NA­TU­RA­LE­ZA EN LA TE­RRA­ZA

Vivir en el Campo - - EDITORIAL - Mar­cel Be­ne­di­to, Di­rec­tor de Vi­vir en el Cam­po

En es­ta re­vis­ta siem­pre he­mos con­si­de­ra­do que el jar­dín es una pro­lon­ga­ción vi­tal de la ca­sa, una es­tan­cia más don­de la vi­da si­gue, aun­que con al­gu­nas ven­ta­jas e in­con­ve­nien­tes. Pa­ra dis­fru­tar de las pri­me­ras y evi­tar los se­gun­dos hay que equi­par el jar­dín o la te­rra­za con ele­men­tos ade­cua­dos. En es­te reportaje que pre­sen­ta­mos es­te mes, una te­rra­za se mues­tra con las me­jo­res ga­las, a ba­se de mue­bles, lám­pa­ras y com­ple­men­tos ade­cua­dos. Nos apa­sio­na com­pro­bar que el buen ofi­cio de un pai­sa­jis­ta es ca­paz de cam­biar las uti­li­da­des, la per­cep­ción y la be­lle­za de un es­pa­cio pa­ra de­vol­ver­lo com­ple­ta­men­te trans­for­ma­do en al­go que nos va a pro­du­cir aún más pla­cer co­mo pro­pie­ta­rios. Pres­te­mos aten­ción a nues­tros jar­di­nes, bal­co­nes y te­rra­zas to­do el año pa­ra con­se­guir que ha­blen nues­tro len­gua­je, nos acom­pa­ñen en los me­jo­res ra­tos y for­men par­te ple­na­men­te de nues­tra vi­da. Ha­gá­mos­los có­mo­dos, fun­cio­na­les, be­llos y su­ges­ti­vos pues el tiem­po que pa­sa­mos en ellos se­rá es­pe­cial­men­te gra­to.

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.