FENG SHUI

JAR­DÍN EN MA­DRID

Vivir en el Campo - - PORTADA - PROYECTO: FERNANDO PO­ZUE­LO. FO­TO­GRA­FÍAS: TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS. FP. AR­CHI­VO

UNA CO­RREC­TA ZO­NI­FI­CA­CIÓN

En­tra­da prin­ci­pal (te­rra­za prin­ci­pal; co­ta 0). Ha­ce las fun­cio­nes de jar­dín de bien­ve­ni­da, se­ño­rial y rús­ti­co a la vez, po­ten­cia­do con una ilu­mi­na­ción que en­mar­ca el ca­mino de en­tra­da. Jar­dín de en­torno ha­cia la iz­quier­da y de­re­cha (te­rra­za prin­ci­pal; co­ta 0). Se con­fi­gu­ra co­mo un es­pa­cio de trán­si­to don­de pri­ma la na­tu­ra­li­dad y la si­nuo­si­dad de los pa­seos. Zo­na ca­ni­na (te­rra­za prin­ci­pal; co­ta 0). En un la­te­ral di­si­mu­la­do se in­te­gró la ca­se­ta del pe­rro. Área de vehícu­los y ac­ce­so a ga­ra­je (des­de la te­rra­za prin­ci­pal has­ta la te­rra­za 2; co­ta -2). La en­tra­da al ga­ra­je se desa­rro­lla de for­ma dis­cre­ta en un la­te­ral de la vi­vien­da. Por­che mi­ra­dor des­de vi­vien­da (te­rra­za prin­ci­pal; co­ta o). Si­tua­do al ni­vel de la te­rra­za prin­ci­pal se aso­ma al jar­dín pos­te­rior cons­ti­tu­yen­do el me­jor pun­to de vis­ta del jar­dín. Jar­dín de jue­gos (te­rra­za 2 de jar­dín; co­ta -2). Una am­plia y agra­da­ble pra­de­ra pa­ra dis­fru­tar y ju­gar. Pis­ci­na y so­lá­rium du­ro y blan­do (te­rra­za 3 de jar­dín; co­ta -4). Se ac­ce­de a ella tra­vés de unas es­ca­le­ras de tra­vie­sa de ma­de­ra. Es una am­plia te­rra­za ajar­di­na­da al­re­de­dor de la pis­ci­na don­de se en­tre­mez­clan dis­tin­tas tex­tu­ras y jue­gos de lí­neas. Zo­na ín­ti­ma de ce­le­bra­cio­nes ba­jo pér­go­la (te­rra­za 4 de jar­dín; co­ta -6). Se ac­ce­de a ella me­dian­te unas es­ca­le­ras y el so­la­do es de ta­ri­ma de ma­de­ra. Un lu­gar ín­ti­mo y fun­cio­nal. Jar­dín de re­ser­va y zo­na de cul­ti­vo (te­rra­za 4 de jar­dín; co­ta -6). Al abri­go de las mi­ra­das des­de el por­che, es­ta zo­na se des­ti­nó a un pe­que­ño huer­to pa­ra el dis­fru­te fa­mi­liar.

Un JAR­DÍN es­cé­ni­co que se es­truc­tu­ra en cua­tro te­rra­zas uni­das

de for­ma si­nuo­sa

EL CON­CEP­TO DEL JAR­DÍN

El con­cep­to de es­te proyecto se ba­sa en di­ver­sos fac­to­res: pa­vi­men­tos mix­tos de ári­dos de gra­vi­lla-cés­ped­cor­te­za pa­ra crear una al­fom­bra vi­sual. Sen­sa­ción de flui­dez y ar­mo­nía me­dian­te lí­neas cur­vas y si­nuo­sas. Po­ten­cia­ción de los lí­mi­tes del jar­dín me­dian­te ve­ge­ta­ción más alta en los pun­tos de fu­ga. Es­pa­cio na­tu­ra­li­za­do. Esen­cia me­di­te­rrá­nea. Sim­pli­fi­ca­ción en el man­te­ni­mien­to.

