EL VIAJE DE TESTINO.

El fo­tó­gra­fo y su co­lec­ción.

VOGUE (Spain) - - News - Tex­to: Al­ber­to Pin­te­ño.

Me ali­men­to del mun­do del arte. Abre mis ojos a co­sas nue­vas y cam­bia mi con­cien­cia». Conocemos el mun­do de Ma­rio Testino (Li­ma, Pe­rú, 1954) vis­to a tra­vés de la len­te de la cá­ma­ra, de las vi­bran­tes imágenes que ador­nan las pá­gi­nas de las prin­ci­pa­les re­vis­tas del mun­do y de los re­tra­tos que han de­fi­ni­do y re­de­fi­ni­do nues­tra per­cep­ción de las fi­gu­ras más in­flu­yen­tes de nues­tro tiem­po. Pe­ro mien­tras Testino es co­no­ci­do en to­do el mun­do por su fotografía, su com­ple­ta in­mer­sión en el am­plio mun­do del arte, co­mo co­lec­cio­nis­ta y fi­lán­tro­po, es una his­to­ria aún no con­ta­da. Y hoy nos ha­ce un hue­co en su apre­ta­da agenda pa­ra ha­blar de ella. Des­de ha­ce más de tres dé­ca­das ase­gu­ra que no su­fre jet lag, pues no sa­be lo que es vi­vir más de cin­co días se­gui­dos en un mis­mo lu­gar. Del pa­la­cio de Buc­king­ham a la is­la más re­mo­ta del Pa­cí­fi­co. Del bohe­mio dis­tri­to de Ba­rran­co de su Li­ma na­tal al Tras­té­ve­re de la ri­be­ra oes­te del Tí­ber. Don­de­quie­ra que la vida le ha lle­va­do, des­de que lle­ga­se a Lon­dres co­mo un des­co­no­ci­do de 22 años de edad, ha via­ja­do por to­do el mun­do co­mo el fo­tó­gra­fo más co­di­cia­do de su ge­ne­ra­ción. Allí don­de fue se su­mer­gió en la es­ce­na del arte lo­cal, com­pro­me­tién­do­se con ga­le­rías y ar­tis­tas, y ad­qui­rien­do obras que le ha­bla­ban sin im­por­tar­le la fa­ma y la es­ta­tu­ra del crea­dor. «Co­men­cé a com­prar fotografía en los años 80 –nos ase­gu­ra Ma­rio–, qui­zá a me­dia­dos, que fue cuando ya te­nía re­cur­sos pa­ra ello». La co­lec­ción de Testino co­men­zó con una fotografía muy par­ti­cu­lar, un re­tra­to de Vi­vien Leigh por el su­rrea­lis­ta An­gus McBean. Su en­fo­que ini­cial era ha­cer aco­pio de obras de prin­ci­pios y me­dia­dos del si­glo XX an­tes de pa­sar a fo­tó­gra­fos más con­tem­po­rá­neos, y téc­ni­cos, co­mo An­drés Serrano, Nan Gol­din, Adam Fuss y Thomas De­mand, en­tre otros. «Mien­tras iba con­for­man­do mi co­lec­ción, un buen ami­go mío, John­nie Shand Kydd [otro de los gran­des fo­tó­gra­fos de la es­ce­na in­gle­sa y her­ma­nas­tro de Dia­na de Ga­les], me di­jo: ‘Que­rría pre­sen­tar­te al ga­le­ris­ta Sa­die Co­les, por­que po­drías se­guir com­pran­do fotografía, pe­ro qui­zá no so­lo a fo­tó­gra­fos, sino tam­bién a ar­tis­tas ex­cep­cio­na­les que usan la fotografía co­mo me­dio’ –con­ti­núa Testino–. Por su­pues­to, en ese mo­men­to no en­ten­día en ab­so­lu­to lo que que­ría decir. Pe­ro po­co a po­co com­pren­dí que la esen­cia de la fotografía es la de po­der uti­li­zar­la a tra­vés de ma­ne­ras muy di­fe­ren­tes. Y eso sig­ni­fi­có un apren­di­za­je bru­tal pa­ra mí por­que yo, has­ta en­ton­ces, es­ta­ba emu­lan­do a un mon­tón de fo­to­pe­rio­dis­tas, en el sen­ti­do de que mi­ras algo y lo do­cu­men­tas, sin más».

