La Garriga de Castelladral

Es­ta mag­ní­fi­ca edi­fi­ca­ción me­die­val del si­glo XV de la pro­vin­cia de Bar­ce­lo­na, que se en­mar­ca en una ma­jes­tuo­sa fin­ca de­di­ca­da a la ex­plo­ta­ción vi­ní­co­la des­de fi­na­les del si­glo XIX, es hoy el ho­tel La Garriga de Castelladral, una gran ma­sía ro­dea­da de bos

Vivir en el campo - - SUMARIO - TEX­TOS: LIDIA JU­DI­CI. FO­TO­GRA­FÍAS: RUSTICAE.

Mon­tse­rrat, Albert, Jor­di y Nú­ria, jun­to con sus dos pre­cio­sas hi­jas, son los in­te­gran­tes de la fa­mi­lia que re­gen­ta es­ta mag­ní­fi­ca ma­sía, con­ver­ti­da hoy en un ho­tel con en­can­to. La Garriga es un es­pa­cio pa­ra vi­vir la na­tu­ra­le­za, la ali­men­ta­ción, las per­so­nas, la tie­rra, la fa­mi­lia... un lu­gar pa­ra re­cu­pe­rar sen­sa­cio­nes que pa­re­cen per­di­das des­de ha­ce tiem­po, in­mer­sos en el día a día, la vi­da rá­pi­da y la fal­ta de tiem­po. La Garriga es un lu­gar tran­qui­lo don­de ex­pe­ri­men­tar la vi­da del cam­po, co­nec­tar con la na­tu­ra­le­za y en­con­trar la cal­ma en el mo­men­to presente

LA MA­SÍA La Era es uno de los es­pa­cios con más en­can­to de La Garriga. Sus 400m2 es­tán acom­pa­ña­dos por el an­ti­guo Pa­jar, in­de­pen­dien­te de la ca­sa. Lo más es­pec­ta­cu­lar de es­te es­pa­cio son las mag­ní­fi­cas vis­tas que con­vier­ten la Era en un bal­cón a la mon­ta­ña de Mon­tse­rrat y a sus al­re­de­do­res. Lo que an­ti­gua­men­te ser­vía pa­ra la ma­ni­pu­la­ción y el tra­ta­mien­to del grano, ac­tual­men­te es un lu­gar úni­co pa­ra dis­fru­tar de unas pues­tas de sol inol­vi­da­bles. El an­ti­guo Pa­jar de la ma­sía, si­tua­do jun­to a la Era se ha con­ver­ti­do en el co­me­dor del ho­tel. Sus pa­re­des de pie­dra y sus bo­ni­tas vis­tas a Mon­tse­rrat lo han con­ver­ti­do en un es­pa­cio muy ín­ti­mo, cá­li­do y con mu­cho en­can­to. La Al­ma­za­ra es el an­ti­guo lu­gar de la ca­sa dedicado a la pro­duc­ción del acei­te y que hoy se ha con­ver­ti­do en la sa­la de es­tar de la ma­sía. Aún se con­ser­van en

la sa­la el mo­lino de pie­dra y la pren­sa de acei­te ori­gi­na­les que da­tan del si­glo XIX. La pren­sa se con­ser­va in­tac­ta en la sa­la y en ella se en­cuen­tra una ins­crip­ción que dice “Joan Al­si­na 1858”, un an­ti­guo pro­pie­ta­rio que hi­zo cons­truir la her­mo­sa pren­sa. La bi­blio­te­ca de la ma­sía es ín­ti­ma, aco­ge­do­ra y lle­na de li­bros por des­cu­brir. Los cá­li­dos co­lo­res de su de­co­ra­ción ha­cen de es­te es­pa­cio un lu­gar idó­neo pa­ra la lec­tu­ra, des­can­sar y per­der el tiem­po en­tre li­bros. En la bo­de­ga ori­gi­nal de la ca­sa en­con­tra­mos in­men­sas bo­tas de ma­de­ra que da­tan del año 1748, cuan­do la ca­sa se de­di­ca­ba ple­na­men­te a la pro­duc­ción del vino. Des­de el oto­ño de 2010 es­te es­pa­cio se ha con­ver­ti­do en el bar del ho­tel, el “Ho­nesty Bar”. Aquí se pue­de dis­fru­tar de una am­plia se­lec­ción de vinos, li­co­res, ca­fés y tés, ser­vi­dos por los mis­mos hués­pe­des en cual­quier mo­men­to, pa­ra sen­tir­se co­mo en ca­sa.

EL HO­TEL Y EL RES­TAU­RAN­TE

El ho­tel dis­po­ne de vein­te ha­bi­ta­cio­nes úni­cas y di­fe­ren­tes: Sui­te, La Pe­que­ña, Ar­co, La Gran­de, Te­ja­dos, Sa­bi­na, In­dia, Ca­ba­llos, La­na, Vino, Acei­te, Ma­de­ra, Tri­go, Miel, to­das ellas lu­jo­sa­men­te equi­pa­das. El ho­tel ade­más cuen­ta con un ser­vi­cio de Spa pri­va­do pa­ra go­zar en ex­clu­si­vi­dad con la pa­re­ja o la fa­mi­lia. El res­tau­ran­te de la ma­sía es­tá si­tua­do en el an­ti­guo pa­jar de la ca­sa con pre­cio­sas vis­tas a la mon­ta­ña de Mon­tse­rrat. Su co­ci­na es de tra­di­ción re­no­va­da y en ella se uti­li­zan pro­duc­tos de la tie­rra y de pro­xi­mi­dad. De su huer­to eco­ló­gi­co se ob­tie­nen bue­ní­si­mas ver­du­ras. El acei­te y el vino que se uti­li­za es de la co­mar­ca y la miel la fa­bri­ca las abe­jas de la ma­sía. Albert Ló­pez Hos­ta es el Chef. Una per­so­na muy crea­ti­va, apa­sio­na­da por su tra­ba­jo y fiel a una co­ci­na tra­di­cio­nal y fres­ca. Su es­ti­lo de co­ci­na es de tra­di­ción re­no­va­da. No le gus­ta per­der nun­ca de vis­ta el ca­mino de la sim­pli­ci­dad y la au­ten­ti­ci­dad, pre­fie­re siem­pre co­ci­nar un po­llo de co­rral, cria­do en li­ber­tad y bien asa­do co­mo el que ha­cía su abue­la.

El ho­tel dis­po­ne de vein­te ha­bi­ta­cio­nes úni­cas y di­fe­ren­tes

84

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.