Ca­sa en el Em­por­dà

So­brie­dad y na­tu­ra­le­za

Vivir en el campo - - SUMARIO - AR­QUI­TEC­TU­RA: PAU BENACH. IN­TERIO­RIS­MO: DADÀ INTERIORS. ES­TI­LIS­MO: ELISABETH BLÀZQUEZ. FOTOGRAFÍAS: JOR­DI MI­RA­LLES. TEX­TOS: PA­BLO ES­TE­LA.

Es­ta ca­sa ru­ral se ha­lla en­cla­va­da en el Em­por­dá, en una zo­na cer­ca­na a la Cos­ta Bra­va, ro­dea­da de es­pa­cios sil­ves­tres de una gran be­lle­za. El au­tor del pro­yec­to ha que­ri­do res­pe­tar los va­lo­res que ex­pre­sa la pro­pia ca­sa y su en­torno. Por un la­do, la so­brie­dad de las an­ti­guas cons­truc­cio­nes do­més­ti­cas ru­ra­les, de la pie­dra y los es­pa­cios. Por el otro, la fres­cu­ra de la na­tu­ra­le­za que la ro­dea.

JAR­DÍN RO­MÁN­TI­CO

En el ex­te­rior, que por sí mis­mo res­pi­ra paz y al­go de me­lan­co­lía, se ha res­pe­ta­do tan­to la ve­ge­ta­ción au­tóc­to­na, fron­do­sa y un tan­to sal­va­je que ro­dea la ca­sa; co­mo los ma­te­ria­les, por ejem­plo pie­dra de la zo­na en fa­cha­da y mu­ros. En es­te es­pa­cio se co­lo­ca una me­sa de ex­te­rior an­ti­gua re­cu­pe­ra­da, ha­ma­cas de lo­na pro­ven­za­les, gran­des co­ji­nes en el sue­lo a mo­do de col­cho­ne­ta y si­llas de hie­rro de co­lo­res com­bi­na­dos.

En el ex­te­rior se res­pe­ta tan­to la ve­ge­ta­ción au­tóc­to­na co­mo los ma­te­ria­les lo­ca­les

El mo­bi­lia­rio se reali­zó de for­ma ar­te­sa­nal con ma­de­ra vie­ja tra­ta­da y la­va­da

CO­MER FUE­RA

En el am­plio jar­dín de la vi­vien­da, si­tua­do en la en­tra­da de la mis­ma, se dis­po­ne un prác­ti­co co­me­dor ex­te­rior con un con­jun­to de te­ca for­ma­do por una me­sa rec­tan­gu­lar y cua­tro am­plias si­llas a jue­go. En ellas, se co­lo­can va­rios co­ji­nes de 60x60 cm en to­na­li­da­des vio­le­tas. Si­guien­do es­ta to­na­li­dad, se dis­po­ne un man­tel de al­go­dón con cua­tro in­di­vi­dua­les y un ja­rrón con la­van­da fres­ca.

Se re­pi­te la pre­sen­cia de ma­te­ria­les au­tóc­to­nos con las al­fom­bras cir­cu­la­res de ra­fia

EN­TRE LOS ÁR­BO­LES

En el cés­ped, se ha­lla un agra­da­ble rin­con­ci­to for­ma­do por una al­fom­bra de yu­ca con una tum­bo­na de hie­rro ta­pi­za­da en lo­na ap­ta pa­ra ex­te­rior y un mu­lli­do co­jín ro­jo a ra­yas. Fren­te a él, va­rias si­llas de hie­rro la­ca­das en diferentes co­lo­res con un plaid de al­go­dón ni­do de abe­ja con fle­cos. Un pa­lé ha­ce la fun­ción de me­sa de cen­tro con va­rios ob­je­tos de­co­ra­ti­vos y arre­glos flo­ra­les. To­dos los tex­ti­les dis­pues­tos en el ex­te­rior, así co­mo los ob­je­tos de de­co­ra­ción y el mo­bi­lia­rio pro­ce­den de Dadà Interiors.

