Vi­vir en el Pi­ri­neo

Cien años de com­pa­ñía

Vivir en el Campo - - SUMARIO - FO­TO­GRA­FÍAS: JOR­DI MI­RA­LLES. TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS.

A LA SOM­BRA DEL ABE­TO

En el jar­dín de la ca­sa se han ha­bi­li­ta­do al­gu­nos rin­co­nes es­tra­té­gi­cos a la som­bra de gran­des ár­bo­les pa­ra dis­fru­tar de la vi­da al ai­re li­bre. En ellos se han co­lo­ca­do me­sas y si­llas me­tá­li­cas así co­mo una vie­ja me­sa con so­bre de már­mol y un ban­co de ma­de­ra de par­que. Se pue­den en­con­trar es­tos mue­bles en Ikea. La re­cons­truc­ción de la ca­sa se reali­zó man­te­nien­do el es­pí­ri­tu rús­ti­co ori­gi­nal. Los vie­jos es­ta­blos se con­vir­tie­ron en ha­bi­ta­cio­nes y los an­ti­guos ar­cos de la ga­le­ría se han con­ser­va­do. Los due­ños op­ta­ron por acris­ta­lar­los, lo que ha per­mi­ti­do man­te­ner la es­truc­tu­ra ori­gi­nal de la fa­cha­da y el pa­so de mu­cha luz na­tu­ral al in­te­rior del pri­mer pi­so.

En los me­ses ca­lu­ro­sos del año, las CO­MI­DAS se rea­li­zan al ai­re li­bre, en el jar­dín

La en­tra­da de la an­ti­gua CUA­DRA se ha con­ver­ti­do en un aco­ge­dor por­che

FREN­TE A LA CA­SA

El an­ti­guo es­pa­cio de la era se ha con­ver­ti­do aho­ra en un agra­da­ble jar­dín con cés­ped y rin­co­nes pa­ra dis­fru­tar to­do el año. En la fa­cha­da prin­ci­pal se ad­vier­te la zo­na de relax equi­pa­da con bu­ta­cas y me­sa au­xi­liar de mim­bre. La en­tra­da de la an­ti­gua cua­dra se ha con­ver­ti­do en un aco­ge­dor por­che, que se pue­de usar co­mo un rin­cón de lec­tu­ra pa­ra las tar­des de ve­rano. En los me­ses ca­lu­ro­sos del año, las co­mi­das se rea­li­zan al ai­re li­bre, en el jar­dín. Las ce­nas, en cam­bio, se sir­ven en el in­te­rior. La ca­sa con­ser­va la pie­dra ori­gi­nal de las cons­truc­cio­nes de cam­po de es­tas co­mar­cas pi­re­nai­cas, so­bre to­do en la fa­cha­da. Tam­bién la gran puer­ta de ma­de­ra que da ac­ce­so a la vi­vien­da es la ori­gi­nal.

APE­ROS DE LA­BRAN­ZA

El ves­tí­bu­lo de la ca­sa se ha or­na­men­ta­do con di­fe­ren­tes apa­re­jos de uso agrí­co­la ya en desuso que lla­man la aten­ción por su efec­to de­co­ra­ti­vo. Se han ad­qui­ri­do en va­rios an­ti­cua­rios de la zo­na es­pe­cia­li­za­dos en es­te ti­po de ob­je­tos: yu­gos de la­bran­za, ar­co­nes de ma­de­ra rús­ti­cos ele­va­dos, una pie­dra de afi­la­dor, ces­tas de mim­bre y di­ver­sos ob­je­tos de uso ha­bi­tual en las ca­sas ru­ra­les co­mo los bo­ti­jos de ba­rro, los pla­tos de ce­rá­mi­ca o las hor­cas de tri­llar de ma­de­ra. Tam­bién se han con­ser­va­do las vi­gas de ma­de­ra de los te­chos y el suelo ori­gi­na­les.