Atra­vés de Co­les, Ma­rio lle­gó a des­cu­brir un sin­fín de ar­tis­tas ejem­pla­res que usa­ban las len­tes de ma­ne­ras muy dis­tin­tas; crea­do­res co­mo Ri­chard Prin­ce, que hi­zo su­yas y trans­for­mó imágenes de anun­cios y de re­vis­tas bri­llan­tes. «El tra­ba­jo de Prin­ce es in­creí­ble –apos­ti­lla Ma­rio–. He vi­vi­do con su obra col­gan­do so­bre mi ca­ma du­ran­te mu­chos años. Me ha in­fluen­cia­do mu­cho en la forma de pen­sar. La idea de apro­piar­se pa­ra mí fue algo muy nue­vo, por­que siem­pre he si­do muy res­pe­tuo­so con la pro­pie­dad de los de­más, pe­ro nos hi­zo ver co­sas que no es­tá­ba­mos mi­ran­do co­rrec­ta­men­te y nos re­ta­ba a mi­rar­lo to­do de ma­ne­ra di­fe­ren­te». El des­cu­bri­mien­to de Prin­ce mar­có un pri­mer mo­men­to cla­ve en el viaje re­co­lec­tor de Testino, que le lle­vó a ca­si todos los rin­co­nes del mun­do, abra­zan­do obras de to­do ti­po de los ar­tis­tas más im­por­tan­tes del pla­ne­ta. «No siem­pre fue fá­cil. Co­lec­cio­nar arte ha si­do in­tere­san­tí­si­mo pa­ra mí por­que, ob­via­men­te, no siem­pre lo en­ten­día des­de el prin­ci­pio. He si­do muy afor­tu­na­do de con­tar con al­guien co­mo Sa­die Co­les, que me guió, me en­se­ñó y me ayu­dó a en­ten­der­lo, por­que ten­go que decir que, mu­chas ve­ces, mi­ra­ba obras y pen­sa­ba: ‘¡Oh, Dios mío, es­to es te­rri­ble!’, y seis me­ses más tar­de ex­cla­ma­ba: ‘¡Oh, Dios mío, es­to es asom­bro­so!’».

El ar­tis­ta con­cep­tual ale­mán Wolf­gang Till­mans, la fan­ta­sía del sui­zo Ugo Ron­di­no­ne, los re­tra­tos es­ti­li­za­dos de la es­ta­dou­ni­den­se Eli­za­beth Pey­ton o los des­nu­dos de Thomas Ruff han si­do otros de sus gran­des des­cu­bri­mien­tos. «Ruff, por ejem­plo, me abrió real­men­te los ojos por­que, en la fotografía, es­tá­ba­mos muy im­pul­sa­dos por la per­fec­ción; ha­cien­do que se vea bien, con una per­fec­ta ilu­mi­na­ción y exposición, de­bi­da­men­te com­pues­to, y él de­cons­tru­ye imágenes a sus pí­xe­les más bá­si­cos. Aho­ra vi­vo en un cons­tan­te desafío. Mi­ro di­fe­ren­te las co­sas que me han en­se­ña­do. Si ha­go lo con­tra­rio a lo que creo pue­do ser mu­chí­si­mo me­jor». Si bien su co­lec­ción es in­ter­na­cio­nal en su ám­bi­to, es al mis­mo tiem­po in­con­fun­di­ble­men­te la de un pe­ruano apa­sio­na­do y or­gu­llo­so, que cuen­ta con los ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos la­ti­noa­me­ri­ca­nos más im­por­tan­tes del mo­men­to, co­mo los bra­si­le­ños Adria­na Ve­ra­jão y Vik Mu­niz, el co­lom­biano Ós­car Mu­ri­llo, y los pe­rua­nos Wi­lliam Cor­do­va y Mi­guel Agui­rre. «Lo más im­por­tan­te pa­ra mí es que co­men­cé a co­lec­cio­nar ar­tis­tas jó­ve­nes, me ob­se­sio­né mu­chí­si­mo con ellos. Mi com­pra se aso­cia­ba con que los ar­tis­tas de­bían es­tar aún vi­vos, por­que les