MO­BI­LIA­RIO RE­CU­PE­RA­DO

El am­plio sa­lón de la vi­vien­da com­bi­na de ma­ne­ra muy su­til va­rios ma­te­ria­les au­tóc­to­nos. Ejem­plo de ello es el pa­vi­men­to con ta­ri­ma de pino na­tu­ral, las ori­gi­na­les al­fom­bras rea­li­za­das a me­di­da por Dadà Interiors en ra­fia co­lor ne­gro o los diferentes arre­glos flo­ra­les rea­li­za­dos con plan­tas el jar­dín. La me­sa del co­me­dor rea­li­za­da a me­di­da con ma­de­ra re­cu­pe­ra­da y la­va­da, se com­bi­na con cua­tro si­llas de ma­de­ra ta­pi­za­das en te­la de lino co­lor morado y una lám­pa­ra de sus­pen­sión en mim­bre co­lor na­tu­ral.

la an­ti­gua to­ba CA­TA­LA­NA del sue­lo de sus­ti­tu­ye por ta­ri­ma de pino na­tu­ral

MA­TE­RIA­LES NATURALES

En el interior se res­pe­ta la so­brie­dad y fres­cu­ra que la pro­pia edi­fi­ca­ción res­pi­ra, a través de la co­mu­nión de ma­te­rias naturales co­mo la ma­de­ra del sue­lo o del mo­bi­lia­rio, el la­dri­llo de la chi­me­nea o las fi­bras naturales con las que se fa­bri­can las al­fom­bras cir­cu­la­res ne­gras. Si­guien­do la mis­ma lí­nea que el mo­bi­lia­rio, la ta­pi­ce­ría es­tá fa­bri­ca­da en te­la de li­nos y yu­te de co­lo­res neu­tros y tie­rras.

Ma­te­rias naturales co­mo ma­de­ra, pie­dra o fi­bras naturales se im­po­nen en el pro­yec­to

EL CO­LOR BLAN­CO

El sa­lón com­bi­na va­rios ma­te­ria­les au­tóc­to­nos: pa­vi­men­to con ta­ri­ma de pino na­tu­ral, al­fom­bras rea­li­za­das a me­di­da por Dadà Interiors en ra­fia co­lor ne­gro o los diferentes arre­glos flo­ra­les rea­li­za­dos con plan­tas el jar­dín. La me­sa del co­me­dor rea­li­za­da a me­di­da con ma­de­ra re­cu­pe­ra­da y la­va­da, se com­bi­na con cua­tro si­llas de ma­de­ra ta­pi­za­das en te­la de lino co­lor morado y una lám­pa­ra de sus­pen­sión en mim­bre co­lor na­tu­ral. Una fun­cio­nal chi­me­nea de obra pre­si­de la es­tan­cia, con ob­je­tos en­ci­ma de ella rea­li­za­dos por Òxids, co­mo las le­tras. En fren­te, la me­si­ta de cen­tro Di­na de Dadà In­te­rios fa­bri­ca­da a me­di­da en ma­de­ra re­cu­pe­ra­da. El so­fá de tres pla­zas ta­pi­za­do en te­la de al­go­dón gris, se acom­pa­ña de va­rios co­ji­nes de yu­te ri­be­tea­dos en co­lor ver­de y ca­mel. A sus dos la­dos, las ces­tas de mim­bre fun­cio­nan co­mo me­si­tas au­xi­lia­res, una de ellas con una lam­pa­ri­ta de so­bre­me­sa fa­bri­ca­da en yu­te y per­ga­mino. Las al­fom­bras cir­cu­la­res com­bi­nan con el puf de es­par­to si­tua­do jun­to a la butaca de lec­tu­ra en ma­de­ra re­cu­pe­ra­da y yu­te. A su la­do, la lám­pa­ra de pie re­gu­la­ble Ochio de Dadà Interiors. En la ven­ta­na que da al ex­te­rior, va­rios ob­je­tos de­co­ra­ti­vos. En­tre ellos, una es­tre­lla de hie­rro de Òxids.

