RECUERDOS A FLOR DE PIEL

El aro­ma del jazmín, ca­paz de trans­por­tar a Ca­ro­li­na He­rre­ra de Báez a su idí­li­ca in­fan­cia en la ve­ne­zo­la­na ha­cien­da de La Ve­ga, se con­vier­te en la es­tre­lla de una nue­va co­lec­ción de aguas de per­fu­me. La me­mo­ria ol­fa­ti­va es­tá ser­vi­da.

VOGUE (Spain) - - Vogue Belleza - Pa­lo­ma Abad

Po­co po­día ima­gi­nar Ca­ro­li­na He­rre­ra de Báez (Ca­ra­cas, 1969) que aque­lla pa­san­tía que co­men­zó, ha­ce ca­si dos de­ce­nios, en la em­pre­sa li­de­ra­da por su ma­dre, la diseñadora ve­ne­zo­la­na Ca­ro­li­na He­rre­ra, era el ini­cio de una fruc­tí­fe­ra ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. «No sa­bía ha­cia dón­de iba, ni a dón­de que­ría lle­gar. Ni, por su­pues­to, que se­gui­ría aquí aho­ra», re­cuer­da, en un sa­lón de sus ofi­ci­nas neo­yor­qui­nas, la ac­tual directora crea­ti­va de fra­gan­cias de la fir­ma.

El pri­mer pro­yec­to en el que tra­ba­jó, el per­fu­me 212, cu­yo nom­bre alu­de a un pre­fi­jo te­le­fó­ni­co de Nue­va York, la ciu­dad a la que la fa­mi­lia He­rre­ra se ha­bía tras­la­da­do, des­de Ca­ra­cas, a prin­ci­pios de los ochen­ta, sa­lió al mer­ca­do en 1997. No so­lo fue un éxi­to ins­tan­tá­neo, sino que se con­vir­tió en un pi­lar fun­da­men­tal pa­ra cons­truir una di­vi­sión de fra­gan­cias que ha lle­ga­do a la ma­du­rez en 2016, con las arro­lla­do­ras ci­fras de ven­tas del per­fu­me Good Girl. Aun­que la com­pa­ñía no pro­por­cio­na nú­me­ros, He­rre­ra son­ríe al ad­mi­tir que ha si­do «un bom­ba­zo». Se­gún el si­tio es­pe­cia­li­za­do Bu­si­ness of Fas­hion, ha fac­tu­ra­do un 85% más de lo que se ha­bía fi­ja­do co­mo ob­je­ti­vo, y es, des­de su lan­za­mien­to, uno de los más ven­di­dos del ran­king de la per­fu­me­ría es­pa­ño­la.

Un año an­tes, de ma­ne­ra mu­cho más dis­cre­ta, la ter­ce­ra de las hi­jas de Ca­ro­li­na He­rre­ra (so­lo su her­ma­na Pa­tri­cia, res­pon­sa­ble de pro­yec­tos es­pe­cia­les, se ha su­ma­do con ella al ne­go­cio fa­mi­liar) en­tre­gó su pro­yec­to ol­fa­ti­vo más per­so­nal. Ajenas a to­do el mar­ke­ting que sue­le en­vol­ver los lan­za­mien­tos en la in­dus­tria, las seis fra­gan­cias de He­rre­ra Con­fi­den­tial (una sub­ca­te­go­ría crea­da pa­ra la oca­sión) ce­dían el pro­ta­go­nis­mo a los ingredientes que las com­po­nían. «En el mo­men­to de su crea­ción es­tá­ba­mos pen­san­do en el pú­bli­co de Orien­te Me­dio, pe­ro tu­vie­ron muy bue­na aco­gi­da en to­do el mun­do. Así que aho­ra pre­sen­ta­mos las eaux de toi­let­te: una ver-

sión más fres­ca cu­yo aro­ma tie­ne la du­ra­bi­li­dad de un per­fu­me más in­ten­so», ex­pli­ca He­rre­ra.

