La más bus­ca­da

VOGUE (Spain) - - Vogue - Fotografía Pa­trick De­mar­che­lier Rea­li­za­ción On­di­ne Azou­lay

Su in­cli­na­ción na­tu­ral apun­ta­ba a la equi­ta­ción y su ape­lli­do pa­re­cía abo­car­la a la som­bra de su her­ma­na. Pe­ro la afor­tu­na­da mez­cla de ge­nes y un ca­ris­ma des­ar­man­te la han pro­pul­sa­do co­mo una on­da ex­pan­si­va a las pasarelas y por­ta­das más co­di­cia­das. Se lla­ma Be­lla Ha­did y es el ros­tro que todos quieren.

Por re­gla ge­ne­ral no re­sul­ta sen­ci­llo reivin­di­car el nom­bre pro­pio cuando el ape­lli­do la pre­ce­de a una con inusi­ta­da re­so­nan­cia. Pe­ro la jo­ven que lle­ga­ba a las pasarelas po­co des­pués de que su her­ma­na pa­re­cie­ra ha­ber cu­bier­to el ni­cho re­ser­va­do a las be­lle­zas pa­les­tino-ho­lan­de­sas cria­das en Be­verly Hills re­ven­tó cual­quier pre­vi­sión. En tiem­po ré­cord, Be­lla (Los Án­ge­les, 1996) se ha pa­tea­do tan­tas pasarelas co­mo Gi­gi, com­par­te con ella por­ta­das dis­pa­ra­das por pri­me­ros es­pa­das co­mo Ste­ven Klein y ha ves­ti­do las mis­mas an­sia­das alas con las que to­das las mo­de­los as­pi­ran a to­car el cie­lo. Por el ca­mino, su ros­tro se ha con­ver­ti­do en el de la lí­nea de ma­qui­lla­je de Dior y los accesorios de Bul­ga­ri e Ins­ta­gram ta­ri­fa a ra­zón de más de me­dio mi­llón de li­kes ca­da fo­to que cuel­ga. Y to­do ello sin ri­va­li­dad de la que se ten­ga no­ti­cia. Be­lla, se de­du­ce de to­do es­to, no es so­lo el mag­né­ti­co con­tra­pun­to a la ex­plo­si­va y ru­bia ener­gía ca­li­for­nia­na de Gi­gi, sino un pro­duc­to aca­ba­do en sí mis­mo; un ar­tícu­lo de lu­jo cu­yo ca­be­llo co­lor cho­co­la­te os­cu­ro – te­ñi­do, co­mo se sa­be– y su­til exo­tis­mo la hacen di­fí­cil de eti­que­tar. Se­gún Pa­trick De­mar­che­lier, la ca­li­for­nia­na trans­mi­te algo más allá de su evi­den­te belleza. «La pri­me­ra vez que la vi pen­sé que era her­mo­sa. Pe­ro hay algo más, una per­so­na­li­dad fan­tás­ti­ca, que se trans­mi­te en las fo­tos».

Be­lla es, igual que Gi­gi, una Ha­did: una cu­rio­sa es­tir­pe de ori­gen pa­les­tino por par­te de pa­dre –Moha­med Ha­did, un mag­na­te in­mo­bi­lia­rio que aú­na san­gre azul, cre­den­cia­les olím­pi­cas en la dis­ci­pli­na de es­quí y un pa­sa­do co­mo emi­gran­te– y ge­nes su­per­do­ta­dos por par­te de ma­dre –Yo­lan­da Fos­ter, ex­mo­de­lo ho­lan­de­sa, es­tre­lla te­le­vi­si­va americana y en­tre­ga­da ‘ma­dre de’– con la que, ade­más de un fí­si­co por­ten­to­so, tie­ne el du­do­so ho­nor de com­par­tir la en­fer­me­dad de Ly­me que ambas pa­de­cen. La do­len­cia con­lle­va tras­tor­nos de me­mo­ria y una fa­ti­ga cró­ni­ca que, co­mo lue­go se ha sa­bi­do, fue la res­pon­sa­ble de que a los 16 años Be­lla aban­do­na­ra la equi­ta­ción y su sue­ño de par­ti­ci­par en los Jue­gos Olím­pi­cos. Fue en­ton­ces cuando su ma­dre de­ci­dió to­mar car­tas en el asun­to. Tal co­mo hi­cie­ra con Gi­gi an­tes, al cum­plir los 17 años Yo­lan­da Fos­ter lle­vó a su se­gun­da hi­ja a una agen­cia de mo­de­los, IMG. Be­lla no tar­da­ría en de­bu­tar; se­ría en 2015, con mo­ti­vo de la NYFW y de la mano de De­si­gual. «Siem­pre he­mos apos­ta­do por per­so­nas en las que iden­ti­fi­ca­mos algo que las ha­ce úni­cas y di­fe­ren­tes. En Be­lla vi­mos ta­len­to, fuer­za y fres­cu­ra des­de el pri­mer mo­men­to», con­fir­ma An­drea Fi­gue­ras, directora de co­mu­ni­ca­ción de la fir­ma en Es­pa­ña. A partir de ahí so­bre­ven­drían el res­to de pasarelas, las cam­pa­ñas, las por­ta­das. En su­ma, ese fe­nó­meno Be­lla que Ivan Bart, pre­si­den­te de IMG, po­ne en pa­la­bras: «Be­lla exu­da cua­li­da­des de icono eterno; aplo­mo, so­fis­ti­ca­ción y en­can­to. Su in­no­va­dor es­ti­lo per­so­nal ha im­pac­ta­do en el pú­bli­co mi­lé­ni­co igual que en las al­tas es­fe­ras de la moda». Tam­bién Cecilia Bönström, directora crea­ti­va de Zadig & Voltaire, pa­ra quien Be­lla ha ce­di­do su co­di­cia­do ros­tro en la cam­pa­ña de pri­ma­ve­ra/ve­rano 2017 jun­to a su her­mano, co­rro­bo­ra el sen­tir ge­ne­ral de la in­dus­tria: «Be­lla es la ima­gen de lo que Zadig quie­re ser; es la ima­gen del fu­tu­ro».