LA ESEN­CIA DEL MON­TE

El co­me­dor se desa­rro­lla de­trás de la zo­na de la chi­me­nea prin­ci­pal don­de se han dis­pues­to unas ban­que­tas de ma­de­ra. Es­te es­pa­cio re­cu­pe­ra la esen­cia de la ma­sía ori­gi­nal ya que no ha si­do al­te­ra­do en su es­truc­tu­ra. El no­ta­ble hue­co de la chi­me­nea y el ti­ro son los ori­gi­na­les. Las vi­gas han si­do res­tau­ra­das y sa­nea­das pe­ro tam­bién son las que se en­con­tra­ron en la ma­sía. Al­gu­nos de­ta­lles co­mo los yu­gos de ma­de­ra o las va­si­jas de ce­rá­mi­ca apor­tan la at­mós­fe­ra ade­cua­da al es­pa­cio y evo­can los tiem­pos en que el fue­go era el cen­tro de la ca­sa.

EL SA­LÓN DE AN­TA­ÑO

En es­te rin­cón ubi­ca­do jun­to a la en­tra­da prin­ci­pal se ha or­ga­ni­za­do una zo­na de des­can­so y re­la­ción pro­ta­go­ni­za­da por los dos si­llo­nes ore­je­ros, el so­fá, la lám­pa­ra de pie y la me­si­ta ba­ja de ma­de­ra. Los sue­los de ba­rro co­ci­do son los pro­pios de la ca­sa, an­tes de la re­for­ma. La ala­ce­na de la co­ci­na se ha pin­ta­do de co­lor añil en re­cuer­do de las so­brias cro­má­ti­cas de la épo­ca. La mo­de­ra­ción es la prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca de la de­co­ra­ción de es­ta ca­sa de cam­po. El mo­bi­lia­rio rús­ti­co, de ca­rác­ter aus­te­ro, ha si­do ade­re­za­do con pe­que­ños ele­men­tos de­co­ra­ti­vos ad­qui­ri­dos por la pro­pie­ta­ria de la ca­sa.

Los vie­jos es­ta­blos se CON­VIR­TIE­RON en ha­bi­ta­cio­nes y se han con­ser­va­do los an­ti­guos ar­cos de la ga­le­ría

LAS AL­CO­BAS

El dor­mi­to­rio prin­ci­pal y el de los más jó­ve­nes se ubi­can en la plan­ta alta de la vi­vien­da y se ac­ce­de a ellos a tra­vés de una im­po­nen­te es­ca­le­ra. La ca­ma de hie­rro del dor­mi­to­rio gran­de ha si­do de­co­ra­da con unas fo­tos en­mar­ca­das y acom­pa­ña­da de un par de me­si­tas de no­che La ca­sa con­ser­va pe­que­ñas ven­ta­nas de la cons­truc­ción ori­gi­nal co­mo la de es­te cuar­to de ba­ño, de­co­ra­do de for­ma so­bria. El la­va­ma­nos, de már­mol y la gri­fe­ría son de es­ti­lo clásico. El pe­que­ño es­pe­jo con el mar­co de ma­de­ra es tí­pi­co de las ca­sas del pre-pi­ri­neo.

