Un re­fu­gio jun­to al cas­ti­llo

Vivir en el campo - - REFORMA INTEGRAL - PRO­YEC­TO: GE­SA HAN­SEN. FOTOGRAFÍAS: V & B. TEXTOS: PA­BLO ES­TE­LA.

La ca­sa de cam­po de La di­se­ña­do­ra Ge­sa Han­sen, que cuen­ta con ocho es­pa­cios de Los que cin­co son Ha­bi­ta­cio­nes, fue re­no­va­da de acuer­do con sus pla­nes y aho­ra com­bi­na su pro­pio es­ti­lo nór­di­co con el es­ti­lo His­tó­ri­co de La ca­sa del si­glo XIX.

EL CAS­TI­LLO DE COURANCES

En pleno Gâ­ti­nais fran­cés, el Cas­ti­llo de Courances, de es­ti­lo Luis XIII, es fa­mo­so por su pre­cio­so par­que, que cons­ti­tu­ye un no­ta­ble tes­ti­mo­nio de jar­dín acuá­ti­co re­na­cen­tis­ta. Es­te par­que de 75 hec­tá­reas, de­cla­ra­do Mo­nu­men­to His­tó­ri­co y con la eti­que­ta de Jar­dín de In­te­rés, es­tá con­si­de­ra­do uno de los más be­llos de Fran­cia. Se en­cuen­tra abier­to al pú­bli­co los fi­nes de se­ma­na por la tar­de, de Se­ma­na San­ta a To­dos los San­tos. Más de ca­tor­ce fuen­tes ali­men­tan los die­ci­sie­te es­tan­ques de la fin­ca. El par­que de Courances, co­men­za­do a cons­truir en el si­glo XVI por los Claus­se, es una mez­cla de es­ti­los clá­si­co y ro­mán­ti­co.

La di­se­ña­do­ra Ge­sa Han­sen ha en­con­tra­do su re­fu­gio pri­va­do en es­te idí­li­co pue­blo

PA­RA AMANTES DEL JAR­DÍN

Con sus mag­ní­fi­cas ave­ni­das, sus ala­me­das apa­ci­bles, sus ca­na­les y es­tan­ques, su es­pe­jo de agua en el que se re­fle­ja el cas­ti­llo, y su jar­dín fran­cés, con sus bojs de bor­da­dos, en­can­ta­rá a los amantes de los jar­di­nes. Tam­bién re­sul­ta mag­ní­fi­co el jar­dín ja­po­nés, crea­do por la mar­que­sa de Ga­nay, cu­ya ve­ge­ta­ción con co­lo­res lla­ma­ti­vos apor­ta un to­que de ori­gi­na­li­dad al con­jun­to. Ro­dea­do por fo­sos de agua, se al­za el cas­ti­llo, que per­te­ne­ce a una mis­ma fa­mi­lia des­de 1872. El in­te­rior mues­tra a los vi­si­tan­tes una su­ce­sión de ta­pi­ces, boi­se­ries, mo­bi­lia­rio de épo­ca y re­cuer­dos de fa­mi­lia.

VI­VE con sus hi­jos pe­que­ños y el res­tau­ra­dor Char­les Com­pag­non

La ca­sa de cam­po cuen­ta con ocho es­pa­cios de los que cin­co son ha­bi­ta­cio­nes

VINTAGE Y SI­GLO XIX

El so­fá so­bre el que se sien­ta Ge­sa Han­sen es de Ar­ti­fort. La fo­to­gra­fía que apa­re­ce tras ella se ti­tu­la Wil­der Man de Char­les Fre­ger. Lám­pa­ra bel­ga vintage. El con­tras­te en­tre es­ta cla­se de mue­bles clá­si­cos del si­glo XX y la es­truc­tu­ra de la ca­sa que per­te­ne­ce a una épo­ca pa­sa­da, es una de las cla­ves del in­terio­ris­mo de es­te pro­yec­to de res­tau­ra­ción his­tó­ri­ca. La ca­sa de cam­po, que cuen­ta con ocho es­pa­cios de los que cin­co son ha­bi­ta­cio­nes, fue re­no­va­da de acuer­do con sus pla­nes y aho­ra com­bi­na su pro­pio es­ti­lo nór­di­co con el es­ti­lo his­tó­ri­co de la ca­sa del si­glo XIX.

Ge­sa lle­vó a ca­bo la re­mo­de­la­ción de es­ta ca­sa con gran sen­si­bi­li­dad y tac­to

RECOGIENDO LA LUZ

En la co­ci­na se ha op­ta­do por los mue­bles jun­to a la pa­red, co­mo la cam­pa­na. Se uti­li­za mo­bi­lia­rio de ma­de­ra de pino con en­ci­me­ra del mis­mo ma­te­rial. Las pa­re­des y el te­cho se con­ser­va­ron pin­ta­dos con un be­llo ma­tiz de blan­co que re­co­ge la luz. Los ar­ma­rios y la car­pin­te­ría de las ven­ta­nas son tam­bién de ma­de­ra. La ca­ja es­tan­te jun­to a la puer­ta y los ele­men­tos que com­po­nen el co­me­dor brin­dan a es­ta co­ci­na un ai­re ru­ral muy au­tén­ti­co, pe­ro con las co­mo­di­da­des de las co­ci­nas de hoy. El co­me­dor se ubi­ca jun­to a la co­ci­na y se de­fi­ne con una me­sa de ma­de­ra ad­qui­ri­da en un an­ti­cua­rio de la zo­na, con si­llas del mis­mo ma­te­rial, acol­cha­das con cojines de­ba­jo de la ven­ta­na.