Un fu­tu­ro que va ha­cien­do his­to­ria. Y es que Be­lla ha cu­bier­to mu­chas eta­pas en muy po­co tiem­po y lo que pa­re­cía una su­per­mo­de­lo al uso ha ad­qui­ri­do más lec­tu­ras de las es­pe­ra­das. A la co­men­ta­da ima­gen pu­bli­ca­da en la cuen­ta de Ins­ta­gram de su ma­dre en 2016 en la que se la veía re­ci­bien­do tra­ta­mien­to por su en­fer­me­dad –lo que la con­vir­tió en uno de los ros­tros vi­si­bles en la lu­cha con­tra la mis­ma– le su­ce­die­ron, en enero de 2017 el in­te­rés ge­ne­ra­do por su pre­sen­cia en la mar­cha en con­tra de la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de la ad­mi­nis­tra­ción Trump y sus pos­te­rio­res de­cla­ra­cio­nes en las que la di­ver­si­dad de sus pro­pios orí­ge­nes la ani­ma­ba a exi­gir un tra­to igual pa­ra todos. Ape­nas un mes des­pués, du­ran­te el desfile-de­nun­cia de Pra­bal Gu­rung que in­clu­yó ca­mi­se­tas con men­sa­jes co­mo I am an im­mi­grant, Be­lla se emo­cio­na­ba. De­vo­to de la mo­de­lo, el diseñador se re­fie­re a ella des­ta­can­do su ama­bi­li­dad, vir­tud por la que pa­re­ce ha­ber­se ga­na­do un res­pe­to aña­di­do en la pro­fe­sión: «Siem­pre di­go que ha si­do bien edu­ca­da; algo que la do­ta de una per­so­na­li­dad in­creí­ble. La ado­ro».

Lo último, en un re­gis­tro más acor­de al es­pe­ra­do en una mo­de­lo, es su in­cur­sión en el mun­do del diseño. En mar­zo Be­lla pre­sen­ta­ba su pri­me­ra co­lec­ción jun­to a su ín­ti­ma, la mú­si­ca Jes­se Jo Stark, am­pa­ra­das por la fir­ma de la fa­mi­lia de es­ta úl­ti­ma, Ch­ro­me Hearts; uno de los bas­tio­nes del diseño de los años no­ven­ta en Los Án­ge­les. «So­mos ami­gas des­de siem­pre y la co­lec­ción na­ció de ma­ne­ra na­tu­ral de­bi­do a su co­no­ci­mien­to íntimo de la mar­ca. El re­sul­ta­do re­fle­ja el ro­llo de Be­lla aho­ra mis­mo; jo­ven y con un to­que de los no­ven­ta». So­bre su ami­ga, con­clu­ye: «Be­lla le da un to­que ra­di­cal a to­do lo que lle­va; no tie­ne mie­do y la gen­te lo per­ci­be. Ese es el mo­ti­vo de que se sien­tan irre­me­dia­ble­men­te atraí­dos por ella». Da­mos fe. L. Echá­va­rri

«Be­lla exu­da cua­li­da­des de icono eterno; aplo­mo, so­fis­ti­ca­ción y en­can­to. Su in­no­va­dor es­ti­lo per­so­nal ha im­pac­ta­do en el pú­bli­co mi­lé­ni­co igual que en las al­tas es­fe­ras de la moda» Ivan Bart, Pre­si­den­te de IMG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.