Ves­tir el cambio

VOGUE (Spain) - - Agenda -

Una re­tros­pec­ti­va lle­ga a Ma­drid pa­ra evo­car a Ma­nuel Per­te­gaz, el mo­dis­to que vis­tió la bo­da de la prin­ce­sa Le­ti­zia, di­jo no a Dior y plas­mó los cam­bios de la mu­jer en la Es­pa­ña del si­glo XX.

Sa­turno no siem­pre de­vo­ra a sus hi­jos: en el ca­so de Ma­nuel Per­te­gaz (Ol­ba, 1918; Bar­ce­lo­na, 2014), la moda se guar­da las ga­rras pa­ra dar­le una nue­va vida. El crea­dor tu­ro­len­se, fi­gu­ra cla­ve en el diseño del si­glo XX, sue­le acu­dir a la me­mo­ria co­lec­ti­va cuando se alu­de al ves­ti­do nup­cial que di­se­ñó pa­ra la prin­ce­sa Le­ti­zia, en su en­la­ce de 2004 con el en­ton­ces prín­ci­pe Fe­li­pe. Aho­ra, 75 años des­pués de fun­dar su casa de cos­tu­ra y en la es­te­la de la exposición

ho­me­na­je que le brin­da­ra el Mu­seo Rei­na So­fía en 2004, una ins­ti­tu­ción pú­bli­ca reivin­di­ca nue­va­men­te su le­ga­do. Des­de el 9 de sep­tiem­bre y has­ta el 12 de no­viem­bre, la Co­mu­ni­dad de Ma­drid ofre­ce en la Sa­la Ca­nal de Isa­bel II una re­tros­pec­ti­va so­bre el mo­dis­to que mo­der­ni­zó la cos­tu­ra en la Es­pa­ña fran­quis­ta y so­bre­vi­vió a la lle­ga­da de la pro­duc­ción en se­rie en los años 70. Si bien no es­ta­rá el mo­de­lo de Su Ma­jes­tad, la exposición mues­tra en tres ge­ne­ro­sas sec­cio­nes (al­ta cos­tu­ra, prêt-à-por­ter y moda

«Per­te­gaz fue, ade­más de una gran fi­gu­ra, un es­pe­jo de las mu­je­res en los cam­bios del si­glo XX» Ama­lia Des­cal­zo

nup­cial) me­dio cen­te­nar de pie­zas de ar­chi­vo.

A pe­sar de que en sus úl­ti­mos años se ha­bía re­ti­ra­do a una vida dis­cre­ta, sus 1,58 me­tros de al­tu­ra al­ber­ga­ron has­ta su muer­te, en 2012, una vi­ta­li­dad in­fan­til en con­tras­te con su ex­tre­mo per­fec­cio­nis­mo. Re­mi­so a la vi­sión his­tó­ri­ca o cas­ti­za de sus co­le­gas de pro­fe­sión, en los años se­sen­ta al­zó el vue­lo en pos de una cos­tu­ra ju­ve­nil y mo­der­na, afín al te­rre­mo­to cul­tu­ral en el res­to de Eu­ro­pa. «Des­pués de to­do, las es­pa­ño­las que po­dían per­mi­tir­se via­jar a Pa­rís que­rían ves­tir­se por Ba­len­cia­ga», ex­pli­ca una de las co­mi­sa­rias de la mues­tra, Ama­lia Des­cal­zo. «Per­te­gaz su­po he­chi­zar a una cla­se bur­gue­sa, pri­me­ro en Bar­ce­lo­na, con el Círcu­lo del Li­ceo y, pos­te­rior­men­te, en Ma­drid, don­de abrió su es­ta­ble­ci­mien­to de Her­mo­si­lla en 1948». Mu­je­res co­mo Eli­sa­lex Lö­wens­tein, mar­que­sa viu­da de Ser­da­ño­la, o la pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra Mar­ga­ri­ta Ri­viè­re, sir­vie­ron de mu­sas, clien­tas y con­fe­so­ras al mo­dis­to, pe­ro su vi­sión tam­bién al­can­za­ría al mun­do del es­pec­tácu­lo, vis­tien­do a la mo­de­lo Pat Cle­ve­land pa­ra la ce­re­mo­nia inau­gu­ral de los Jue­gos Olím­pi­cos de Bar­ce­lo­na 1992, o a la can­tan­te Sa­lo­mé en su pe­ri­plo eu­ro­vi­si­vo de 1969. Sus di­se­ños lle­ga­rían a atra­car en Nue­va York, don­de mu­je­res co­mo Jac­que­li­ne Ken­nedy o Ava Gard­ner lu­cie­ron sus ves­ti­dos de cóc­tel, y don­de co­pó edi­to­ria­les en la edi­ción es­ta­dou­ni­den­se de Vogue, y vis­tió pa­ra la len­te de Ir­ving Penn o Nor­man Par­kin­son a las mu­je­res que bau­ti­za­ría co­mo sus cis­nes: Ali­ne Grif­fith, Lauren Hut­ton o Ma­ri­sa Be­ren­son for­ma­ron su olim­po ala­do.

