SIN COR­TI­NAS

Vivir en el Campo - - REHABILITACIÓN PERSONAL -

El mo­bi­lia­rio mo­derno crea un jue­go de con­tras­tes en el sa­lón. La au­sen­cia de cor­ti­nas en es­te es­pa­cio no es ca­sual, ya que de es­ta for­ma se po­ten­cia la en­tra­da de luz na­tu­ral en la es­tan­cia. En los te­chos se han con­ser­va­do las tra­di­cio­na­les vi­gas de ma­de­ra, al igual que la pie­dra na­tu­ral en al­gu­nas de las pa­re­des. Ca­da ha­bi­ta­ción y sa­lón ha si­do de­co­ra­do de for­ma di­fe­ren­te, to­man­do co­mo ins­pi­ra­ción al­gu­nos paí­ses exó­ti­cos. El te­cho con­ser­va su for­ma irre­gu­lar ori­gi­nal con ar­cos y se­mi­bó­ve­das que han si­do pin­ta­dos. De­ta­lles de car­pin­te­ría des­ta­can en los mar­cos de las ven­ta­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.