De re­yes y cam­pe­si­nos

VOGUE (Spain) - - Vogue -

To­da­vía pue­do ver ter­cio­pe­lo azul a tra­vés de mis lá­gri­mas», su­su­rra­ba La­na del Rey en su me­lo­sa re­in­ter­pre­ta­ción del te­ma de 1950. Hoy la sua­vi­dad y ca­li­dez de ese te­ji­do vuel­ve a las pasarelas trans­for­ma­da en su ver­sión ague­rri­da e in­te­lec­tual: la pa­na. Marc Ja­cobs, Pra­da, Le­mai­re o Sport­max la uti­li­zan y reivin­di­can es­te ma­te­rial vin­cu­la­do a la pro­tes­ta.

Allá don­de lle­ga la me­mo­ria, la pa­na se aso­cia a la iz­quier­da, la aca­de­mia, el obre­ro, pe­ro pa­ra re­la­tar su trayectoria hay que ha­cer un viaje de mi­les de años y ma­reas cam­bian­tes. Sus raí­ces se si­túan en un te­ji­do de ori­gen egip­cio co­no­ci­do co­mo fus­tán, un en­tra­ma­do in­tro­du­ci­do des­pués por los mer­ca­de­res ita­lia­nos en los pa­la­cios me­die­va­les de la no­ble­za eu­ro­pea, y que con­quis­tó a En­ri­que VIII. En nues­tro país, la pa­na, to­da­vía de se­da, apa­re­ció en las ca­sa­cas mas­cu­li­nas del si­glo XVIII. «No so­lo per­te­ne­cía al ám­bi­to po­pu­lar –ex­pli­ca Lu­ci­na Llo­ren­te, es­pe­cia­lis­ta en tex­ti­les del Mu­seo del Traje–. Cuando se em­pe­zó a ha­cer en algodón y la­na, su uso se ex­ten­dió por­que era más ba­ra­ta, y ade­más re­sis­ten­te, por lo que se em­plea­ba en el cam­po». Se­ría en el XIX cuando ad­qui­rió tin­tes desafian­tes a tra­vés de las pa­nas es­tam­pa­das de los ma­jos, «el pri­mer bro­te del pue­blo fren­te a las se­das fran­ce­sas», apun­ta la experta. La si­guien­te pá­ti­na ideo­ló­gi­ca lle­gó a tra­vés de los uni­for­mes del ban­do re­pu­bli­cano en la Gue­rra Ci­vil.

En la Es­pa­ña de los años ochen­ta, la pa­na pa­só a la his­to­ria co­mo la ves­ti­men­ta ofi­cial del so­cia­lis­mo gra­cias a Fe­li­pe González y una cha­que­ta, a ve­ces con co­de­ras y ca­mi­sa de cuadros, que era sím­bo­lo de cer­ca­nía con el pue­blo. «For­ma­ba par­te de to­do un es­ti­lis­mo, que por aquel en­ton­ces era con­tes­ta­ta­rio, na­ci­do del en­torno uni­ver­si­ta­rio que se opo­nía al fran­quis­mo», ex­pli­ca Patry­cia Cen­teno, ase­so­ra estética po­lí­ti­ca. «Lo más lla­ma­ti­vo fue el cambio; que aque­lla estética tan bien cons­trui­da, con la que González se creó una ima­gen pú­bli­ca y de­fi­nió su ideo­lo­gía, fue­ra aban­do­na­da cuando se con­vir­tió en pre­si­den­te». Aun­que la prenda no que­dó del to­do des­te­rra­da del ar­ma­rio po­lí­ti­co. «Al­bert Ri­ve­ra en sus ini­cios, so­bre to­do en Ca­ta­lu­ña, uti­li­zó es­te te­ji­do en una ma­ne­ra de trans­mi­tir que es de cen­tro, en­tre co­mi­llas», se­ña­la Cen­teno.

La pa­na ha ves­ti­do a los poe­tas de la ge­ne­ra­ción beat, las fic­cio­nes neo­yor­qui­nas de Woody Allen, la ele­gan­cia de Ca­rolyn Bes­set­te. Ha si­do ho­me­na­jea­da por Dol­ce & Gab­ba­na, Moschino, Ralph Lauren. Fue la te­la que en­vol­vió los orí­ge­nes hu­mil­des de Jack Daw­son du­ran­te el nau­fra­gio de Ti­ta­nic (1997), la que ha he­cho de ar­ma­du­ra pa­ra los nerds, la que cu­brió de in­ma­du­rez a Ben­ja­min Brad­dock en El Gra­dua­do (1967). Y es­te oto­ño in­ten­ta­rá se­du­cir­nos de nue­vo. Mó­ni­ca Par­ga

«For­mó par­te del es­ti­lis­mo con­tes­ta­ta­rio del so­cia­lis­mo. Lo lla­ma­ti­vo es que Fe­li­pe González la aban­do­na­ra al con­ver­tir­se en pre­si­den­te » Patry­cia Cen­teno, ase­so­ra estética po­lí­ti­ca

Cha­que­ta de pa­na, guantes, som­bre­ro de ala y un ai­re noir, en Vogue USA en 1941.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.