Pa­re­ja de tres

VOGUE (Spain) - - Agenda -

Un po­de­ro­so trío – Ve­ró­ni­ca Eche­gui, Quim Gu­tié­rrez y Au­ra Ga­rri­do– y mu­chas ten­sio­nes no re­suel­tas apun­ta­lan el es­pe­ra­do es­treno oto­ñal de La nie­bla y la don­ce­lla.

Sus­pen­se y hon­du­ra emo­cio­nal se dan la mano en un th­ri­ller sem­bra­do de pis­tas ¿fal­sas? que po­ne a prue­ba la pe­ri­cia del es­pec­ta­dor. El re­cla­mo, cer­ti­fi­car si es­ta cin­ta es la me­jor adaptación al cine de la fa­mo­sa sa­ga de no­ve­la negra de Lo­ren­zo Sil­va y de­ci­dir si Quim Gu­tié­rrez (Bar­ce­lo­na, 1981) y Au­ra Ga­rri­do (Ma­drid, 1989) – en es­te ca­so, acom­pa­ña­dos de Ve­ró­ni­ca Eche­gui (Ma­drid, 1983)–, son los Be­vi­lac­qua y Cha­mo­rro de­fi­ni­ti­vos. El pun­to de par­ti­da, la no­ve­la homónima – La nie­bla y la

don­ce­lla, aquí di­ri­gi­da por An­drés M. Kop­pel y ro­da­da en las Is­las Ca­na­rias–; una his­to­ria que jue­ga al des­pis­te ca­da mi­nu­to a raíz del des­cu­bri­mien­to de un ca­dá­ver, y los inevi­ta­bles des­en­cuen­tros de estos tres in­ves­ti­ga­do­res de la Guar­dia Ci­vil en un ca­so que ya le­van­tó am­po­llas años atrás por la pre­sun­ta im­pli­ca­ción de un po­lí­ti­co lo­cal. Fue pre­ci­sa­men­te el rea­lis­mo de la his­to­ria lo que cap­tó el in­te­rés de Au­ra, quien ha acu­di­do a la ci­ta de Vogue Es­pa­ña jun­to a sus com­pa­ñe­ros de re­par­to: «Co­no­ci­mos a miem­bros de la po­li­cía ju­di­cial y son gen­te muy nor­mal, que tra­ba­ja con aná­li­sis de da­tos. Na­da que ver con la es­pec­ta­cu­la­ri­dad que mues­tran las pe­lí­cu­las». Cons­trui­do so­bre una te­sis am­bi­va­len­te, uno de los in­te­rro­gan­tes que plan­tea el film es si el co­lor es­tá en la mi­ra­da y no en aque­llo que se mi­ra: «To­do de­pen­de de la pers­pec­ti­va –va­lo­ra Ve­ró­ni­ca–. Cuando ves que ca­da personaje ges­tio­na de mo­do di­fe­ren­te un mis­mo asun­to te plan­teas si lo que tú ves co­mo un pro­ble­ma qui­zá otro no lo vea co­mo una opor­tu­ni­dad».

Sus­ten­ta­da so­bre las ba­jas (y no tan ba­jas) pa­sio­nes, la pe­lí­cu­la apun­ta al mie­do co­mo fac­tor des­en­ca­de­nan­te. «Hay una re­la­ción muy es­tre­cha en­tre es­te y la fal­ta de em­pa­tía. Cuando nues­tras in­se­gu­ri­da­des nos ab­sor­ben no res­pon­de­mos a las ne­ce­si­da­des ajenas, lo que ge­ne­ra mie­do en los otros. Es una pes­ca­di­lla que se muer­de la co­la. Vi­vi­mos en una so­cie­dad muy con­di­cio­na­da por el mie­do», con-

clu­ye Au­ra. Ve­ró­ni­ca la se­cun­da: «Cuando ca­re­ces de au­to­es­ti­ma no das a tus ne­ce­si­da­des el lu­gar que me­re­cen, vi­ves bus­can­do la apro­ba­ción». Es uno de los pun­tos cla­ve en una tra­ma que avan­za a tra­vés de la fric­ción de sus dos per­so­na­jes, y que la pro­pia Au­ra de­fi­ne co­mo an­ti­pa­tía más que ri­va­li­dad. «Nos han me­ti­do has­ta en la so­pa esa teo­ría ab­sur­da de que las mu­je­res com­pe­ti­mos en­tre no­so­tras. Pe­ro la com­pe­ten­cia es la mis­ma en­tre hom­bres, hom­bres y mu­je­res, o en­tre pe­rros. No es algo es­pe­cí­fi­ca­men­te fe­me­nino». Ve­ró­ni­ca tam­po­co en­tra en el jue­go: «Al­gu­na vez me ha pa­sa­do, pe­ro yo lo des­ac­ti­vo rá­pi­da­men­te». Ambas coin­ci­den en que las si­tua­cio­nes lí­mi­te que plan­tea el ar­gu­men­to fa­ci­li­tan la pro­fun­di­za­ción en los afec­tos. «Cuando se da una vi­ven­cia co­mún muy du­ra o es­pe­cial se ge­ne­ran la­zos que de otro mo­do ha­brían tar­da­do en for­jar­se», apun­ta Au­ra. Quim tam­bién alu­de a esos la­zos cu­ya lec­tu­ra inevi­ta­ble pa­sa por la pul­sión se­xual: «Be­vi­lac­qua, mi personaje, arras­tra un di­vor­cio, un hi­jo al que ve po­co y ape­nas es­pa­cio pa­ra las re­la­cio­nes per­so­na­les. En­fren­tar­se a un ca­so en el que el se­xo es­tá tan pre­sen­te im­pac­ta so­bre su ra­cio­na­li­dad y le ha­ce cues­tio­nar­se: ‘¿De­be­ría te­ner no­via?’, ‘¿Cuán­to tiem­po ha­ce que no ten­go una re­la­ción se­xual agra­da­ble?’. Me in­tere­sa­ba la pér­di­da de con­trol», con­fie­sa Quim, quien aña­de de buen hu­mor: «Sí, lo sé; me atraen los ca­mi­nos emo­cio­na­les jo­di­dos». Una re­fle­xión que inevi­ta­ble­men­te de­ja una pro­me­sa en el ai­re: es­te es­treno pro­me­te. Car­men Co­ci­na

«Nos han me­ti­do has­ta en la so­pa esa teo­ría ab­sur­da de que las mu­je­res com­pe­ti­mos en­tre no­so­tras. Pe­ro la com­pe­ten­cia es la mis­ma en­tre hom­bres» Au­ra Ga­rri­do

Au­ra lle­va americana Pie­rre (410 €); y blu­sa Lyon (286 €), ambas de Mass­cob. Quim, jer­sey Boms­treet, de San­dro (ver pre­cio); y abri­go de pa­ta de ga­llo, de Her­mès (3.900 €). Ve­ró­ni­ca, jer­sey de rom­bos, de Clau­die Pier­lot (195 €).

Au­ra lle­va jer­sey de Her­mès (1.170 €); pan­ta­lón de Ma­je (185 €); y de­por­ti­vas de Man­go (29,99 €). Quim, jer­sey Idil­park (100 €) y pan­ta­lón Bu­lling­ton (120 €), am­bos de Ame­ri­can Vin­ta­ge. Ve­ró­ni­ca, top de Isa­bel Ma­rant Étoi­le (ver pre­cio); y pan­ta­lón de Clau­die Pier­lot (185 €). Agra­de­ci­mien­tos: Au­to­ci­ne Ma­drid RACE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.