La ma­sía, cons­trui­da en el si­glo XIX, era la cons­truc­ción prin­ci­pal de una ex­plo­ta­ción fo­res­tal y ga­na­de­ra si­tua­da en la Po­bla de Li­llet, una pe­que­ña lo­ca­li­dad del Ber­gue­dà, en el pre-pi­ri­neo ca­ta­lán, un pa­ra­je na­tu­ral de gran be­lle­za. Los pro­pie­ta­rios de es­ta ca­sa ru­ral ac­ce­die­ron a ella gra­cias a una he­ren­cia fa­mi­liar. Cuan­do la abrie­ron, des­pués de mu­chos años en desuso, la ca­sa no pre­sen­ta­ba los ser­vi­cios mí­ni­mos de una cons­truc­ción mo­der­na co­mo agua, luz eléc­tri­ca o cuar­tos de ba­ño. Unos años des­pués, los due­ños ini­cia­ron las ta­reas de reha­bi­li­ta­ción de la ma­sía pa­ra do­tar­la de to­das las co­mo­di­da­des de una vi­vien­da ac­tual y con­ver­tir­la en una se­gun­da re­si­den­cia pre­pa­ra­da pa­ra al­ber­gar a una familia nu­me­ro­sa, for­ma­da por abue­los, hi­jos y nie­tos. La re­cons­truc­ción y acon­di­cio­na­mien­to de la ca­sa se rea­li­za­ron cui­da­do­sa­men­te man­te­nien­do el es­pí­ri­tu rús­ti­co ori­gi­nal. Los vie­jos es­ta­blos se con­vir­tie­ron en ha­bi­ta­cio­nes y los an­ti­guos ar­cos de la ga­le­ría se han con­ser­va­do. Los due­ños op­ta­ron por acris­ta­lar­los, lo que ha per­mi­ti­do man­te­ner la es­truc­tu­ra ori­gi­nal de la fa­cha­da y el pa­so de mu­cha luz na­tu­ral al in­te­rior del pri­mer pi­so. Tam­bién se han con­ser­va­do las vi­gas de ma­de­ra de los te­chos y el suelo de ba­rro co­ci­do. La en­tra­da de la an­ti­gua cua­dra se ha con­ver­ti­do en un aco­ge­dor por­che, que los adul­tos de la ca­sa uti­li­zan co­mo un mag­ní­fi­co rin­cón de lec­tu­ra pa­ra las tar­des de ve­rano. En los me­ses ca­lu­ro­sos del año, las co­mi­das se rea­li­zan al ai­re li­bre, en el jar­dín. Las ce­nas, en cam­bio, se sir­ven en el in­te­rior. La ca­sa ha si­do amue­bla­da con pie­zas ori­gi­na­les an­ti­guas, de­bi­da­men­te res­tau­ra­das, co­mo la me­sa y las si­llas del co­me­dor. El es­ti­lo rús­ti­co rei­na en to­das las es­tan­cias, re­cor­dan­do el pa­sa­do agrí­co­la de la cons­truc­ción. La afi­ción de la due­ña de la ca­sa por los pe­que­ños ob­je­tos de­co­ra­ti­vos se ha­ce evi­den­te en to­das las ha­bi­ta­cio­nes. Re­cuer­dos de di­fe­ren­tes via­je, de­ta­lles flo­ra­les, ob­je­tos cam­pes­tres… Di­fe­ren­tes ele­men­tos que apor­tan ca­li­dez y se mez­clan de for­ma ar­mo­nio­sa con los mue­bles de ma­de­ra. La ca­sa con­ser­va la pie­dra ori­gi­nal de las cons­truc­cio­nes de cam­po del pre- pi­ri­neo, so­bre to­do en la fa­cha­da. Tam­bién la gran puer­ta de ma­de­ra que da ac­ce­so a la vi­vien­da es la ori­gi­nal. En el in­te­rior, se han man­te­ni­do al­gu­nas pa­re­des de pie­dra, mien­tras que el res­to se han pin­ta­do de blan­co. La co­ci­na, por su par­te, man­tie­ne to­do el es­pí­ri­tu de las an­ti­guas ca­sas de cam­po. Las pa­re­des com­bi­nan la pie­dra vis­ta con pin­tu­ra de co­lor la­van­da. Puer­tas de ce­lo­sía cie­rran di­fe­ren­tes es­tan­te­rías rea­li­za­das so­bre hue­cos de obra. Las ha­bi­ta­cio­nes de la ca­sa, ubi­ca­das en la plan­ta su­pe­rior, man­tie­nen el es­ti­lo rús­ti­co. La aus­te­ri­dad es la no­ta pre­do­mi­nan­te en es­tas es­tan­cias. Las ha­bi­ta­cio­nes prin­ci­pa­les al­ber­gan gran­des ca­mas de ma­de­ra y hie­rro, mien­tras que las pe­que­ñas, pen­sa­das pa­ra los ni­ños, cuen­tan con di­fe­ren­tes li­te­ras y ca­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.