Du­ran­te la reha­bi­li­ta­ción se re­cu­pe­ra­ron al­gu­nas pa­re­des de PIE­DRA ori­gi­na­les

Vivir en el Campo - - MASÍA RESTAURADA -

La vi­vien­da ru­ral, ubi­ca­da cer­ca de la Cos­ta Bra­va, ha si­do reha­bi­li­ta­da res­pe­tan­do el as­pec­to ori­gi­nal de la cons­truc­ción del XVIII, con to­do el en­can­to de los ar­cos ex­te­rio­res que con­fi­gu­ran el por­che, las di­ver­sas cu­bier­tas a dos aguas que se su­ce­den en ca­da cuer­po de la ca­sa y el uso de pie­dra lo­cal. La ca­sa tie­ne cua­tro dor­mi­to­rios do­bles, tres ba­ños com­ple­tos, sa­lón con chi­me­nea y co­me­dor, sa­la de bi­llar, una co­ci­na- co­me­dor muy am­plia, ofi­ci­na, aseo, y un cuar­to la­va­de­ro gran­de con cá­ma­ra fri­go­rí­fi­ca. Tam­bién cuen­ta con tres por­ches, que dan al am­plio jar­dín, uno con bar­ba­coa, así co­mo una im­pre­sio­nan­te pis­ci­na con ro­ca, cas­ca­da y con­tra­co­rrien­te, y un ga­ra­je pa­ra cua­tro co­ches más un ta­ller y al­ma­cén. La fa­cha­da de la ca­sa con­ser­va su pie­dra ori­gi­nal. Las vi­gas de los por­ches son de ma­de­ra de cas­ta­ño o ro­ble, lo que acen­túa su ca­rác­ter rús­ti­co. El ac­ce­so a la ma­sía, pa­vi­men­ta­do con ado­qui­nes, ha si­do de­co­ra­do con fa­ro­las y ci­pre­ses. La fin­ca po­see cua­tro hec­tá­reas de cam­po con mu­chos ár­bo­les fru­ta­les y cua­tro hec­tá­reas más de bos­que. En la zo­na pró­xi­ma a la ca­sa se ha plan­ta­do cés­ped. Uno de los ele­men­tos más des­ta­ca­dos de la zo­na ex­te­rior de la ca­sa es la pis­ci­na. Es­tá for­ma­da por tres círcu­los uni­dos en­tre sí for­man­do una es­pe­cie de mar­ga­ri­ta. Ca­da uno de ellos tie­ne una pro­fun­di­dad y diá­me­tro di­fe­ren­te. El más pe­que­ño imi­ta una pla­ya. La pis­ci­na tam­bién tie­ne una zo­na de na­ta­ción a con­tra­co­rrien­te y una cas­ca­da de agua, así co­mo una te­rra­za de ma­de­ra. Fren­te a la pis­ci­na, uno de los por­ches al­ber­ga un aco­ge­dor co­me­dor ex­te­rior que dis­fru­ta de unas vis­tas mag­ní­fi­cas sobre el jar­dín y los al­re­de­do­res. Un huer­to con una ca­si­ta pa­ra he­rra­mien­tas y una pér­go­la de ma­de­ra pa­ra dis­fru­tar de mo­men­tos de re­lax, com­ple­tan la zo­na ex­te­rior. La ca­sa con­ser­va un an­ti­guo po­zo de vein­te me­tros de pro­fun­di­dad cons­trui­do con la­dri­llos. El in­te­rior de la ca­sa con­ser­va el es­pí­ri­tu rús­ti­co de es­te ti­po de cons­truc­cio­nes. El sue­lo de la plan­ta ba­ja es­tá for­ma­do por baldosas de ba­rro co­ci­do he­cho a mano, más co­no­ci­das co­mo baldosas de to­ba ca­ta­la­na. Se tra­ta de un pa­vi­men­to de apa­rien­cia an­ti­gua que es­con­de un sis­te­ma de ca­le­fac­ción ra­dian­te. En el pri­mer pi­so, en cam­bio, se ha op­ta­do por co­lo­car par­qué de ta­ri­ma de ro­ble ame­ri­cano pa­ra una ma­yor ca­li­dez. Du­ran­te las ta­reas de reha­bi­li­ta­ción se re­cu­pe­ra­ron al­gu­nas pa­re­des de pie­dra ori­gi­na­les de la ca­sa, mien­tras que otras se han re­vo­ca­do y pin­ta­do con tonos na­tu­ra­les. En cuan­to a las puer­tas, to­das son de ma­de­ra. Mu­chas de ellas se han re­cu­pe­ra­do y res­tau­ra­do. Los te­chos, por su par­te, in­clu­yen vi­gas de ma­de­ra en las es­tan­cias del pri­mer pi­so y en el sa­lón, cu­yas vi­gas son de ma­de­ra de cas­ta­ño. El mo­bi­lia­rio tam­bién es fiel al es­pí­ri­tu rús­ti­co y cam­pes­tre de la ca­sa. Al­gu­nos ar­ma­rios y baú­les se han com­pra­do en tien­das de an­ti­cua­rios o en mer­ca­dos de se­gun­da mano. Al­gu­nos de los mue­bles se han he­cho a me­di­da, co­mo la me­sa del co­me­dor, rea­li­za­da por un car­pin­te­ro de la zo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.