‘Up in the Air’

VOGUE (Spain) - - AGOSTO - Eu­ge­nia de la To­rrien­te

Es­toy a 10.000 me­tros del sue­lo. Otra vez. Co­mo una ver­sión más fes­ti­va y con ma­le­ta me­nos es­que­má­ti­ca del per­so­na­je de Geor­ge Cloo­ney en Up in the Air. De­jo atrás una se­ma­na de la mo­da de la al­ta cos­tu­ra de Pa­rís en la que rei­na la con­fu­sión. Na­die dis­cu­te que la mo­da es­tá in­mer­sa en el caos y es­tos días han si­do un ex­ce­len­te ejem­plo de ello, con pre­sen­ta­cio­nes de has­ta tres tem­po­ra­das y otras tan­tas dis­ci­pli­nas dis­tin­tas so­la­pán­do­se en el calendario. Ha­ce unos años, una pre­gun­ta muy re­cu­rren­te pa­ra rom­per el hie­lo y ma­tar el tiem­po en las es­pe­ras de los des­fi­les so­lía ser: «¿Qué co­lec­ción te ha gus­ta­do más?». Por suer­te pa­ra mí, que lo odia­ba, ya ca­si na­die te pre­gun­ta eso. Ima­gino que se­rá por­que to­do el mun­do an­da muy ata­rea­do tra­tan­do de en­ten­der si lo que sea que es­te­mos a pun­to de ver de­be ca­li­fi­car­se co­mo cos­tu­ra, se­mi­cos­tu­ra o prêt-à-por­ter y/o en des­ci­frar si se tra­ta de oto­ño/in­vierno 2017, cru­ce­ro o pri­ma­ve­ra/ve­rano 2018.

Aca­so sea por el hip­nó­ti­co efec­to del mu­lli­do col­chón de nu­bes que pa­re­ce lis­to pa­ra abra­zar­me al otro la­do de la ven­ta­ni­lla, pe­ro to­do eso no me pro­du­ce aho­ra mis­mo desa­zón al­gu­na. El alu­vión de mar­cas de pret-à-por­ter, de ac­ce­so­rios y de jo­ye­ría nu­trien­do el an­ti­gua­men­te her­mé­ti­co calendario de la al­ta cos­tu­ra es in­ter­pre­ta­do a me­nu­do co­mo un sím­bo­lo de la de­ca­den­cia de la in­dus­tria. Yo di­ría que, so­bre to­do, de­mues­tra que so­mos los pri­vi­le­gia­dos pro­ta­go­nis­tas de una re­vo­lu­ción. En la mo­da, co­mo en ca­si cual­quier otro sec­tor, la trans­for­ma­ción es ab­so­lu­ta. Y, aun­que to­do el mun­do en­tien­de que to­ca mo­ver­se, na­die tie­ne ni idea de cuál es la di­rec­ción que lle­va a la sa­li­da y cuál la que con­du­ce al pre­ci­pi­cio.

Las co­lec­cio­nes pa­ra la tem­po­ra­da que se ave­ci­na -su­po­nien­do que ha­blar de es­ta­cio­nes si­ga te­nien­do sen­ti­do­son un cla­ro re­fle­jo de es­te alo­ca­do es­ta­do ge­ne­ral. ¡Plu­mas! ¡Pe­lu­ches y co­lo­res pas­tel pa­ra in­vierno! ¡Tra­jes! ¡Pas­ti­che de dé­ca­das! ¡Plás­ti­cos! To­das las ocu­rren­cias son po­si­bles y nin­gu­na es­tá pros­cri­ta, siem­pre que se ten­ga cu­rio­si­dad y ga­nas. No pue­de ne­gar­se que es un te­rreno fér­til en di­ver­sión, crea­ti­vi­dad y ori­gi­na­li­dad. Ex­ci­tan­te. So­bre to­do, por­que es un mo­men­to abier­to co­mo nin­guno an­tes a la di­ver­si­dad. La di­so­lu­ción de las con­ven­cio­nes de gé­ne­ro es­tá im­pac­tan­do en la mo­da des­de lo cir­cuns­tan­cial (¿por qué se­pa­rar las se­ma­nas de la mo­da y las pro­pias co­lec­cio­nes?) has­ta lo fun­da­men­tal (¿qué va­li­dez tie­ne hoy un sis­te­ma es­té­ti­co bi­na­rio y res­tric­ti­vo?).

Por eso es­te nú­me­ro de agos­to es un can­to a esa li­ber­tad en el ar­ma­rio, co­mo en la vi­da. Una ce­le­bra­ción de la mo­da co­mo un vehícu­lo pa­ra que ca­da uno cons­tru­ya su iden­ti­dad y su es­ti­lo co­mo le plaz­ca. Una re­cu­pe­ra­ción del más au­tén­ti­co y sig­ni­fi­ca­ti­vo de los mu­chos po­de­res de la mo­da. Son tiem­pos apa­sio­nan­tes pa­ra in­ten­tar en­con­trar un ca­mino pro­pio. Las au­to­pis­tas han des­apa­re­ci­do en­tre la bru­ma, el pi­lo­to au­to­má­ti­co ya no fun­cio­na y to­ca con­du­cir con nues­tro ins­tin­to. Y, des­de aquí arri­ba, to­do pa­re­ce po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.