En el cen­tro de una is­la

Es­ta an­ti­gua nca ma­llor­qui­na del si­glo XVIII, de­di­ca­da a la pro­duc­ción de acei­te y ce­rea­les, ha si­do reha­bi­li­ta­da y de­co­ra­da con­ser­van­do la esen­cia ru­ral de la is­la con unas pin­ce­la­das de mo­der­ni­dad que la con­vier­ten en un lu­gar re­bo­san­te de cá­li­da luz

Vivir en el Campo - - FINCA EN MALLORCA - MONTORO. TEXTOS: PA­BLO ES­TE­LA.

Sobre una pe­que­ña co­li­na, en­tre las mon­ta­ñas del le­van­te ma­llor­quín, se en­cuen­tra la Fin­ca Son Ge­ner, una ca­sa con una his­to­ria cen­te­na­ria que co­mien­za allá por el si­glo XVIII y que se pro­lon­ga has­ta hoy. Tras ha­ber es­ta­do de­di­ca­da du­ran­te años a la pro­duc­ción de acei­te, aho­ra, des­pués de lar­go tiem­po de aban­dono, el in­terio­ris­ta To­ni Es­te­va la ha re­cu­pe­ra­do pa­ra crear un es­plén­di­do ho­tel ru­ral que res­pi­ra por sus pie­dras re­ju­ve­ne­ci­das una se­re­na ele­gan­cia me­di­te­rrá­nea. Pa­ra con­se­guir­lo se ha rea­li­za­do una pro­fun­da re­for­ma; en el ex­te­rior se ha con­ser­va­do gran par­te de la edi­fi­ca­ción ori­gi­nal, mien­tras que el in­te­rior se ha trans­for­ma­do pa­ra ade­cuar­lo a los nue­vos usos crean­do es­pa­cios am­plios y lu­mi­no­sos que se su­ce­den y de­li­mi­tan por ar­cos y des­ni­ve­les, co­mo el sa­lón prin­ci­pal, que sor­pren­de por su te­cho abo­ve­da­do de hor­mi­gón tex­tu­ri­za­do con es­te­ri­llas de ca­ña. La de­co­ra­ción es so­bria, de lí­neas sen­ci­llas, y se in­te­gra con sor­pren­den­te na­tu­ra­li­dad en el con­jun­to, crean­do una at­mós­fe­ra fres­ca y so­se­ga­da. En las di­fe­ren­tes es­tan­cias las pa­re­des tran­si­tan del co­lor blan­co ha­cia los sua­ves tonos cre­ma, acom­pa­ña­das por un mo­bi­lia­rio que com­bi­na di­se­ños mo­der­nos, co­mo las es­bel­tas lám­pa­ras con pan­ta­llas de al­go­dón o los si­llo­nes de lí­neas de­pu­ra­das, ta­pi­za­dos con fi­bras na­tu­ra­les di­se­ña­dos por el pro­pio To­ni Es­te­va, con antigüedades de gran pre­sen­cia vi­sual, co­mo el im­pre­sio­nan­te bar­güe­ño de la en­tra­da o los ban­cos de ma­de­ra del hall. Las pa­re­des en­ca­la­das aco­gen tam­bién in­tere­san­tes obras de ar­te con­tem­po­rá­neo que con­vier­ten al­gu­nas zo­nas del ho­tel en auténticas salas de ex­po­si­cio­nes. Co­mo el am­plio y diá­fano dis­tri­bui­dor ubi­ca­do en la pri­me­ra plan­ta en el que una evo­ca­do­ra obra de Tas­so Mat­tar cuel­ga fren­te a un cua­dro de gran for­ma­to de To­meu Ven­ta­yol en un in­ten­to por com­pe­tir con la be­lle­za ca­si as­cé­ti­ca del es­pa­cio. Por lo que res­pec­ta a las ha­bi­ta­cio­nes, to­das ellas si­guen una mis­ma lí­nea de­co­ra­ti­va, con tonos cla­ros, ma­te­ria­les na­tu­ra­les y pu­re­za. Sin em­bar­go, ca­da una de ellas es úni­ca, pues los ele­men­tos ele­gi­dos pa­ra ves­tir­las son, la ma­yo­ría de las ve­ces, antigüedades. En el ex­te­rior, los pa­tios lle­nos de ár­bo­les fru­ta­les y los por­ches se abren al jar­dín ta­pi­za­do de ver­de, po­bla­do de oli­vos, al­men­dros y al­ga­rro­bos que se mues­tra co­mo un pe­que­ño ver­gel en su camino ha­cia la pis­ci­na y el spa, una edi­fi­ca­ción de pie­dra, de lí­neas con­tun­den­tes y con gran­des ven­ta­na­les pa­ra ver los pai­sa­jes que rodean la fin­ca.

Las ha­bi­ta­cio­nes si­guen una lí­nea de­co­ra­ti­va en TONOS cla­ros y ma­te­ria­les na­tu­ra­les

PRO­YEC­TO: TO­NI ES­TE­VA. FO­TOS Y ES­TI­LIS­MO: SÁN­CHEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.