Com­bi­nó lo Vie­jo y lo nue­vo pa­ra des­en­te­rrar el al­ma de ca­sa

UNA EX­PE­RIEN­CIA RELAJADA

El la­va­bo bi­co­lor se mues­tra con la me­jor ven­ta­ja en el to­ca­dor Le­ga­to con una su­per­fi­cie de ma­de­ra cla­ra

que cap­tu­ra el tono del es­pe­jo. El ra­dian­te pla­to de du­cha Squa­ro In­fi­nity en el am­plio ni­cho con­ti­guo es ideal pa­ra una ex­pe­rien­cia relajada y pla­cen­te­ra. Ge­sa Han­sen

eli­gió la co­lec­ción pre­mium Hom­ma­ge de Vi­lle­roy & Boch pa­ra

el ba­ño prin­ci­pal his­tó­ri­co, “el di­se­ño clá­si­co de la co­lec­ción se adap­ta per­fec­ta­men­te a la ca­sa y

si­gue sien­do muy mo­derno”.

Las Vie­jas he­rra­du­ras apa­re­cen en mu­chos lu­ga­res col­gan­do de la puer­ta del jar­dín

Los le­tre­ros de las puer­tas de ma­de­ra ador­nan cada ha­bi­ta­ción con su pro­pia flor o plan­ta

ORNAMENTO ES­PE­CIAL

Las pa­re­des se or­na­men­tan con ele­men­tos cu­rio­sos de di­fe­ren­tes pro­ce­den­cias co­mo la má­qui­na de es­cri­bir Oli­vet­ti ro­ja. La pro­pie­ta­ria de la ca­sa apos­tó por de­co­rar­la con un es­ti­lo rús­ti­co y de­sen­fa­da­do. Al­gu­nos mue­bles se han com­pra­do en tien­das de an­ti­güe­da­des de la re­gión, mien­tras que otras pie­zas ya se en­con­tra­ban en la an­ti­gua re­si­den­cia de la pro­pie­ta­ria. Al­gu­nas pie­zas, co­mo un ban­co de ma­de­ra si­tua­do en uno de los por­ches, fue­ron re­cu­pe­ra­das por la due­ña en un de­rri­bo pró­xi­mo.

ELE­GAN­TE Y FUN­CIO­NAL

Ge­sa Han­sen eli­gió la co­lec­ción pre­mium Hom­ma­ge de Vi­lle­roy & Boch pa­ra el ba­ño prin­ci­pal his­tó­ri­co, “el di­se­ño clá­si­co de la co­lec­ción se adap­ta per­fec­ta­men­te a la ca­sa y si­gue sien­do muy mo­derno”. Los la­va­bos Hom­ma­ge, cu­yas lí­neas fuer­tes evo­can ele­men­tos de es­ti­lo de fi­na­les del si­glo pa­sa­do, aña­dien­do un ai­re de prin­ci­pios del si­glo XX al ba­ño, es­tán in­crus­ta­dos en un ele­gan­te pa­nel de hor­mi­gón, que pa­re­ce li­ge­ro y bri­llan­te.

Sa­li­mos de Pa­rís y nos di­ri­gi­mos al su­r­es­te. En po­co tiem­po, he­mos de­ja­do atrás la ciu­dad y es­ta­mos in­mer­sos en un pai­sa­je lleno de cam­pos, pra­dos y bos­ques. Lle­ga­mos a nues­tro des­tino des­pués de unos 50 km: Courances. La di­se­ña­do­ra Ge­sa Han­sen ha en­con­tra­do su pro­pio re­fu­gio pri­va­do en es­te idí­li­co pue­blo don­de vi­ve con sus hi­jos pe­que­ños y el res­tau­ra­dor Char­les Com­pag­non, su ma­ri­do. La ca­sa de cam­po, que cuen­ta con ocho es­pa­cios de los que cin­co son ha­bi­ta­cio­nes, fue re­no­va­da de acuer­do con sus pla­nes y aho­ra com­bi­na su pro­pio es­ti­lo nór­di­co con el es­ti­lo his­tó­ri­co de la ca­sa del si­glo XIX.

