Ma­sía del si­glo XVIII

Una per­fec­ta se­gun­da re­si­den­cia

Vivir en el Campo - - SUMARIO - FO­TO­GRA­FÍAS: MI­QUEL TRES. TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS.

FI­BRA Y SOM­BRA

En el por­che que da a la zo­na de la pis­ci­na se ha co­lo­ca­do un es­pa­cio de relax equi­pa­do con unas bu­ta­cas de fi­bra y co­ji­nes de al­go­dón blan­co. El an­te­rior pro­pie­ta­rio de la ca­sa de­ci­dió re­bo­zar y pin­tar la fa­cha­da de pie­dra de la ca­sa. A los ac­tua­les due­ños les gus­tó co­mo que­da­ba y re­for­za­ron la pin­tu­ra con un tono co­bri­zo, de óxi­do de hie­rro, que ga­na lu­mi­no­si­dad con los ra­yos del sol e in­clu­so con la llu­via. Le­jos de es­tro­pear­se, la pin­tu­ra me­jo­ra con el tiem­po.

Se cons­tru­yó la pis­ci­na y el POR­CHE, si­guien­do los de­seos de los hi­jos de los due­ños

UNA PIS­CI­NA PA­RA DIS­FRU­TAR

En es­ta ima­gen se apre­cia la fa­cha­da pos­te­rior de la cons­truc­ción, la que da al jar­dín y a la pis­ci­na y al­ber­ga el por­che de la ca­sa. En es­te es­pa­cio se han dis­pues­to unas bu­ta­cas pa­ra con­fi­gu­rar una zo­na de relax y una me­sa de co­me­dor de ma­de­ra con si­llas a jue­go. La pis­ci­na de for­ma irre­gu­lar se ha cons­trui­do a pe­ti­ción de los más jó­ve­nes de la ca­sa, que la dis

fru­tan du­ran­te los me­ses de ca­lor. El jar­dín se ha plan­ta­do con ar­bus­tos y ár­bo­les de la zo­na que pre­ci­san de un menor man­te­ni­mien­to, aun­que el cés­ped que ta­pi­za la ma­yor par­te de es­te es­pa­cio ne­ce­si­ta de cui­da­dos in­ten­sos y con­ti­nua­dos.

LA BO­DE­GA Y EL SA­LÓN

La ca­sa cuen­ta con cua­tro­cien­tos cin­cuen­ta me­tros cua­dra­dos dis­tri­bui­dos en dos plan­tas. En la plan­ta ba­ja se reha­bi­li­tó el sa­lón, la co­ci­na se cam­bió por com­ple­to y se cons­tru­yó una bo­de­ga. En la en­tra­da de la ca­sa se ha co­lo­ca­do un mue­ble con­te­ne­dor de va­si­jas ad­qui­ri­do en un an­ti­cua­rio de la zo­na, co­mo mu­chos de los mue­bles y ob­je­tos que ve­mos en es­tas imá­ge­nes. En los te­chos de es­te es­pa­cio se apre­cian las bó­ve­das que per­mi­tían cons­truir, con ga­ran­tía de re­sis­ten­cia, en es­te ti­po de ma­sías ru­ra­les. Se han pin­ta­do to­das de blan­co.

En el sa­lón se ha con­ser­va­do el te­cho ori­gi­nal, un AR­CO de pie­dra co­no­ci­do co­mo “vol­ta ca­ta­la­na”

LOS AN­TI­GUOS ES­TA­BLOS

El sa­lón y el co­me­dor se en­cuen­tran so­bre los an­ti­guos es­ta­blos de la ca­sa. En al­gu­nas pa­re­des del co­me­dor se con­ser­van las ar­go­llas que se uti­li­za­ban pa­ra atar a los ani­ma­les. En el sa­lón se ha con­ser­va­do el te­cho ori­gi­nal, un ar­co de pie­dra co­no­ci­do co­mo “vol­ta ca­ta­la­na”, ele­men­to ar­qui­tec­tó­ni­co tí­pi­co de las ca­sas de cam­po del si­glo XVIII. Tam­bién se han con­ser­va­do las vi­gas de ma­de­ra del te­cho.