« Sa­die Co­les me en­se­ñó a en­ten­der el arte. Mu­chas ve­ces mi­ra­ba obras y pen­sa­ba: ‘¡Oh, Dios mío, es­to es te­rri­ble!’, y seis me­ses más tar­de ex­cla­ma­ba: ‘Oh, Dios mío, es­to es asom­bro­so!’ »

es­ta­ba com­pran­do bas­tan­te tem­prano y apos­tan­do por per­so­nas de las que aún no te­nía prue­bas. Mi di­ne­ro fi­nal­men­te iba a co­sas que po­dían te­ner éxi­to o no, pe­ro me emo­cio­nó ese pro­ce­so con ca­da uno de los ar­tis­tas, có­mo par­ti­ci­pa­ba en sus ca­rre­ras, en su desa­rro­llo y en el cre­ci­mien­to de ca­da uno. Y ten­go que decir que tam­bién todos ellos me sor­pren­die­ron con lo que hi­cie­ron», ase­gu­ra con fer­vor Testino.

Hoy, es­ta co­lec­ción de más de 25 años se ha tra­du­ci­do en ca­si un mi­llar de obras de don­de be­be Testino. Y, co­mo pre­mi­sa, ase­gu­ra que «al igual que la fotografía es un vehículo pa­ra vi­vir nue­vos mo­men­tos, ir a nue­vos lu­ga­res, co­no­cer per­so­nas nue­vas y así su­ce­si­va­men­te, el arte es un pro­ce­so de en­cuen­tro y des­cu­bri­mien­to. Pe­ro el arte nun­ca es es­tá­ti­co». Por ello, el fo­tó­gra­fo lan­za Sha­ke it Up, una exposición, y la ven­ta de­fi­ni­ti­va en subas­ta, de más de 400 obras que for­man par­te de es­ta co­lec­ción per­so­nal. Di­ri­gi­da y di­se­ña­da por él, la mues­tra re­ve­la­rá el diá­lo­go cons­tan­te y vi­vaz del fo­tó­gra­fo con los me­jo­res ar­tis­tas de nues­tro tiem­po, de 45 na­cio­na­li­da­des di­fe­ren­tes: de Georg Ba­se­litz a Ru­dolf Stin­gel, de Gil­bert & Geor­ge a Cindy Sher­man. Del 8 al 13 de sep­tiem­bre, Testino se ha­rá car­go de las ga­le­rías lon­di­nen­ses de Sot­heby’s con una se­rie de char­las en las que con­ta­rá con ami­gos y co­la­bo­ra­do­res del mun­do del arte, la moda y la fotografía pa­ra ha­blar de ins­pi­ra­ción y co­lec­cio­nis­mo. Y los días 13 y 14 se llevarán a ca­bo dos subas­tas de arte con­tem­po­rá­neo, a las que se­gui­rán dos subas­tas on­li­ne: la pri­me­ra, so­bre obras en pa­pel; la se­gun­da, cen­tra­da en las fo­to­gra­fías co­lec-

cio­na­das por Testino. «He es­ta­do re­co­lec­tan­do obras du­ran­te más de 25 años y ja­más ven­dí na­da –co­men­ta el fo­tó­gra­fo–. Aho­ra es la pri­me­ra vez que he de­ci­di­do ven­der la obra por­que ten­go una ra­zón pa­ra ello: de­vol­ver a la co­mu­ni­dad to­do lo que ella me dio. No sé có­mo pue­do ex­pli­car lo di­fí­cil que es pa­ra mí se­pa­rar­me de las obras, pe­ro es­te es un gran ejer­ci­cio pa­ra des­pren­der­me de mis per­te­nen­cias con el fin de sa­tis­fa­cer ma­yo­res am­bi­cio­nes. Ten­go de­ma­sia­das obras de las que no que­ría des­ha­cer­me. Sin em­bar­go, sien­to que es el mo­men­to de que se va­yan y sean vi­vi­das por al­guien más. Sien­to que las he con­su­mi­do y no quie­ro afe­rrar­me a ellas por su va­lor eco­nó­mi­co o his­tó­ri­co. Cuando cie­rras una puer­ta, otra se abre. Y creo que es im­por­tan­te de­jar­lo ir pa­ra per­mi­tir así que otras nue­vas co­sas lle­guen. Es­pe­ro que el pú­bli­co sien­ta y apo­ye el tra­ba­jo que es­ta­mos ha­cien­do en mi casa, Pe­rú».