Cuan­do Ge­sa Han­sen abre la gran puer­ta con uno de sus hi­jos en sus bra­zos, nos ha­ce sen­tir bien­ve­ni­dos de in­me­dia­to. “Es­tá­ba­mos bus­can­do una ca­sa fue­ra de Pa­rís por­que Pa­rís tie­ne un rit­mo de vida y tra­ba­jo tí­pi­co y rá­pi­do, y yo ne­ce­si­ta­ba un lu­gar don­de po­der en­con­trar­me nue­va­men­te”, ex­pli­ca. “Tan pron­to co­mo vi es­ta ca­sa, su­pe que iba a com­prar­la. Sim­ple­men­te sen­tí que te­nía al­ma”. Ge­sa Han­sen lle­vó a ca­bo la re­mo­de­la­ción y el re­di­se­ño de es­ta ca­sa con gran sen­si­bi­li­dad y tac­to. “Lo más im­por­tan­te pa­ra mí no fue des­ha­cer­me de to­dos los ele­men­tos exis­ten­tes, sino pre­ser­var­los de una ma­ne­ra es­pe­cial. De­li­be­ra­da­men­te com­bi­né lo vie­jo y lo nue­vo pa­ra des­en­te­rrar el al­ma de ca­sa”. Y eso con gran éxi­to, has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle.

Las vie­jas he­rra­du­ras que apa­re­cen en mu­chos lu­ga­res: col­gan­do de la puer­ta del jar­dín o de las per­sia­nas, co­mo ele­men­tos de­co­ra­ti­vos, que re­cuer­dan a un tré­bol de cua­tro ho­jas, se­gún su com­po­si­ción; o los le­tre­ros de las puer­tas de ma­de­ra que ador­nan cada ha­bi­ta­ción con su pro­pia flor o plan­ta; o los vie­jos pi­sos de pie­dra que mues­tran cla­ra­men­te los es­tra­gos del tiem­po, por ejem­plo... Re­no­va­dos con ca­ri­ño, com­bi­nan a la per­fec­ción con los mo­der­nos mue­bles he­chos a mano que Ge­sa Han­sen di­se­ñó: “Mis mue­bles son muy es­can­di­na­vos, mi­ni­ma­lis­tas”, di­ce Ge­sa Han­sen, “y la ca­sa con su es­ti­lo pu­ro y so­brio es el te­lón de fon­do per­fec­to”.

Con­ti­nua­mos ha­cia los ba­ños. Hay dos y Ge­sa Han­sen ha per­so­na­li­za­do am­bos, “Tam­bién que­ría com­bi­nar los dos es­ti­los en los ba­ños. Es por eso que le di a un ba­ño un as­pec­to con­tem­po­rá­neo, más de mi pro­pio es­ti­lo per­so­nal, y el otro es­tá in­fluen­cia­do por el es­ti­lo de la ca­sa”.

El ba­ño de vi­si­tas es­tá com­ple­ta­men­te amue­bla­do en el es­ti­lo de Ge­sa Han­sen, con for­mas cla­ras y co­lo­res sua­ves. El de­li­ca­do azul pas­tel de las pa­re­des se fun­de con el sue­lo es­tam­pa­do. La pie­za cen­tral es el la­va­bo cua­dra­do Ar­tis en el co­lor Fog, que es par­te del con­cep­to de co­lor Ge­sa Han­sen crea­do ex­clu­si­va­men­te pa­ra Vi­lle­roy & Boch. “Los la­va­bos son muy fi­nos y de­li­ca­dos y las for­mas geo­mé­tri­cas son una re­pre­sen­ta­ción per­fec­ta del mi­ni­ma­lis­mo. Creé co­lo­res sua­ves pa­ra su­pe­rar la frial­dad y la du­re­za de la ce­rá­mi­ca. La na­tu­ra­le­za y las es­ta­cio­nes en Pa­rís fue­ron mi ins­pi­ra­ción”.

El la­va­bo bi­co­lor se mues­tra con la me­jor ven­ta­ja en el to­ca­dor Le­ga­to con una su­per­fi­cie de ma­de­ra cla­ra que cap­tu­ra el tono del es­pe­jo. El ra­dian­te pla­to de du­cha Squa­ro In­fi­nity en el am­plio ni­cho con­ti­guo es ideal pa­ra una ex­pe­rien­cia relajada y pla­cen­te­ra.

Ge­sa Han­sen eli­gió la co­lec­ción pre­mium Hom­ma­ge de Vi­lle­roy & Boch pa­ra el ba­ño prin­ci­pal his­tó­ri­co, “el di­se­ño clá­si­co de la co­lec­ción se adap­ta per­fec­ta­men­te a la ca­sa y si­gue sien­do muy mo­derno”.

Los la­va­bos Hom­ma­ge, cu­yas lí­neas fuer­tes evo­can ele­men­tos de es­ti­lo de fi­na­les del si­glo pa­sa­do, aña­dien­do un ai­re de prin­ci­pios del si­glo XX al ba­ño, es­tán in­crus­ta­dos en un ele­gan­te pa­nel de hor­mi­gón, que pa­re­ce li­ge­ro y bri­llan­te.

se Com­bi­nan a la per­fec­ción con los mo­der­nos mue­bles he­chos a mano de la di­se­ña­do­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.