LOS MA­TE­RIA­LES CUEN­TAN

En es­te proyecto Fernando Po­zue­lo ha uti­li­za­do una va­rie­dad im­por­tan­te de ma­te­ria­les: Cés­ped na­tu­ral, mu­ros de fi­li­ta, gra­vi­lla de pie­dra vol­cá­ni­ca, gra­vi­lla de pie­dra ca­li­za, cor­te­za de pino, tra­vie­sas de fe­rro­ca­rril, ta­ri­ma de ma­de­ra, ple­ti­na de ace­ro y ma­te­rial ve­ge­tal. Pa­ra la ilu­mi­na­ción se han usa­do pro­yec­to­res led con luz azul en­mar­can­do los pa­seos, ba­li­zas de ace­ro inoxi­da­ble y ma­de­ra, em­po­tra­bles de­li­mi­tan­do el so­la­do de la pis­ci­na, ilu­mi­na­ción acuá­ti­ca e ilu­mi­na­ción

pun­tual so­bre el ar­bo­la­do me­dian­te pro­yec­to­res.

Se ha cui­da­do la AR­MO­NÍA en­tre las di­fe­ren­tes

tex­tu­ras pa­ra dar na­tu­ra­li­dad al con­jun­to

CI­PRÉS, BOJ Y MA­DRO­ÑOS

La ve­ge­ta­ción se ha ba­sa­do en su ma­yo­ría en es­pe­cies au­tóc­to­nas pa­ra su me­jor in­te­gra­ción en el en­torno. Ca­be re­sal­tar el uso de los ci­pre­ses co­mo ne­xo de unión en­tre el jar­dín y el es­pa­cio cir­cun­dan­te así co­mo los ejem­pla­res ado­sa­dos a la log­gia que re­sal­tan la be­lle­za del edi­fi­cio e in­te­gran el jar­dín en la vi­vien­da, arro­pa­dos por las tre­pa­do­ras. Ade­más de ci­prés se ha plan­ta­do boj, evó­ni­mos, granado, ma­dro­ño, oli­vo, fal­so jaz­mín, parra vir­gen, pino enano, te­jo y yu­ca.