Apa­sio­na­da­men­te im­pli­ca­do con su país, cons­cien­te de su ri­ca his­to­ria, Testino se com­pro­me­tió a nu­trir la es­ce­na ar­tís­ti­ca pe­rua­na, crean­do nue­vas po­si­bi­li­da­des pa­ra los ar­tis­tas lo­ca­les de ex­po­ner y dar­se a co­no­cer in­ter­na­cio­nal­men­te y co­lo­can­do a Li­ma en el ma­pa co­mo des­tino cul­tu­ral. Con es­te fin, en 2012 Testino fun­dó MATE, un mu­seo sin áni­mo de lu­cro a don­de irán di­ri­gi­dos todos los be­ne­fi­cios de las ven­tas de las obras subas­ta­das con el pro­pó­si­to de lle­var al mu­seo al si­guien­te pel­da­ño. «Bá­si­ca­men­te, lo que he des­cu­bier­to es que la vida te ele­va a un ni­vel don­de, de re­pen­te, tie­nes mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad», con­ti­núa Ma­rio. «No creo que la ra­zón de mi éxi­to sea te­ner más co­sas. Creo que pue­do ha­cer alog pa­ra di­fe­ren­ciar a mi país; ayu­dar es ca­si una obli­ga­ción. Mi mu­seo lle­va abier­to cua­tro años y ya es una par­te im­pres­cin­di­ble del pai­sa­je cul­tu­ral de Li­ma y de Pe­rú. Quie­ro con­ti­nuar ex­pan­dien­do el im­pac­to de MATE a las in­dus­trias crea­ti­vas de aquí y se­guir pro­mo­vien­do la cul­tu­ra pe­rua­na fue­ra de nues­tras fron­te­ras. Al re­cau­dar es­te di­ne­ro voy a ser ca­paz de efec­tuar las in­ver­sio­nes de ca­pi­tal que ne­ce­si­ta­mos pa­ra desa­rro­llar los pro­gra­mas cul­tu­ra­les y te­ner el im­pac­to que deseo».

La exposición de re­tra­tos de Testino que la Na­tio­nal Por­trait Ga­llery de Lon­dres reali­zó en 2002 atra­jo más vi­si­tan­tes que cual­quier otra mues­tra en la his­to­ria del mu­seo en su mo­men­to. Char­les Sau­ma­rez Smith, en­ton­ces di­rec­tor de la NPG, com­pa­ró a Testino con los ar­tis­tas de la cor­te y con re­tra­tis­tas co­mo Hol­bein o Rey­nolds. Es­ta vez, la co­lec­ción no so­lo tra­za su viaje crea­ti­vo, sino tam­bién su viaje fí­si­co a tra­vés de la vida. Un re­cla­mo más pa­ra que la mues­tra, y subas­ta, re­ci­ba igual aco­gi­da.

1. Subs­trat 9 11, de Thomas Ruff (2002). 2. Cut­ting Hand (The ar­tist and his mo­del), de Vla­di­mir Du­bos­sarsky & Alexander Vi­no­gra­dov (1998).

1. Ma­rio Testino re­tra­ta­do por Elliott Hund­ley, en el es­tu­dio de es­te (Nue­va York, 2008). 2. Der Abs­prung (Re­mix), de Georg Ba­se­litz (2007). 3. Fa­ca­de Split Ray I, de Tau­ba Auer­bach (2013).

4. San­do­kan is Back und Na­bob Dan­du­pant, de Jo­nat­han Mee­se (1998). 5. To Be Titled (Ad­di­ti­ve Pain­ting), de Mark Ha­gen (2012).

1. Un­titled (NR 80), de Thomas Schei­bitz (2004). 2. Th­ree-peat, de Dan Co­len (2008). 3. Blind Vi­vien, de Dou­glas Gor­don (2002).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.