El em­bru­jo de Shang­hái

Con una tra­di­ción fa­mi­liar de ca­si sie­te dé­ca­das, que ya al­can­za la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción, Long­champ apro­ve­cha el año del gallo pa­ra afian­zar su re­la­ción con Asia abrien­do la pri­me­ra tien­da in­sig­nia en la ciu­dad chi­na

VOGUE (Spain) - - INSIDERS -

Ha­cen fal­ta exac­ta­men­te trein­ta y ocho se­gun­dos de as­cen­sor pa­ra lle­gar des­de el ves­tí­bu­lo del ho­tel Shan­gri-La has­ta la plan­ta cin­cuen­ta y cin­co, don­de, al abrir­se las puer­tas, los ven­ta­na­les ofre­cen una pa­no­rá­mi­ca com­ple­ta de Shang­hái. «Im­pre­sio­nan­te, ¿ver­dad?», ex­cla­ma Sop­hie De­la­fon­tai­ne, di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca de Long­champ, cu­ya si­lue­ta se recorta al con­tra­luz. Esa mis­ma no­che de abril ejer­ce­rá co­mo an­fi­trio­na en la inau­gu­ra­ción de la pri­me­ra tien­da in­sig­nia que la fir­ma fran­ce­sa abre en la ciu­dad (la más po­bla­da del país, con die­ci­sie­te mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes) y su efer­ves­cen­cia y cos­mo­po­li­tis­mo sir­ven co­mo pa­rá­bo­la per­fec­ta pa­ra la com­pa­ñía, que se ha aden­tra­do en el fu­tu­ro y la mo­der­ni­dad sin per­der de vis­ta su le­ga­do his­tó­ri­co.

La con­cien­cia de los va­lo­res tra­di­cio­na­les es, pre­ci­sa­men­te, un asun­to que a Sop­hie le to­ca muy de cer­ca. Per­te­ne­ce a la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de la sa­ga Long­champ, em­pre­sa fun­da­da por su abue­lo en 1948 co­mo una ca­sa de pi­pas fo­rra­das de piel que ven­dían a los sol­da­dos alia­dos tras la li­be­ra­ción de Pa­rís y que evo­lu­cio­nó co­mo fir­ma de ac­ce­so­rios de cue­ro. Hoy, son mu­chas las fran­ce­sas que lu­cen crea­cio­nes di­se­ña­das por ella, es­pe­cial­men­te del mo­de­lo Le Plia­ge, un bol­so ple­ga­ble de ny­lon que na­ció en 1993 y al que la ca­te­go­ría

de it-bag se le que­da muy cor­to. «Aquí en Chi­na lo de­no­mi­nan el bol­so na­cio­nal de Fran­cia», ex­pli­ca com­pla­ci­da. «Lo cier­to es que en el mer­ca­do ex­tran­je­ro nos per­ci­ben co­mo una mar­ca pu­ra­men­te fran­ce­sa, con un gran éxi­to a ni­vel local». Y no mien­te. Se­gún ci­fras pro­por­cio­na­das por la pro­pia mar­ca, en to­do el pla­ne­ta ven­den diez bol­sos ca­da mi­nu­to. Un fre­ne­sí co­mer­cial fren­te al que han sa­bi­do man­te­ner la ca­li­dad. «No ha­ce­mos na­da con pri­sa. Siem­pre le de­di­ca­mos el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra que las co­sas sal­gan bien».