El mo­bi­lia­rio apor­ta un AS­PEC­TO na­tu­ral, hu­yen­do de to­nos os­cu­ros y pe­sa­dos

Las pa­re­des, vi­gas, ven­ta­nas y por­ti­co­nes se PIN­TAN de blan­co pa­ra do­tar de luz y am­pli­tud a los es­pa­cios

CON AC­CE­SO AL EX­TE­RIOR

La aco­ge­do­ra co­ci­na cuen­ta con ac­ce­so al am­plio jar­dín a través de una puer­ta con marco de ma­de­ra pin­ta­do de blan­co. Si­guien­do es­ta ga­ma cro­má­ti­ca se co­lo­ca una lám­pa­ra de as­pec­to in­dus­trial col­ga­da del te­cho, que alum­bra una me­sa re­don­da con so­bre de már­mol y es­truc­tu­ra de fierro for­ja­do. Con ella, cua­tro si­llas con co­ji­nes en lino co­lor cru­do. Di­ver­sos ja­rro­nes con plan­tas y flo­res del jar­dín apor­tan la no­ta de co­lor al es­pa­cio. La co­ci­na es­tá equi­pa­da con mo­bi­lia­rio gris con en­ci­me­ra en már­mol blan­co y ti­ra­do­res en aca­ba­do ace­ro inoxi­da­ble ma­te. La zo­na de aguas cuen­ta con un seno en már­mol y dos gri­fos mo­no­man­dos en ace­ro inoxi­da­ble bri­llo, uno de ellos ex­ten­si­ble. Una vitrina de ma­de­ra con­tie­ne to­da la cris­ta­le­ría y va­ji­lla de la vi­vien­da.

TE­CHOS CON VI­GAS

Los dos dor­mi­to­rios de es­ta vi­vien­da es­tán ubi­ca­dos en la plan­ta de arri­ba, don­de tam­bién se si­túa en ba­ño. En una de las ha­bi­ta­cio­nes, los te­chos con vi­gas pin­ta­dos de blan­co con­tras­tan con el co­lor mal­va de las pa­re­des y los tex­ti­les de la ca­ma. Tan­to los co­ji­nes de lino gris pie­dra co­mo la col­cha blan­ca de la ca­ma fue­ron ad­qui­ri­dos en Dadà Interiors. A fin de ilu­mi­nar la es­tan­cia se dis­po­nen dos apli­ques de pa­red rea­li­za­dos con dos ces­tas de mim­bre. A un la­do de la ca­ma se dis­po­ne una pe­que­ña re­pi­sa con una lam­pa­ri­ta Ochio Mi­ni de Dadà Interiors; al otro, una me­si­ta au­xi­liar la­ca­da en ne­gro con un ja­rron­ci­to y flo­res naturales. La ha­bi­ta­ción in­fan­til, por su par­te, es­tá to­tal­men­te pin­ta­da de co­lor blan­co: ven­ta­nas, por­ti­co­nes y te­cho in­clui­dos, a fin de po­ten­ciar la en­tra­da de luz na­tu­ral. En ella, co­lo­res vi­vos co­mo el azul de la si­lla o los co­ji­nes de Dadà Interiors, el ama­ri­llo de los baú­les o el ro­jo de los ca­jo­nes, to­man pro­ta­go­nis­mo. Ade­más, ma­te­ria­les co­mo la ma­de­ra de las dos ca­mas o la del ar­ma­rio de jue­gos tie­nen una gran pre­sen­cia. En el sue­lo, una al­fom­bra a ra­yas mul­ti­co­lor al­ber­ga la zo­na de jue­gos con va­rias ces­tas de mim­bre y un mó­vil ad­qui­ri­do en Òxids.

El con­cep­to en la ac­tua­ción, por par­te del in­terio­ris­ta Pau Benach, de es­ta ca­sa si­tua­da en el Em­por­dà, a po­cos me­tros del mar, ha si­do el res­pe­to a la so­brie­dad y fres­cu­ra que la pro­pia edi­fi­ca­ción y su en­torno res­pi­ran.

En el interior, es­te res­pe­to por la so­brie­dad se ha con­se­gui­do a través de la co­mu­nión de ma­te­rias naturales co­mo ma­de­ra, pie­dra o fi­bras naturales. En cuan­to al mo­bi­lia­rio, se reali­zó de for­ma ar­te­sa­nal en su to­ta­li­dad me­dian­te ma­de­ra vie­ja re­cu­pe­ra­da, tra­ta­da y la­va­da.