TE­CHO ABO­VE­DA­DO

El sa­lón prin­ci­pal es un es­pa­cio ma­jes­tuo­so que ocu­pa la na­ve prin­ci­pal de la ma­sía con un te­cho abo­ve­da­do de gran vuel­ta don­de se apre­cia el mag­ní­fi­co tra­ba­jo de los ar­te­sa­nos del si­glo XVIII que lo cons­tru­ye­ron. Las ven­ta­nas con car­pin­te­ría de ma­de­ra se­pa­ran es­te es­pa­cio del jar­dín. Los so­fás de cue­ro dan per­so­na­li­dad al sa­lón y le pro­cu­ran el con­fort ne­ce­sa­rio. En el sa­lón, los co­ji­nes blan­cos son de Fi­lo­co­lo­re y el plaid de Tex­tu­ra. Los co­ji­nes so­bre el ban­co de la chi­me­nea son de Mo­be­lia. So­bre la me­sa de cen­tro se han co­lo­ca­do flores de la mis­ma.

ILU­MI­NAR EL CO­ME­DOR

El co­me­dor ocu­pa un es­pa­cio con­ti­guo a la co­ci­na y cer­cano al sa­lón. Tam­bién es­tá en­mar­ca­do por una bó­ve­da de la­dri­llo tí­pi­ca de es­ta ar­qui­tec­tu­ra. La me­sa del co­me­dor es de ma­de­ra y se com­ple­ta con si­llas tra­di­cio­na­les de asien­tos de enea. Una be­lla lám­pa­ra me­tá­li­ca con di­fu­so­res de cristal blan­co sir­ve pa­ra ilu­mi­nar es­te es­pa­cio. El co­me­dor del an­ti­guo establo se ha con­ver­ti­do en un es­tan­te so­bre el cual se ha co­lo­ca­do un es­pe­jo pro­ce­den­te de un an­ti­cua­rio de la zo­na. Un pre­cio­so con­jun­to de cristal ta­lla­do del mis­mo ori­gen se pue­de apre­ciar en otra de las imá­ge­nes.

Un cuar­to de ba­ño y un ves­ti­dor pre­si­den las ha­bi­ta­cio­nes prin­ci­pa­les del PI­SO su­pe­rior

CO­CI­NA MÁS PRÁC­TI­CA

La co­ci­na era pe­que­ña por lo que se ha plan­tea­do una co­ci­na abier­ta con vis­tas al jar­dín en­can­ta­dor y un má­xi­mo de luz na­tu­ral. Los sue­los son de ce­rá­mi­ca en bal­do­sas he­xa­go­na­les ro­ji­zas y los azu­le­jos blan­cos y verdes de las pa­re­des dan per­so­na­li­dad a es­te es­pa­cio. Al igual que en la ma­yo­ría de las an­ti­guas ca­sas ru­ra­les, só­lo unas po­cas pe­que­ñas ven­ta­nas per­mi­tían con­tem­plar el pai­sa­je. Aho­ra ha cam­bia­do con las gran­des ven­ta­nas con vis­tas al jar­dín y al­re­de­dor de la ca­sa. La es­truc­tu­ra abier­ta del te­cho acen­túa la im­pre­sión de apertura.

El an­te­rior PRO­PIE­TA­RIO de­ci­dió re­bo­zar y pin­tar la fa­cha­da de pie­dra de la ca­sa

LA CA­MA DEL ABUE­LO

So­bre el dor­mi­to­rio prin­ci­pal se ha cons­trui­do un al­ti­llo que per­mi­te am­pliar y dis­fru­tar del es­pa­cio. La gran ca­ma de hie­rro pro­ta­go­ni­za es­te es­pa­cio con la ayu­da de las lu­ces in­di­rec­tas. En el cuar­to de ba­ño, los pro­duc­tos de aseo son de Tex­tu­ra, y las toallas de Fi­lo­co­lo­re, al igual que la col­cha, el plaid y los co­ji­nes de la ha­bi­ta­ción.

