Tu­yo, mío, nues­tro

¿De­sa­pa­re­ce­rán las se­ma­nas de la mo­da di­vi­di­das por se­xos? Ca­da vez más fir­mas se su­man a los des­fi­les mix­tos. Una apues­ta es­té­ti­ca que tam­bién tie­ne una ex­pli­ca­ción co­mer­cial.

VOGUE (Spain) - - INSIDERS -

Na­da en la vi­da es­tá es­cri­to en pie­dra, to­do se pue­de cam­biar», can­ta­ba Shir­ley Man­son, vo­ca­lis­ta de Gar­ba­ge en 2001. La can­ción en cues­tión, An­drogyny, abor­da­ba el te­ma de las nue­vas for­mas de se­xua­li­dad, y lo ha­cía des­de un inofen­si­vo en­fo­que, pu­ra­men­te lú­di­co, cu­yo men­sa­je po­dría ha­ber ser­vi­do co­mo ban­da so­no­ra pa­ra al­gu­nos de los des­fi­les que han te­ni­do lu­gar en los úl­ti­mos me­ses. La res­tric­ción de gé­ne­ro que has­ta aho­ra se im­po­nía co­mo pa­trón de con­duc­ta ha co­men­za­do a di­luir­se y, pa­ra mues­tra, la úl­ti­ma se­ma­na de la mo­da mas­cu­li­na de Mi­lán, en la que se pre­sen­tó la tem­po­ra­da pri­ma­ve­ra/ve­rano 2018. Die­sel Black Gold fue una de las mar­cas en­car­ga­das de dar el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da a un calendario en el que la he­te­ro­ge­nei­dad ya se adi­vi­na­ba co­mo la tó­ni­ca do­mi­nan­te. Agol­pa­das en el backs­ta­ge du­ran­te los mi­nu­tos pre­vios a co­men­zar, May­ka Merino, Ki­ki Wi­llems o Mar­jan Jonk­man, en­tre otras ca­ras re­cu­rren­tes de los cir­cui­tos fe­me­ni­nos, es­pe­ra­ban su turno ro­dea­das del res­to del elen­co mas­cu­lino. Sin em­bar­go, no era la pri­me­ra vez que la fir­ma ita­lia­na, fun­da­da por Ren­zo Ros­so en 1978, trans­gre­día las nor­mas es­ta­ble­ci­das. En edi- cio­nes pre­vias de los des­fi­les de hom­bre ya ha­bían apro­ve­cha­do pa­ra in­cluir unos po­cos looks de mu­jer a mo­do de pin­ce­la­da de lo que se­ría la si­guien­te co­lec­ción. Pe­ro es­ta vez la fu­sión era com­ple­ta, una con­fe­sión que ha­cía An­dreas Mel­bos­tad, di­rec­tor crea­ti­vo de Die­sel Black Gold des­de 2013: «Por fin, el mo­men­to pa­ra los des­fi­les mix­tos ha lle­ga­do. Ren­zo y yo lle­vá­ba­mos va­rios años ha­blán­do­lo y pen­san­do la me­jor for­ma de ha­cer­lo y sen­ti­mos que, hoy, el mun­do ya es­tá pre­pa­ra­do». En es­ta de­ci­sión no se han que­da­do so­los: Bur­berry, Bot­te­ga Ve­ne­ta, Guc­ci o Ds­qua­red2, en­tre otros, se han subido tam­bién a un ca­rro que plan­tea mul­ti­tud de cues­tio­nes. Des­de las me­ta­fí­si­cas co­mo si pue­de la mo­da ais­lar­se del gé­ne­ro, has­ta las más mun­da­nas, co­mo si las se­ma­nas de la mo­da de hom­bre ven ame­na­za­da su exis­ten­cia. Na­ta­lie King­ham, di­rec­to­ra de com­pras de Mat­che­sFas­hion.com, re­co­no­ce que es­to es so­lo el prin­ci­pio. «No me ex­tra­ña­ría que ca­da vez vié­ra­mos más es­te

« Si los com­pra­do­res pue­den ver la co­lec­ción dos me­ses an­tes que con el calendario an­te­rior, hay más tiem­po pa­ra la pro­duc­ción » Ds­qua­red2

ti­po de pre­sen­ta­cio­nes», re­co­no­ce. «En el fon­do re­sul­ta es­ti­mu­lan­te ver esa dua­li­dad en­tre am­bos se­xos, es­ti­lís­ti­ca­men­te ha­blan­do. En mi equi­po a me­nu­do compramos pren­das de hom­bre pa­ra la sec­ción de mu­jer, es­pe­cial­men­te mar­cas co­mo Myar, Ve­te­ments o Mar­ti­ne Ro­se», co­men­ta.

De­jan­do a un la­do la cues­tión que las co­lec­cio­nes mix­tas han pues­to so­bre la me­sa, la ma­nio­bra co­mer­cial que ya­ce de­trás de es­ta uni­fi­ca­ción no es nin­gún se­cre­to. Los her­ma­nos Ca­ten, de Ds­qua­red2, re­co­no­cen ha­ber op­ta­do por es­te for­ma­to por­que se adap­ta me­jor al rit­mo de la in­dus­tria. «Si los com­pra­do­res pue­den ver la co­lec­ción dos me­ses an­tes de lo que es­ta­ba es­ti­pu­la­do en el calendario an­te­rior, hay más tiem­po pa­ra la pro­duc­ción. Ade­más, las lí­neas fe­me­ni­nas siem­pre lle­gan an­tes a tien­da». Pe­ro no se tra­ta so­lo de una ló­gi­ca eco­nó­mi­ca y es­tra­té­gi­ca. «Así po­de­mos tra­ba­jar me­jor los con­cep­tos sin te­ner que sal­tar de un des­fi­le a otro en cues­tión de muy po­cas se­ma­nas», ase­gu­ran. Una sen­da que abrió en 2016 Ch­ris­top­her Bai­ley, di­rec­tor crea­ti­vo de Bur­berry, re­du­cien­do sus des­fi­les a dos por año: «Es­tos cam­bios nos per­mi­ten cons­truir una me­jor co­ne­xión en­tre la ex­pe­rien­cia que se crea con el es­pec­tácu­lo y el mo­men­to en que el clien­te pue­de acer­car­se per­so­nal­men­te a ex­plo­rar las pie­zas», sen­ten­cia el bri­tá­ni­co. Ál­va­ro Fer­nán­dez-Es­pi­na

A la iz­da., mo­de­los en el backs­ta­ge de Ds­qua­red2; ba­jo es­tas lí­neas y aba­jo a la iz­da., imá­ge­nes an­te­rio­res al des­fi­le de Die­sel Black Gold en Mi­lán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.