To­do ello apor­ta un re­sul­ta­do de as­pec­to muy na­tu­ral y fres­co, hu­yen­do de to­nos os­cu­ros y pe­sa­dos. Si­guien­do la mis­ma lí­nea que el mo­bi­lia­rio, la ta­pi­ce­ría es­tá fa­bri­ca­da ex­clu­si­va­men­te en te­la de li­nos y yu­te de co­lo­res neu­tros y tie­rras. Las pa­re­des, vi­gas, ven­ta­nas y por­ti­co­nes se han pin­ta­do de co­lor blan­co, una to­na­li­dad im­pres­cin­di­ble pa­ra do­tar de luz y sen­sa­ción de am­pli­tud a los es­pa­cios.

El sue­lo de la sa­la de es­tar es­ta­ba pa­vi­men­ta­do con an­ti­gua to­ba ca­ta­la­na muy de­te­rio­ra­da, así que se op­tó por sus­ti­tuir­la con ta­ri­ma de pino na­tu­ral. Se re­pi­te la pre­sen­cia de ma­te­ria­les au­tóc­to­nos de la zo­na con las al­fom­bras cir­cu­la­res de ra­fia, que en co­lor ne­gro rom­pen la uni­for­mi­dad cro­má­ti­ca y apor­tan un pun­to de ori­gi­na­li­dad a la es­tan­cia.

En el ex­te­rior, que por sí mis­mo res­pi­ra paz y al­go de me­lan­co­lía, se ha res­pe­ta­do tan­to la ve­ge­ta­ción au­tóc­to­na, fron­do­sa y un tan­to sal­va­je que ro­dea la ca­sa; co­mo los ma­te­ria­les, por ejem­plo pie­dra de la zo­na en fa­cha­da y mu­ros. En es­te es­pa­cio se co­lo­ca una me­sa de ex­te­rior an­ti­gua re­cu­pe­ra­da, ha­ma­cas de lo­na pro­ven­za­les, gran­des co­ji­nes en el sue­lo a mo­do de col­cho­ne­ta y si­llas de hie­rro de co­lo­res com­bi­na­dos. To­do ello apor­ta un ai­re de ori­gi­na­li­dad al tiem­po se in­te­gra per­fec­ta­men­te en es­te en­torno que trans­por­ta al pa­sa­do. En el am­plio jar­dín de la vi­vien­da, si­tua­do en la en­tra­da de la mis­ma, se dis­po­ne un prác­ti­co co­me­dor ex­te­rior con un con­jun­to de te­ca for­ma­do por una me­sa rec­tan­gu­lar y cua­tro am­plias si­llas a jue­go.

El am­plio sa­lón de la vi­vien­da com­bi­na de ma­ne­ra muy su­til va­rios ma­te­ria­les au­tóc­to­nos. Ejem­plo de ello es el pa­vi­men­to con ta­ri­ma de pino na­tu­ral, las ori­gi­na­les al­fom­bras. La aco­ge­do­ra co­ci­na de la vi­vien­da cuen­ta con ac­ce­so al am­plio jar­dín a través de una puer­ta con marco de ma­de­ra pin­ta­do de blan­co. Si­guien­do es­ta ga­ma cro­má­ti­ca se co­lo­ca una lám­pa­ra de as­pec­to in­dus­trial col­ga­da del te­cho, que alum­bra una me­sa re­don­da con so­bre de már­mol y es­truc­tu­ra de fierro for­ja­do. Con ella, cua­tro si­llas con co­ji­nes en lino co­lor cru­do.

Los dos dor­mi­to­rios de es­ta vi­vien­da es­tán ubi­ca­dos en la plan­ta de arri­ba, don­de tam­bién se si­túa en ba­ño. En una de las ha­bi­ta­cio­nes, los te­chos con vi­gas pin­ta­dos de blan­co con­tras­tan con el co­lor mal­va de las pa­re­des y los tex­ti­les de la ca­ma.

En las ha­bi­ta­cio­nes, los te­chos con VI­GAS blan­cas con­tras­tan con el co­lor mal­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.