec­tor de for­ma pro­fe­sio­nal. “Creo que no se pue­de pro­yec­tar una ca­sa a la li­ge­ra. En es­pe­cial, hay que evi­tar el ex­ce­so de car­ga en los es­pa­cios. El va­cío es muy im­por­tan­te.” Qui­zás es es­te ma­tri­mo­nio su­til en­tre au­ten­ti­ci­dad de una an­ti­gua gran­ja y la ma­yo­ría de los pro­yec­tos con­tem­po­rá­neos, lo que le apor­ta el as­pec­to úni­co que des­pren­de es­ta ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.