Pa­ra el per­fu­mis­ta Ro­dri­go Flores-Roux, que creó Ne­ro­li Bohe­me y He­rre­ra Tu­be­ro­se pa­ra He­rre­ra Con­fi­den­tial en 2015 y a quien Ca­ro­li­na He­rre­ra de Báez co­no­ció en Mé­xi­co mien­tras pre­pa­ra­ba la se­rie do­cu­men­tal Un viaje por los sen­ti­dos (emi­ti­da a fi­na­les de 2014 por Dis­co­very Chan­nel), es­ta evo­lu­ción fres­ca de la lí­nea, la más ex­clu­si­va de la mar­ca, es algo na­tu­ral. «La veo co­mo una de­ri­va­ción de la co­lec­ción muy cohe­ren­te y con­se­cuen­te: al fin y al ca­bo si­gue eli­gien­do los me­jo­res per­fu­mis­tas y ma­te­rias pri­mas del mun­do. Veo una cla­rí­si­ma in­ten­ción de ma­ni­fes­tar­se co­mo una casa de al­ta per­fu­me­ría y con­ti­nuar con su uni­ver­so del lu­jo y la ele­gan­cia».

En estos seis nue­vos aro­mas, la pre­mi­sa se man­tie­ne: ingredientes, ingredientes, ingredientes. De en­tre todos ellos des­ta­ca Blond Jas­mi­ne, con el que se lan­za un ho­me­na­je al jazmín que bien se pue­de en­ten­der co­mo una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes: el jazmín es el olor de Ca­ro­li­na He­rre­ra. «Me ha acom­pa­ña­do des­de la in­fan­cia. En la ven­ta­na de mi ha­bi­ta­ción, en Ca­ra­cas, cre­cía una en­re­da­de­ra cu­yo aro­ma lo im­preg­na­ba to­do. Y ha es­ta­do pre­sen­te en todos mis perfumes», apun­ta­ba la diseñadora (que fun­dó su em­pre­sa en 1981, ani­ma­da por la em­ble­má­ti­ca directora de Vogue Dia­na Vree­land) du­ran­te un pa­se pri­va­do de su co­lec­ción Re­sort 2018, en la que va­rias pie­zas co­rro­bo­ra­ban ese gus­to flo­ral a tra­vés de los es­tam­pa­dos.

He­rre­ra de Báez tam­bién ha co­que­tea­do, fue­ra de la per­fu­me­ría, con las flores blancas. Su co­lec­ción de jo­ye­ría Fa­lling Jas­mi­ne, ela­bo­ra­da en colaboración con el ar­tis­ta Gri­llo De­mo en 2015, em­plea el jazmín «co­mo sím­bo­lo de la belleza y la fe­mi­ni­dad». «Es una flor que, en lo per­so­nal, es­tá car­ga­da de emo­cio­nes. Re­cuer­do su olor en los jar­di­nes de La Ve­ga, en Ve­ne­zue­la, don­de cre­cí, un lu­gar má­gi­co, co­mo de cuen­to», com­par­te.

A la per­fu­mis­ta Nat­ha­lie Cet­to, res­pon­sa­ble de Blond Jas­mi­ne (y tam­bién de Vir­gin Mint, otra de las recién es­tre­na­das fra­gan­cias de la lí-

«Cuando em­pe­cé a tra­ba­jar en la mar­ca de mi ma­dre no sa­bía a dón­de iba, a dón­de que­ría lle­gar ni que se­gui­ría aquí aho­ra»

nea), le bas­ta­ron un par de mues­tras pa­ra con­quis­tar a las He­rre­ra. «Prác­ti­ca­men­te no ne­ce­si­ta­mos cam­bios en la com­po­si­ción ori­gi­nal. El re­to pa­ra ha­cer algo pu­ro y mo­derno siem­pre es en­con­trar ma­te­ria­les ex­qui­si­tos. Así que de­ci­dí tra­tar es­te in­gre­dien­te de una ma­ne­ra muy sen­sual, aña­dien­do no­tas más os­cu­ras pa­ra man­te­ner el olor, pe­ro con­si­guien­do que no hi­cie­ran som­bra a la ale­gría de es­ta flor blan­ca». En el equi­li­brio, ase­gu­ra, es­tá la ele­gan­cia. De eso, Ca­ro­li­na He­rre­ra sa­be mu­cho.

HE­RRE­RA CON­FI­DEN­TIAL DE IZ­QUIER­DA A DE­RE­CHA: BLOND JAS­MI­NE, ROSE CRUISE, BERGAMOT BLOOM, VIR­GIN MINT, ORAN­GE AFFAIR Y VETIVER PARADISE (125 €, 100 ML).

Arri­ba, Ca­ro­li­na He­rre­ra, por Horst P. Horst, en los jar­di­nes de la ha­cien­da de La Ve­ga (Ve­ne­zue­la) en 1968. En la otra pág., Ca­ro­li­na He­rre­ra de Báez du­ran­te un re­cien­te viaje a In­dia pa­ra aden­trar­se en la cul­tu­ra del jazmín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.