Re­no­var el gé­ne­ro

Con su ape­lli­do co­mo úni­ca eti­que­ta, el di­se­ña­dor Juan­jo Oli­va lan­za una nue­va fir­ma que com­bi­na crea­cio­nes pa­ra hom­bre y mu­jer y en las que abra­za una nue­va mo­der­ni­dad don­de la sas­tre­ría y la cos­tu­ra con­vi­ven en ar­mo­nía.

VOGUE (Spain) - - INSIDERS -

El as­fal­to de Ma­drid ar­de. La ola afri­ca­na de ca­lor que des­de ha­ce se­ma­nas aso­la la ciu­dad es el pre­sa­gio de una ca­ní­cu­la in­só­li­ta pa­ra el mes de ju­nio. Al re­fu­gio de la ga­le­ría acris­ta­la­da con sue­los de már­mol de la ca­sa-pa­la­cio del in­terio­ris­ta Lo­ren­zo Castillo, el equi­po de Vo­gue Es­pa­ña acom­pa­ña a Juan­jo Oli­va (Ma­drid, 1971) y a su mu­sa, la mo­de­lo Ma­ri­na Pé­rez, mien­tras pre­pa­ran el ma­te­rial pa­ra po­ner en mar­cha la se­sión de fotos que ilus­tra es­te re­por­ta­je. Esa mis­ma ma­ña­na, el di­se­ña­dor ate­rri­za­ba pro­ce­den­te de Nue­va York, don­de ha pa­sa­do una se­ma­na de «tra­ba­ja­cio­nes», co­mo él mis­mo de­fi­ne, tér­mino que ha to­ma­do pres­ta­do de su ami­ga la pe­rio­dis­ta Ra­quel Sán­chez-Sil­va. Un des­tino que vi­si­ta a me­nu­do jun­to a su pa­re­ja, el tam­bién di­se­ña­dor Jeff Bar­gues. «La ex­cu­sa es­ta vez era vi­si­tar la ex­po­si­ción de Rei Ka­wa­ku­bo en el Me­tro­po­li­tan», re­co­no­ce. «An­tes nos gus­ta­ba cu­rio­sear por las tien­das y los gran­des al­ma­ce­nes pa­ra sa­ber qué es­ta­ban ha­cien­do otras mar­cas pe­ro, de un tiem­po a es­ta par­te, ob­ser­var có­mo se vis­te la gente en la ca­lle nos re­sul­ta mu­cho más in­tere­san­te». Pa­ra lle­var a ca­bo es­te pe­cu­liar tra­ba­jo de cam­po so­cio­ló­gi­co, Juan­jo dis­fru­ta, por ejem­plo, apos­tán­do­se a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na fren­te a la pa­ra­da de me­tro de Bed­ford Ave­nue, en Wi­lliams­burg, de­jan­do que el des­fi­le de tran­seún­tes le sor­pren­da. «Ver có­mo se lle­va la ro­pa en un con­tex­to real es un ejer­ci­cio y una in­quie­tud que los di­se­ña­do­res no nos po­de­mos per­mi­tir ol­vi­dar nun­ca», cuen­ta. Es­ta ne­ce­si­dad de to­mar­le el pul­so a la reali­dad ac­tuó co­mo un re­sor­te cuan­do co­men­zó a plan­tear­se su co­lec­ción o/i 2017-18 que pre­sen­tó el pa­sa­do mes de fe­bre­ro. «Me di cuen­ta de que to­do te­nía que ser más cer­cano, de que mi fir­ma ne­ce­si­ta­ba co­nec­tar con las ne­ce­si­da­des del pú­bli­co a pie de ca­lle», afir­ma. Dis­pues­to a aban­do­nar esa zo­na de con­fort, to­mó la pri­me­ra de­ci­sión cru­cial: cam­biar de no­men­cla­tu­ra, re­du­cien­do su eti­que­ta a un con­tun­den­te y so­no­ro Oli­va. «Sue­na a es­pa­ñol, por­que eso es al­go que no quie­ro per­der, pe­ro no cae en el tó­pi­co. Ade­más, me vin­cu­la con lu­ga­res que sien­to muy pro­pios, co­mo el Me­di­te­rrá­neo, su luz, los ma­ti­ces del mi­ni­ma­lis­mo de las Is­las Ba­lea­res y su ar­qui­tec­tu­ra. Es un nom­bre de fa­mi­lia que tam­bién me ha­ce sen­tir que he al­can­za­do un gra­do con­si­de­ra­ble de ma­du­rez», sen­ten­cia.

Han trans­cu­rri­do die­ci­sie­te años des­de que se lan­za­ra en so­li­ta­rio, tras li­cen­ciar­se en Di­se­ño de Mo­da en IADE y un pe­rio­do de cin­co años jun­to a Sy­bi­lla. Esa sen­sa­ción de al­can­zar por fin la edad adul­ta le in­va­dió tras una con­ver­sa­ción con Lau­ren San­to Do­min­go en la que es­ta uti­li­zó un sí­mil es­tu­dian­til inequí­vo­co. «Aca­bas de ter­mi­nar el co­le­gio y vas a pa­sar a la uni­ver­si­dad. Aho­ra es

