Se­ñor y se­ño­ra ‘trap’

Sin dis­co­grá­fi­ca, con una ima­gen mag­né­ti­ca, vi­deo­clips au­to­pro­du­ci­dos y un po­de­ro­so men­sa­je de li­be­ra­ción, Mue­ve­lo­rei­na ha ro­to In­ter­net.

VOGUE (Spain) - - AGENDA -

Pa­ra quie­nes se acer­quen por pri­me­ra vez al trap, pri­mer con­se­jo: ár­men­se de pa­cien­cia. No hay na­da cla­ro. Ni sus pro­pios emi­sa­rios se re­co­no­cen co­mo ta­les y la co­no­ci­da co­mo pio­ne­ra del gé­ne­ro (Bad Gyal) se apre­su­ra a co­rre­gir que lo su­yo no tie­ne na­da que ver. En los 90 se acu­ñó co­mo la mez­cla de rap con elec­tró­ni­ca. Hoy, las eti­que­tas per­te­ne­cen al pa­sa­do. Es­te fe­nó­meno al­can­za a los mi­llen­nials, pe­ro tam­bién a la ge­ne­ra­ción Z (na­ci­dos a par­tir del 2000), y so­mos los ve­te­ra­nos –y pe­rio­dis­tas– quie­nes in­sis­ti­mos en en­con­trar un tér­mino que de­fi­na a eso que ha­cen y que es­tá rom­pien­do In­ter­net. «Ni trap, ni re­gue­tón, ni cum­bia, ni techno, sino to­do a la vez», ex­pli­ca Kar­ma Ce­re­za (Va­len­cia, 1988), la mi­tad de Mue­ve­lo­rei­na, con­si­de­ra­dos por la in­dus­tria co­mo los nue­vos re­yes de es­te es­ti­lo mu­si­cal tan in­de­fi­ni­do. El pro­yec­to lo com­ple­ta Joa­co (Uru­guay, 1985), que ase­gu­ra: «Nos gus­ta mu­cho la mú­si­ca co­mo pa­ra li­mi­tar­nos a un gé­ne­ro. Has­ta el día que hi­ce la ba­se de Cheap­queen, prác­ti­ca­men­te, no ha­bía es­cu­cha­do trap. Se­gui­mos un es­ti­lo li­bre. Ca­da can­ción es un re­to di­fe­ren­te». Ese fue su pri­mer ví­deo, lo subie­ron a YouTu­be, lo com­par­tie­ron en Fa­ce­book y lle­gó la vi­ra­li­dad (en seis me­ses, es­tán a pun­to de con­se­guir las 300.000 vi­sua­li­za­cio­nes). Pe­ro su con­sa­gra­ción –sí, en la era de In­ter­net pue­de dar­se en cues­tión de me­ses– lle­gó con Vi­vas, un ale­ga­to fe­mi­nis­ta del que Joa­co apos­ti­lla: «El tras­fon­do es de li­be­ra­ción. Ca­da uno lo ha in­ter­pre­ta­do a su ma­ne­ra». A con­ti­nua­ción, Kar­ma com­ple­ta: «Es una crí­ti­ca al pu­dor y a la in­cohe­ren­cia del sis­te­ma en el que vi­vi­mos: es in­creí­ble que mis so­bri­nos pue­dan ver en re­des so­cia­les có­mo ase­si­nan a gente y, sin em­bar­go, la se­xua­li­dad o la des­nu­dez sean un te­ma ta­bú o re­ser­va­do pa­ra ma­yo­res de 18 años. Si ha­blá­se­mos con más na­tu­ra­li­dad, des­de la edu­ca­ción, nos

aho­rra­ría­mos mu­chas des­gra­cias que no de­be­rían es­tar pa­san­do». Bel­ce­bú es mi ami­go, le he in­vi­ta­do a en­trar / Pa’ que se di­vier­ta con la sin­ra­zón / De en­se­ñar ma­sa­cres y dro­gas y al­cohol / Y sien­do alar­mis­ta por ver un pe­zón, can­tan. Un men­sa­je po­de­ro­so pre­sen­ta­do en un no me­nos po­ten­te vi­deo­clip ro­da­do en­tre Las Ve­gas, San Fran­cis­co y Los Án­ge­les.

Si al­go tie­nen en co­mún las vo­ces de la mú­si­ca ur­ba­na que triun­fa en la red es que se tra­ta de jó­ve­nes de ba­rrios con­flic­ti­vos que han he­cho de es­to su me­jor mar­ca. Di­fe­ren­te es el ca­so de Mue­ve­lo­rei­na: Kar­ma es­tu­dió Pu­bli­ci­dad y tra­ba­ja en una agen­cia; Joa­co, por su par­te, se for­mó en mul­ti­me­dia. ¿Hi­po­cre­sía? «Es cier­to que ven­go de una fa­mi­lia que me ha po­di­do dar una edu­ca­ción en un co­le­gio y uni­ver­si­dad de pa­go, pe­ro no creo que ten­ga más va­lor el de dón­de vie­nes co­mo el cuán­to es­tás dis­pues­to a ha­cer», di­ce ella, a lo que su pa­re­ja su­ma: «To­dos te­ne­mos un or­de­na­dor e In­ter­net. Exis­te una de­mo­cra­ti­za­ción de la crea­ción. Hoy con tu­to­ria­les apren­des a gra­bar un te­ma. La cu­rio­si­dad no es una cues­tión de cla­ses ni de ba­rrios». Afir­man que no sa­ben cuán­to aguan­ta­rá el ti­rón, pe­ro ra­pe­ros a los que ad­mi­ran, co­mo Be­jo, Frank T o la fa­lle­ci­da Ga­ta Cat­ta­na, les han pro­fe­sa­do pú­bli­ca­men­te ad­mi­ra­ción. Su debut en un es­ce­na­rio fue en la sa­la Razz­ma­tazz de Bar­ce­lo­na. «Tie­nen un con­cep­to ar­tís­ti­co muy com­ple­to, un so­ni­do di­fí­cil de eti­que­tar y son un buen ejem­plo del espíritu DIY ( do it your­self) de los jó­ve­nes de hoy. Me chi­fla que sus le­tras no sean ofen­si­vas, en un mun­do de dro­gas y se­xo, ellos in­ten­tan ha­cer le­tras pa­ra des­per­tar al per­so­nal», com­par­te Mi­quel Sa­nahu­ja, pro­mo­tor de la sa­la bar­ce­lo­ne­sa. «Que el pri­mer con­cier­to que das en tu vi­da sea ahí te da un ca­ché. Y, si no es ca­ché, por lo me­nos es po­der de­cir­le a mis hi­jos que una vez es­tu­ve ahí arri­ba. Ya me pa­re­ce mu­cho», con­clu­ye la rei­na de es­te bai­le. Pa­tri­cia Mo­reno

« La crea­ción se ha de­mo­cra­ti­za­do. La cu­rio­si­dad no es cues­tión de cla­ses » Joa­co

Kar­ma Ce­re­za y Joa­co, pa­re­ja per­so­nal y pro­fe­sio­nal, son los ar­tí­fi­ces del fe­nó­meno Mue­ve­lo­rei­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.