Las dis­tin­tas te­rra­zas ja­lo­na­das por ve­ge­ta­ción desem­bo­can en una pla­ta­for­ma es­tan­cial don­de se en­cuen­tra la pis­ci­na que, a mo­do de es­tan­que, in­tro­du­ce el ele­men­to agua co­mo fuen­te de re­fle­jos en un mar­co in­com­pa­ra­ble. Si­tua­do en una zo­na de en­ci­nar de­gra­da­do, el te­rreno se en­con­tra­ba en su es­ta­do na­tu­ral cuan­do se pro­yec­tó la in­ter­ven­ción. El mis­mo era com­pli­ca­do de tra­ba­jar ya que se en­con­tra­ba en la la­de­ra de una co­li­na, con un mar­ca­do des­ni­vel ha­cia aba­jo que con­di­cio­na­ba pro­fun­da­men­te el di­se­ño. Ade­más, el suelo pre­sen­ta­ba pro­ble­mas de en­char­ca­mien­to en al­gu­nos pun­tos. Los clien­tes que­rían un jar­dín fun­cio­nal que se adap­ta­ra a la to­po­gra­fía del te­rreno y es­tu­vie­ra en ar­mo­nía con el di­se­ño de la vi­vien­da. La pis­ci­na, ya cons­trui­da an­tes de la in­ter­ven­ción, se in­te­gró en el di­se­ño de una ma­ne­ra or­gá­ni­ca otor­gán­do­le un me­re­ci­do pro­ta­go­nis­mo me­dian­te la in­cor­po­ra­ción de lí­neas sen­ci­llas y ve­ge­ta­ción pe­ri­me­tral ejem­plar. Se tra­ta de un jar­dín es­cé­ni­co por lo que se es­truc­tu­ró en cua­tro te­rra­zas uni­das en­tre sí de for­ma si­nuo­sa. La te­rra­za prin­ci­pal se en­con­tra­ba a co­ta 0 dan­do ac­ce­so a la vi­vien­da. Es­ta zo­na se tra­tó de una for­ma rús­ti­ca con un ca­mino de ac­ce­so he­cho a ba­se de tra­vie­sas de fe­rro­ca­rril se­ña­li­za­do me­dian­te ba­li­zas. En es­ta mis­ma pla­ta­for­ma, se alo­jó una zo­na de ser­vi­cio pa­ra el alo­ja­mien­to de la ca­se­ta del pe­rro. A am­bos la­dos de es­ta pri­me­ra pla­ta­for­ma, el jar­dín se abre de for­ma or­gá­ni­ca me­dian­te ca­mi­nos si­nuo­sos has­ta al­can­zar la se­gun­da te­rra­za a co­ta -2 re­co­rrien­do los la­te­ra­les de la vi­vien­da. De for­ma pa­ra­le­la una am­plia ave­ni­da con­du­ce a la en­tra­da del ga­ra­je si­tua­do a la mis­ma co­ta que el por­che de la vi­vien­da. Di­cho por­che, con­ce­bi­do co­mo una log­gia ita­lia­na es el mi­ra­dor des­de el que se di­vi­sa to­do el jar­dín pos­te­rior. De no­che, sus lám­pa­ras ara­bes­cas si­mu­lan un jue­go de aguas en el te­cho pro­yec­tan­do los re­fle­jos de la pis­ci­na. Un ni­vel por de­ba­jo, en la se­gun­da te­rra­za, se pro­yec­tó un jar­dín pa­ra jue­gos en un área in­ter­me­dia en­tre la vi­vien­da y la pis­ci­na, de ma­ne­ra que pu­die­ra man­te­ner­se vi­gi­la­da es­ta zo­na pa­ra el con­trol de los más pe­que­ños. En la ter­ce­ra te­rra­za, pa­ra­pe­ta­da por unos ban­ca­les de pie­dra fi­li­ta se en­cuen­tra la pis­ci­na, con una zo­na ado­qui­na­da co­mo so­lá­rium du­ro y una ex­pla­na­da de cés­ped pos­te­rior que ha­ce las ve­ces de so­lá­rium blan­do don­de se en­cuen­tra la du­cha. Es­te ban­cal se ca­rac­te­ri­za por lí­neas rec­tas y cur­vas que se mez­clan de ma­ne­ra so­li­da­ria pa­ra ob­te­ner un es­pa­cio or­de­na­do y re­la­jan­te. En el úl­ti­mo y cuar­to ni­vel nos en­con­tra­mos con el área de ce­le­bra­cio­nes, una zo­na di­si­mu­la­da e ín­ti­ma con una pér­go­la y una fun­cio­nal co­ci­na de ve­rano pa­ra fa­ci­li­tar cual­quier even­to al ai­re li­bre. Ade­más de una pe­que­ña zo­na pa­ra huer­to y un jar­dín de re­ser­va que com­ple­tan es­ta úl­ti­ma te­rra­za li­bre de la vis­ta prin­ci­pal des­de la vi­vien­da. En to­do el jar­dín se ha cui­da­do la ar­mo­nía en­tre las di­fe­ren­tes tex­tu­ras de las su­per­fi­cies in­cor­po­ran­do ma­te­ria­les que pro­por­cio­nen na­tu­ra­li­dad al con­jun­to. Los ca­mi­nos de gra­va ofre­cen sua­vi­dad y blan­du­ra al pa­seo y los mu­ros de pie­dra na­tu­ral de co­lor te­rro­so que­dan in­te­gra­dos en el te­rreno sin res­tar­le pro­ta­go­nis­mo a la edi­fi­ca­ción prin­ci­pal. Las ple­ti­nas de ace­ro de­li­mi­tan cla­ra­men­te las dis­tin­tas zo­nas y co­ber­te­ras y acen­túan las for­mas or­gá­ni­cas y si­nuo­sas del tra­za­do de los pa­seos, fa­ci­li­tan­do ade­más el man­te­ni­mien­to del jar­dín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.