LA MI­RA­DA DIS­CRE­TA

Ins­pi­ra­da en los acom­pa­sa­dos mo­vi­mien­tos de la dan­za con­tem­po­rá­nea, Ro­sa Es­te­va cons­tru­ye pa­ra su fir­ma, Cor­ta­na, una co­lec­ción es­ti­val al ser­vi­cio del cuer­po fe­me­nino.

VOGUE (Spain) - - INSIDERS -

En un rin­cón del pen­sa­mien­to de Ro­sa Es­te­va (Pal­ma de Ma­llor­ca, 1975) bai­la Mart­ha Graham, aje­na al tiem­po y al es­pa­cio. La som­bra on­du­lan­te de la co­reó­gra­fa es­ta­dou­ni­den­se es tan alar­ga­da que la fun­da­do­ra y di­rec­ti­va crea­ti­va de Cor­ta­na la ci­ta co­mo re­fe­ren­cia pri­mor­dial de su co­lec­ción p/v 2017. «Na­da es más re­ve­la­dor que un mo­vi­mien­to», de­cía Graham. Y es pre­ci­sa­men­te eso lo que en­cie­rran las pren­das de Es­te­va: «Flui­dez, so­brie­dad y sen­sua­li­dad». Las se­das es­tam­pa­das con las acua­re­las que ella mis­ma pin­ta, las ga­sas su­per­pues­tas que ta­mi­zan el cuer­po o los tu­les de­gra­da­dos en to­nos em­pol­va­dos son los ins­tru­men­tos de los que se sir­ve pa­ra obrar su ma­gia par­ti­cu­lar, con la que ya ha cum­pli­do quin­ce años co­mo re­fe­ren­te en la in­dus­tria. «Des­de el co­mien­zo, nues­tra in­ten­ción ha si­do que las mu­je­res se sien­tan a gus­to con­si­go mis­mas, se­gu­ras y en ar­mo­nía, sin que las pren­das eclip­sen ni su fi­gu­ra ni su per­so­na­li­dad, so­lo acom­pa­ñán­do­las y de­ján­do­les to­do el pro­ta­go­nis­mo», cuen­ta. Apar­ta­da del fre­né­ti­co rit­mo que ac­tual­men­te im­pe­ra en la mo­da, don­de las ten­den­cias com­pi­ten atro­pe­lla­da­men­te en­tre sí, la ma­llor­qui­na pre­fie­re crear una es­té­ti­ca que se pro­lon­ga en el tiem­po y as­pi­ra a tras-

cen­der. «Ten­go la con­vic­ción de que la ver­da­de­ra be­lle­za no ca­du­ca, al­go que com­par­to con las clien­tas que se acer­can a Cor­ta­na. Es un pro­yec­to per­so­nal que par­te de mi vi­sión de la mu­jer. Bus­ca­mos la ex­ce­len­cia y eso re­quie­re su tiem­po. La fi­na­li­dad de la mar­ca no es el con­su­mo rá­pi­do», sen­ten­cia.

En­vuel­ta por la luz y la cal­ma del es­tu­dio bar­ce­lo­nés en el que se ins­ta­ló en 2011, Es­te­va pro­yec­ta su inequí­vo­co espíritu me­di­te­rrá­neo y ce­le­bra una fi­lo­so­fía de con­fec­ción re­po­sa­da que ha di­ver­si­fi­ca­do al mer­ca­do nup­cial y que, des­de ha­ce va­rias tem­po­ra­das, tam­bién ex­por­ta al ex­tran­je­ro. «He­mos lo­gra­do un equi­li­brio en­tre in­dus­tria y crea­ti­vi­dad, ade­más de ha­ber des­per­ta­do el de­seo in­ter­na­cio­nal por lo he­cho en Es­pa­ña», con­clu­ye.

« Nues­tra in­ten­ción es que las mu­je­res se sien­tan a gus­to con­si­go mis­mas, se­gu­ras y en ar­mo­nía »

Mart­ha Graham fo­to­gra­fia­da por Ed­ward Stei­chen, en 1933, re­pre­sen­tan­do su co­reo­gra­fía Pri­mi­ti­ve Mys­te­ries. A la iz­da. y aba­jo, di­se­ños de p/v 2017 de Cor­ta­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.