La pie­dra, la ma­de­ra y el ba­rro dan for­ma a es­ta mag­ní­fi­ca cons­truc­ción del si­glo XVIII, ubi­ca­da en una lo­ca­li­dad del Em­por­dà, con­ver­ti­da en una aco­ge­do­ra se­gun­da re­si­den­cia de la mano de ar­te­sa­nos y an­ti­cua­rios de los al­re­de­do­res. Tam­bién se cons­tru­yó la pis­ci­na y el por­che, si­guien­do los de­seos de los hi­jos de los due­ños. Un año des­pués se ini­cia­ron las obras en el in­te­rior de la ca­sa, que cuen­ta con cua­tro­cien­tos cin­cuen­ta me­tros cua­dra­dos dis­tri­bui­dos en dos plan­tas. En la plan­ta ba­ja se reha­bi­li­tó el sa­lón, la co­ci­na se cam­bió por com­ple­to y se cons­tru­yó una bo­de­ga. El sa­lón y el co­me­dor se en­cuen­tran so­bre los an­ti­guos es­ta­blos de la ca­sa. En al­gu­nas pa­re­des del co­me­dor se con­ser­van las ar­go­llas que se uti­li­za­ban pa­ra atar a los ani­ma­les. En el sa­lón se ha con­ser­va­do el te­cho ori­gi­nal, un ar­co de pie­dra co­no­ci­do co­mo “vol­ta ca­ta­la­na”, ele­men­to ar­qui­tec­tó­ni­co tí­pi­co de las ca­sas de cam­po del si­glo XVIII. Tam­bién se han con­ser­va­do las vi­gas de ma­de­ra del te­cho. Al­gu­nas se cam­bia­ron, de­bi­do a su mal es­ta­do, mien­tras que otras tan so­lo se re­for­za­ron y pin­ta­ron. En la plan­ta ba­ja tam­bién se ha con­ser­va­do el suelo ori­gi­nal, de ba­rro co­ci­do. Sin em­bar­go, el suelo del pi­so su­pe­rior se cam­bió por un gres po­ro­so si­mi­lar, ya que las bal­do­sas an­ti­guas no to­le­ra­ron el nue­vo sis­te­ma de ca­le­fac­ción de la ca­sa y se le­van­ta­ron. Las pa­re­des de pie­dra se han con­ser­va­do en el co­me­dor, el sa­lón y la bo­de­ga, así co­mo en el des­pa­cho de la plan­ta su­pe­rior y en una de las pa­re­des del dor­mi­to­rio prin­ci­pal. En el año 1994 se reali­zó la úl­ti­ma re­for­ma im­por­tan­te de la ma­sía. És­ta se agran­dó por la par­te pos­te­rior, lo que per­mi­tió cons­truir un cuar­to de ba­ño y un ves­ti­dor en una de las ha­bi­ta­cio­nes prin­ci­pa­les del pi­so su­pe­rior. En es­ta plan­ta hay un to­tal de cin­co ha­bi­ta­cio­nes, dos de ellas son sui­tes y cuen­tan con su pro­pio ba­ño. El an­te­rior pro­pie­ta­rio de la ca­sa de­ci­dió re­bo­zar y pin­tar la fa­cha­da de pie­dra de la ca­sa. A los ac­tua­les due­ños les gus­tó co­mo que­da­ba y re­for­za­ron la pin­tu­ra con un tono co­bri­zo, de óxi­do de hie­rro, que ga­na lu­mi­no­si­dad con los ra­yos del sol e in­clu­so con la llu­via. Le­jos de es­tro­pear­se, la pin­tu­ra me­jo­ra con el tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.