Jun­to a Sop­hie (que uti­li­za su ape­lli­do de ca­sa­da), el nú­cleo du­ro de Long­champ se com­ple­ta con sus dos her­ma­nos: Jean, di­rec­tor ge­ne­ral, y Oli­vier Cas­se­grain, di­rec­tor co­mer­cial en Es­ta­dos Uni­dos. To­dos ellos se cria­ron en un apar­ta­men­to si­tua­do so­bre la pri­me­ra tien­da que abrió la fir­ma, en el Bou­le­vard Pois­son­niè­re de Pa­rís, don­de des­de muy jó­ve­nes les in­cul­ca­ron los va­lo­res de una mar­ca que apues­ta por el lu­jo op­ti­mis­ta, co­mo de­fi­ne Jean Cas­se­grain. Él ha acom­pa­ña­do a su her­ma­na has­ta Shang­hái pa­ra la oca­sión. Un hi­to que pa­ra ellos re­pre­sen­ta el in­te­rés que Chi­na tie­ne en la mar­ca. «En los úl­ti­mos años el mer­ca­do asiá­ti­co ha ma­du­ra­do os­ten­si­ble­men­te, y la ten­den­cia de bus­car el lo­go ha per­di­do fuer­za. Aho­ra el clien­te es más co­no­ce­dor del pro­duc­to y se in­tere­sa por la ca­li­dad y el sa­ber ha­cer que hay de­trás», cuen­ta. Ellos mis­mos se con­si­de­ran co­mo un au­tén­ti­co la­bo­ra­to­rio del cue­ro, es­pe­cial­men­te des­de que de­ci­die­ron lan­zar­se al mun­do del prêt-à-por­ter en 2006. Al prin­ci­pio con so­lo cin­co pie­zas, prin­ci­pal­men­te cha­que­tas y abri­gos, has­ta lle­gar a una co­lec­ción com­ple­ta que pre­sen­tan fue­ra del cir­cui­to ofi­cial, sin ma­yor afán de pro­ta­go­nis­mo. «Ha si­do una evo­lu­ción muy or­gá­ni­ca. A ve­ces nos de­ja­mos lle­var por la in­tui­ción más que por una es­tra­te­gia co­mer­cial», re­co­no­ce Sop­hie. «Esa es, pro­ba­ble­men­te, la ma­yor ven­ta­ja de no ser una gran cor­po­ra­ción. Tam­po­co es­ta­mos en bol­sa. Y esa li­ber­tad nos apor­ta una gran es­ta­bi­li­dad», aña­de Jean.

El pa­sa­do 28 de enero, Chi­na ce­le­bró el co­mien­zo de un nue­vo año en su calendario, con­sa­gra­do al gallo. Una cir­cuns­tan­cia que no ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­da pa­ra los her­ma­nos Cas­se­grain a la ho­ra de em­bar­car­se en es­ta gran aper­tu­ra. «Sim­bo­li­za la sa­bi­du­ría y la con­fian­za, es el me­jor ne­go­cian­te del horóscopo», cuen­tan. Por eso, a pe­sar de que la bús­que­da de local les ha lle­va­do más de cin­co años, una vez que el es­pa­cio de Nanjing Road es­tu­vo lis­to, qui­sie­ron inau­gu­rar­lo ba­jo los bue­nos au­gu­rios de es­te signo. Y, des­de lue­go, pa­re­ce que el vien­to so­pla a su fa­vor: en oto­ño abri­rán nue­vos es­ta­ble­ci­mien­tos en dos de las ar­te­rias co­mer­cia­les más des­ta­ca­das del mun­do: una tien­da in­sig­nia en la Quinta Ave­ni­da de Nue­va York y una im­pre­sio­nan­te to­rre en la ave­ni­da Omo­te­san­do de To­kio. La par­te crea­ti­va tam­po­co se que­da atrás, con el anun­cio es­te mis­mo mes de una nue­va li­cen­cia de ga­fas de sol y gra­dua­das. Pa­ra ello, Sop­hie tam­bién se ha pues­to al fren­te en lo que al desa­rro­llo crea­ti­vo se re­fie­re, con el mis­mo ob­je­ti­vo de siem­pre: «Ha­cer al­go con ca­rác­ter y per­so­na­li­dad, que a la vez sea sen­ci­llo y prác­ti­co». A. F.-E.

« No ha­ce­mos na­da con pri­sa. Siem­pre le de­di­ca­mos el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra que las co­sas sal­gan bien » Sop­hie De­la­fon­tai­ne

LOS RAS­CA­CIE­LOS DE PUDONG, EL DIS­TRI­TO FI­NAN­CIE­RO DE SHANG­HÁI. IMA­GEN DE LA CO­LEC­CIÓN PRÊT-À-POR­TER P/ V 2017, DE LONG­CHAMP. BOL­SO LE PLIA­GE HÉRITAGE , DE LONG­CHAMP. Sop­hie De­la­fon­tai­ne FA­CHA­DA DE LA TIEN­DA DE LONG­CHAMP EN NANJING ROAD (SHANG­HÁI).

2017. Ale­xa Chung ha si­do du­ran­te las úl­ti­mas sie­te tem­po­ra­das la mu­sa de la fir­ma fran­ce­sa, in­clui­da la ac­tual de p/v. 2010. Co­co Ro­cha po­só en las ca­lles de Nue­va York jun­to a un Bra­co de Wei­mar pa­ra la tem­po­ra­da pri­ma­ve­ra/ve­rano. 2006. Ma­rio So­rren­ti ima­gi­nó a Ka­te Moss co­mo la Bri­git­te Bar­dot del nue­vo mi­le­nio pa­ra la cam­pa­ña oto­ño/in­vierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.