ATRE­VER­SE A DES­CO­NEC­TAR

Son mu­chos los que, en­gan­cha­dos a las re­des so­cia­les, han per­di­do la ca­pa­ci­dad pa­ra re­la­cio­nar­se ca­ra a ca­ra. Al­gu­nos, in­clu­so, ya han di­cho bas­ta

VOGUE (Spain) - - AGENDA - En­ric Puig Pun­yet es doc­tor en Fi­lo­so­fía, di­rec­tor del Ins­ti­tu­tin­ter­net.org y autor de La gran adic­ción (ed. Ar­pa).

En 2015 vo­lé a Lon­dres pa­ra vi­si­tar a Marc, un co­le­ga de la Uni­ver­si­dad que es­tu­vo tra­ba­jan­do en una ga­le­ría en Hack­ney. Aun­que ha­cía tiem­po que no nos veía­mos, no ha­bía­mos de­ja­do de com­par­tir con­ver­sa­cio­nes. Ven­ci­mos la dis­tan­cia gra­cias a las tec­no­lo­gías, a Fa­ce­book y What­sApp. Pe­ro al to­par­me de nue­vo con él, le vi dis­tin­to: me pa­re­ció que es­ta­ba en otro mun­do.

La pri­me­ra no­che allí, nos fui­mos de co­pas, y en­ton­ces me di cuen­ta del sig­ni­fi­ca­do de mi pri­me­ra sen­sa- ción: Marc no es­ta­ba ahí con­mi­go, es­ta­ba en un mun­do vir­tual, le­jos del pub. Tan­to se acos­tum­bró a re­la­cio­nar­se de esa for­ma que ya no era ca­paz de trans­for­mar nues­tras con­ver­sa­cio­nes en lí­nea a una más real, ca­ra a ca­ra. Que so­lo le ha­bla­ra una per­so­na a la vez era de­ma­sia­do li­neal pa­ra los nue­vos há­bi­tos, de­ma­sia­do es­ca­so pa­ra la elo­gia­da mul­ti­ta­rea. Mi co­le­ga se veía obli­ga­do a in­te­rrum­pir a ca­da fra­se la es­pon­ta­nei­dad del mo­men­to y el lu­gar. Ca­da so­ni­do de su mó­vil po­día ser la apro­ba­ción, el pul­gar o gui­ño de­fi­ni­ti­vo a mil

pre­gun­tas abier­tas en In­ter­net. Y su­pe que eso no so­lo le afec­ta­ba en las con­ver­sa­cio­nes ca­ra a ca­ra, sino en el co­rrec­to desa­rro­llo de su tra­ba­jo. Fren­te al or­de­na­dor, era in­ca­paz de con­cen­trar­se más de cin­co mi­nu­tos sin re­fres­car su pá­gi­na de Fa­ce­book, per­pe­tua­men­te abier­ta, o sin echar una ojea­da al te­lé­fono.

Un año más tar­de, cuan­do nos re­en­con­tra­mos, me con­tó preo­cu­pa­do que su de­pen­den­cia de la red se ha­bía ex­ten­di­do a si­tios tan dis­pa­res co­mo Happn o Po­ké­mon Go. A ca­da vi­bra­ción del mó­vil, le in­va­día la ur­gen­cia por sa­ber si era una chi­ca o un Po­ké­mon quien se cru­za­ba en su ca­mino. Ese fue el de­to­nan­te que me lle­vó a re­fle­xio­nar so­bre es­te fe­nó­meno y so­bre la gente que, har­ta de ello, ha que­ri­do des­co­nec­tar. Em­pe­za­mos a abrir los ojos an­te esa es­pi­ral de re­co­no­ci­mien­to en la que he­mos caí­do y con la que ga­na­mos muy po­co. Per­de­mos pro­gre­si­va­men­te nues­tra ha­bi­li­dad por fo­ca­li­zar y pro­fun­di­zar; tam­bién el con­trol so­bre nues­tro tiem­po; los mo­men­tos va­cíos en los que nos abu­rría­mos o nos pre­gun­tá­ba­mos acer­ca de la vi­da; e in­clu­so la ca­pa­ci­dad de re­la­cio­nar­nos en per­so­na con los de­más. Con la lle­ga­da de las re­des so­cia­les, he­mos que­ri­do ser nues­tros pro­pios cro­nis­tas. La pro­fe­cía de Andy War­hol se ha­bía cum­pli­do: aho­ra ya to­dos po­de­mos ser fa­mo­sos. Pe­ro esa fan­ta­sía tam­bién nos sal­pi­ca: las re­des nos lle­van a la so­le­dad y a de­pen­der del re­co­no­ci­mien­to; nos en­gan­chan al dis­po­si­ti­vo de turno y nos ale­jan del mun­do.

Esos, a los que he lla­ma­do ex­co­nec­ta­dos, apues­tan por re­cu­pe­rar el mun­do fí­si­co y se reapro­pian de esas ca­pa­ci­da­des per­di­das: la aten­ción, la orien­ta­ción, la im­pro­vi­sa­ción. A me­di­da que les fui co­no­cien­do y en­tre­vis­tan­do pa­ra las pá­gi­nas de La gran adic­ción (Ar­pa, 2016), fui com­par­tien­do al­gu­nos de sus ar­gu­men­tos y de­ci­dí des­co­nec­tar­me has­ta don­de me per­mi­tie­ron mi vi­da y mi tra­ba­jo: me lim­pié de re­des y me des­hi­ce del te­lé­fono con In­ter­net. Al ha­cer­lo ex­pe­ri­men­té, co­mo ellos, los es­tig­mas a los que se en­fren­tan. El mun­do se ha acos­tum­bra­do tan­to a la so­bre­ex­po­si­ción que des­con­fía de los que no se mues­tran ni vo­cean sus pri­va­ci­da­des.

Es­ta es la nue­va for­ma de cen­su­ra: se re­le­ga al ol­vi­do a aque­llos que no com­par­ten cons­tan­te­men­te su vi­da con ellos. Lo que ignoran de los ex­co­nec­ta­dos es que se han acer­ca­do más a sus se­res que­ri­dos y sa­ben que esa es­pi­ral de re­co­no­ci­mien­to mu­tuo tar­de o tem­prano nos lle­va­rá al más ab­so­lu­to in­di­vi­dua­lis­mo. En­ric Puig

« El mun­do se ha acos­tum­bra­do tan­to a la so­bre­ex­po­si­ción que des­con­fía de los que no se mues­tran ni vo­cean sus pri­va­ci­da­des »

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.