En el co­ra­zón del Am­pur­dán

Vivir en el campo - - SUMARIO - FO­TO­GRA­FÍAS: JL HAUS­MANN. TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS.

El mar­co in­com­pa­ra­ble del Am­pur­dán es don­de se en­cuen­tra Mas Ca­rri­let, una ma­sía de 1813 to­tal­men­te re­for­ma­da. La im­po­nen­te fa­cha­da de pie­dra y el ver­de de la ve­ge­ta­ción con­vi­ven con la res­tau­ra­ción lle­va­da a ca­bo ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra­ción y con su­mo cui­da­do. El es­ti­lo tra­di­cio­nal se mez­cla con de­ta­lles con­tem­po­rá­neos.

La ma­sía vi­ve en com­ple­ta ar­mo­nía con sus al­re­de­do­res, el Am­por­dán, don­de po­de­mos en­con­trar pa­ra­jes na­tu­ra­les in­com­pa­ra­bles co­mo las Is­las Me­das o las Ga­va­rres, pue­blos me­die­va­les co­mo Pals o Pe­ra­ta­lla­da que nos trans­mi­ten la historia de épo­cas pa­sa­das o la es­car­pa­da Cos­ta Bra­va. Es­ta ca­sa pai­ral se en­cuen­tra per­di­da den­tro del bos­que tra­di­cio­nal me­di­te­rrá­neo, su gran ex­ten­sión, la en­re­da­de­ra que sube por to­do su con­torno y la pie­dra au­tóc­to­na ha­cen que pa­se des­aper­ci­bi­da y se fun­da con el en­torno. El ex­ten­so y cui­da­do jar­dín per­mi­te un sin­fín de po­si­bi­li­da­des, des­de una agra­da­ble ve­la­da con la fa­mi­lia y ami­gos en el cui­da­do por­che, a una ape­te­ci­ble tar­de so­lea­da de ve­rano tum­ba­do al bor­de de la pis­ci­na o a la prác­ti­ca de su de­por­te pre­fe­ri­do en una de las múl­ti­ples lla­nu­ras.

Con un sim­ple pa­seo por el interior de la ma­sía se pue­de res­pi­rar en to­das y ca­da una de sus es­tan­cias la ar­mo­nía y tran­qui­li­dad que se des­pren­de de la unión en­tre su de­co­ra­ción y la ar­qui­tec­tu­ra. El sa­lón prin­ci­pal cá­li­do, có­mo­do y es­pa­cio­so cum­ple to­dos los cá­no­nes de una gran ma­sía, unas grue­sas pa­re­des de pie­dra con una gran chi­me­nea pre­si­dien­do la sa­la y unas so­brias vigas rús­ti­cas de ma­de­ra trans­ver­sa­les en el te­cho. El gran co­me­dor, igual de cui­da­do hasta el de­ta­lle, com­par­te el es­pí­ri­tu ru­ral, con una de las pa­re­des de pie­dra y la ro­bus­ta me­sa prin­ci­pal pa­ra die­ci­séis co­men­sa­les, ilu­mi­na­da por la her­mo­sa lám­pa­ra col­gan­te. En es­ta zona im­pre­sio­na la cu­bier­ta a doble al­tu­ra de ocho me­tros de al­to. Tan­to en el co­me­dor co­mo en el sa­lón prin­ci­pal, las am­plias ven­ta­nas nos per­mi­ten con­tem­plar la be­lle­za del pai­sa­je ex­te­rior. Ade­más la ca­sa tie­ne diez dor­mi­to­rios, cin­co ba­ños, otros dos sa­lo­nes, la co­ci­na y las golfas con un gran es­tu­dio de dos­cien­tos cin­cuen­ta me­tros cua­dra­dos.

La co­ci­na de es­ti­lo clá­si­co, man­tie­ne la ar­qui­tec­tu­ra tí­pi­ca de las ma­sías, la “vol­ta ca­ta­la­na”. La de­co­ra­ción tie­ne una ba­se de azu­le­jos ori­gi­na­rios de La Bis­bal del Am­por­dán con di­bu­jos flo­ra­les, apar­te de una se­lec­ción de ele­men­tos de­co­ra­ti­vos de co­bre. En la par­te central de la co­ci­na se si­túa un co­me­dor de dia­rio ex­cep­cio­nal, con ca­pa­ci­dad pa­ra do­ce co­men­sa­les, con mo­bi­lia­rio tra­di­cio­nal ca­ta­lán cui­da­do­sa­men­te se­lec­cio­na­do de los an­ti­cua­rios de la zona. La co­ci­na es­tá per­fec­ta­men­te equi­pa­da con to­dos los elec­tro­do­més­ti­cos ne­ce­sa­rios y con una gran ne­ve­ra in­dus­trial, ya que las di­men­sio­nes de la ca­sa y su ca­pa­ci­dad así lo re­quie­ren. El sue­lo de es­ta es­tan­cia fue res­tau­ra­do en la úl­ti­ma reha­bi­li­ta­ción de los años ochen­ta ya que al ser la to­ba ca­ta­la­na muy po­ro­sa, se ha­bía de­te­rio­ra­do mu­cho. La lám­pa­ra col­ga­da del te­cho es un yu­go de bue­yes con­ver­ti­do pa­ra ilu­mi­nar la gran me­sa. La sui­te prin­ci­pal en la se­gun­da plan­ta, es am­plia y dis­po­ne de di­fe­ren­tes am­bien­tes co­mo un rin­cón pa­ra la lec­tu­ra, la zona de des­can­so jun­to a la chi­me­nea, un sa­lón pri­va­do con des­pa­cho y un com­ple­tí­si­mo y gran ba­ño in­de­pen­dien­te con gres por­ce­lá­ni­co ins­ta­la­do en la úl­ti­ma re­for­ma de los años ochen­ta.

54

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.