« Oli­va es­tá de­di­ca­do a ofre­cer pren­das de

uso co­ti­diano con una do­sis de ori­gi­na­li­dad, que no re­sul­ten abu­rri­das, con las que quie­ro cu­brir el va­cío ca­ren­te de es­ti­lo que hay en­tre la mo­da

ca­sual y la al­ta cos­tu­ra »

cuan­do vas a pa­sár­te­lo bien», co­men­tó. Es­ta ac­ti­tud es la que Juan­jo quie­re trans­mi­tir tam­bién a su equi­po pa­ra afron­tar la nue­va eta­pa. «La media de edad de la gente de mi es­tu­dio es­tá en­tre los vein­te y los trein­ta años. En­tien­den la mo­da des­de otra pers­pec­ti­va y eso es bueno pa­ra una em­pre­sa que no pue­de en­ve­je­cer con­mi­go, que de­be te­ner su pro­pio rit­mo vi­tal. No quie­ro ser el cen­tro de la mar­ca, ten­go cua­ren­ta y cin­co años y no ne­ce­si­to se­guir ali­men­tan­do mi ego, esa fa­ce­ta ya la ten­go cu­bier­ta. Aho­ra me con­si­de­ro un je­fe de ta­ller que coor­di­na. Creo que la fi­gu­ra del di­rec­tor crea­ti­vo om­ni­po­ten­te es al­go pa­sa­do de mo­da», ad­mi­te.

Cua­tro días des­pués vol­ve­mos a ver­nos, es­ta vez en el apar­ta­men­to que Oli­va tie­ne en el ba­rrio de Cham­be­rí, pa­ra se­guir ha­blan­do de sus «re­tos au­to­im­pues­tos» co­mo el de ha­ber afron­ta­do por pri­me­ra vez la ta­rea de di­se­ñar ro­pa de hom­bre, que com­bi­nó sin fi­su­ras con las sa­li­das fe­me­ni­nas del pri­mer des­fi­le que pre­sen­ta­ba ba­jo es­ta nue­va eti­que­ta. «Me ape­te­cía mu­cho ha­cer­lo por­que que­ría tra­ba­jar otros pa­rá­me­tros, bus­car nue­vos có­di­gos y des­co­di­fi­car el con­cep­to de mo­da uni­sex», con­fie­sa. Va­que­ros, su­da­de­ras con capucha, y cha­que­to­nes con­vi­ven sin in­mu­tar­se con blu­sas de vo­lan­tes, fal­das pli­sa­das y ves­ti­dos con trans­pa­ren­cias y cor­tes es­tra­té­gi­cos. «Es­ta co­lec­ción tra­za una lí­nea», ex­pli­ca grá­fi­ca­men­te ex­ten­dien­do los bra­zos. «A un la­do es­tá la sas­tre­ría mas­cu­li­na y al otro, la cos­tu­ra de mu­jer. To­do lo que con­ver­ge en el cen­tro [di­ce unien­do las ma­nos] es el prê­tà-por­ter que am­bos com­par­ten».

Que se tra­te de pie­zas bá­si­cas y emi­nen­te­men­te ur­ba­nas no le ha im­pe­di­do do­tar­las de cier­to ca­rác­ter sar­to­rial, aña­dien­do, por ejem­plo, tul en las cos­tu­ras de los va­que­ros o frun­ci­dos en los jer­séis de al­go­dón. «Oli­va es­tá de­di­ca­do a ofre­cer pren­das de uso co­ti­diano pe­ro con una do­sis de ori­gi­na­li­dad con las que quie­ro cu­brir ese va­cío abu­rri­do y ca­ren­te de es­ti­lo que hay hoy en el pun­to me­dio en­tre la mo­da ca­sual y la al­ta cos­tu­ra», re­su­me. Otro de­ba­te que el di­se­ña­dor no quie­re es­qui­var es la co­men­ta­da es­té­ti­ca sin gé­ne­ro de la que se ha­bló tras el des­fi­le. «La ro­pa, por sí so­la, no tie­ne se­xo. Mien­tras es­tá col­ga­da en la per­cha es ino­cua, es la uti­li­dad que ca­da uno le da­mos lo que la de­fi­ne. Lo que me pa­re­ce un atra­so es que, a es­tas al­tu­ras, to­da­vía sea po­lé­mi­co ju­gar con la am­bi­va­len­cia de gé­ne­ro, por­que es al­go que se lle­va ha­cien­do dé­ca­das en la mo­da».

Ha si­do su ne­ce­si­dad de in­te­lec­tua­li­zar la be­lle­za lo que ha guia­do siem­pre el tra­ba­jo de Juan­jo, pres­cin­dien­do an­te to­do de ar­ti­fi­cios aje­nos a su sa­ber ha­cer. Por eso, aho­ra más que nun­ca, eli­mi­nar el rui­do y la pre­ten­sión es su ob­je­ti­vo pri­mor­dial en lo que él atis­ba co­mo un nue­vo co­mien­zo. «Sien­to que ca­mino ha­cia una nue­va mo­der­ni­dad, don­de no hay fil­tros y soy yo mis­mo. Oli­va es un pro­yec­to que se de­fien­de so­lo, con na­tu­ra­li­dad y pu­re­za», con­clu­ye. Ál­va­ro Fer­nán­dez-Es­pi­na

La ro­pa no tie­ne se­xo. « Mien­tras es­tá col­ga­da en la per­cha es ino­cua, es la uti­li­dad que ca­da uno le da­mos lo que la de­fi­ne. Lo que me pa­re­ce un atra­so es que a es­tas al­tu­ras to­da­vía sea po­lé­mi­co ju­gar con la am­bi­va­len­cia de gé­ne­ro »

Juan­jo Oli­va po­sa con su mu­sa, la mo­de­lo Ma­ri­na Pé­rez. Él lle­va su­da­de­ra de Ale­xan­der Wang; pan­ta­lón de Oli­va; y re­loj de Car­tier. Ella, top y fal­da, am­bos de Oli­va.

La ac­ti­tud es la cla­ve que de­fi­ne las nue­vas pren­das de la co­lec­ción de Juan­jo Oli­va. Ma­ri­na Pé­rez lle­va blu­sa con vo­lan­tes, de Oli­va; y pen­dien­tes de Ouib­you.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.