La ne­ga­ti­va de sus­ti­tuir a Christian Dior tras la muer­te de es­te (en oc­tu­bre de 1957) fue, con­tra to­do pro­nós­ti­co, un mo­tor de su es­truc­tu­ra

em­pre­sa­rial, crea­da en 1979 bajo el nom­bre de Dia­go­nal Es­tu­dio. Pe­ro cuando Per­te­gaz se afian­za­ba con un ne­go­cio de cin­co tien­das y sec­cio­na­do en tres di­vi­sio­nes –Al­ta Cos­tu­ra, Bou­ti­que y Ma­lla, se­gún ran­go de pre­cio–, la tran­si­ción al prêt-à-por­ter mar­có un de­cli­ve ge­ne­ra­li­za­do en el sec­tor al que no fue ajeno. Tras aban­do­nar es­te sis­te­ma, su ac­ti­vi­dad so­bre­vi­vió con las mu­je­res que han se­gui­do pe- re­gri­nan­do a su sa­lón, en el 423 de la ave­ni­da Dia­go­nal. «Pe­ro con él, a di­fe­ren­cia de Ba­len­cia­ga, la me­mo­ria his­tó­ri­ca no ha he­cho jus­ti­cia», se­ña­la Des­cal­zo. «Pe­se a la dis­tan­cia en­tre Pa­rís y Ma­drid, en todos los sen­ti­dos, am­bos lle­ga­ron a al­can­zar el mis­mo re­co­no­ci­mien­to», re­ma­ta Raúl Ma­ri­na, el otro co­mi­sa­rio de la exposición. «Pe­ro su re­cha­zo a nom­brar un re­le­vo crea­ti­vo –su in­ten­to con el gui­puz­coano Ion Fiz ape­nas du­ró 10 me­ses– y la fal­ta de una men­te eje­cu­ti­va afín a sus va­lo­res fre­nó su di­fu­sión co­mer­cial». «En cier­to mo­do, nun­ca ju­gó a ser un personaje con el que no se sin­tie­ra bien», ra­zo­nan am­bos. «Él fue, ade­más de una gran fi­gu­ra, un es­pe­jo de las mu­je­res en los cam­bios del si­glo XX». M. Xi­mé­nez

1

3

PER­TE­GAZ EN ‘VOGUE’

1. Edi­to­rial en La Al­ham­bra, por Ray­mun­do de La­rrain, (di­ciem­bre de 1971). 2. En las Cue­vas de Luis Can­de­las, por Henry Clarke (mar­zo de 1954).

3. La con­de­sa de Ro­ma­no­nes, por Bert Stern (ju­nio de 1970).

4. Abri­go ro­jo de 1972, cap­tu­ra­do pa­ra la mues­tra por Eu­ge­nio Re­cuen­co. 4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.