Ma­no­lo es ‘ Vo­gue’

VOGUE (Spain) - - News -

La his­to­ria de amor de Ma­no­lo Blah­nik y Vo­gue se re­mon­ta a las pá­gi­nas de la re­vis­ta, im­por­ta­da des­de Ar­gen­ti­na por su ma­dre, que el di­se­ña­dor de­vo­ra­ba en San­ta Cruz de la Pal­ma en los años cin­cuen­ta y a las imá­ge­nes de Cecil Beaton que con­for­ma­ron su sen­ti­do es­té­ti­co y par­te de su uni­ver­so. Fue la en­ton­ces di­rec­to­ra de la edi­ción es­ta­dou­ni­den­se de Vo­gue, Diana Vree­land, quien en 1971 di­ri­gió su des­bor­dan­te crea­ti­vi­dad ha­cia los pies y, po­co después, Hel­mut New­ton o Da­vid Bai­ley le re­tra­ta­ron en re­por­ta­jes -y has­ta en una por­ta­da­de la ver­sión bri­tá­ni­ca. Sus pro­di­gio­sos za­pa­tos han pro­ta­go­ni­za­do ins­tan­tá­neas me­mo­ra­bles de es­ta ca­be­ce­ra en to­dos los paí­ses en los que se pu­bli­ca y no po­dría re­sul­tar más apro­pia­do que Vo­gue or­ga­ni­ce en Es­pa­ña la mues­tra que ana­li­za las lí­neas maes­tras de su tra­ba­jo. Se tra­ta de la cuar­ta pa­ra­da de una ex­po­si­ción que ha pa­sa­do por Mi­lán, San Pe­ters­bur­go y Pra­ga. Pe­ro el pro­yec­to de Ma­drid, que ve­rá la luz en no­viem­bre, con­ta­rá con im­por­tan­tes no­ve­da­des y ten­drá un ca­riz es­pe­cial al tra­tar­se del país na­tal del crea­dor.

Ha si­do un pla­cer via­jar a Londres pa­ra com­par­tir unos al­muer­zos con Ma­no­lo Blah­nik tan de­li­cio­sos en lo gas­tro­nó­mi­co co­mo en lo in­te­lec­tual. Nos he­mos vis­to en al­gu­nos de sus res­tau­ran­tes fa­vo­ri­tos (a ve­ces, pa­ra des­cu­brir que han si­do mo­der­ni­za­dos de una for­ma po­co acor­de con sus gus­tos) y en sus mu­lli­das ofi­ci­nas de Mary­le­bo­ne. Es un con­ver­sa­dor su­per­do­ta­do, exu­be­ran­te, que sal­ta de un te­ma a otro y de un tiem­po a otro con una ve­lo­ci­dad y una gra­cia im­po­si­bles de re­pro­du­cir. Lo he in­ten­ta­do en la en­tre­vis­ta que pu­bli­ca­mos en es­te nú­me­ro, pe­ro la ri­que­za de su dis­cur­so, los gui­ños y las múl­ti­ples di­rec­cio­nes si­mul­tá­neas que to­man sus pen­sa­mien­tos son un pro­di­gio que me­re­ce ser con­tem­pla­do. Sus za­pa­tos son en reali­dad el más fiel re­fle­jo de ese ca­rác­ter. La ex­po­si­ción de Ma­drid, en la que la co­mi­sa­ria Cristina Ca­rri­llo de Al­bor­noz lle­va tra­ba­jan­do des­de 2015 con un equi­po de Vo­gue li­de­ra­do por Deb­bie Smith, coin­ci­de con el estreno de un do­cu­men­tal que com­ple­ta el via­je al in­te­rior del ge­nio y de sus ob­se­sio­nes. Es el mo­men­to ade­cua­do pa­ra que Es­pa­ña le rin­da un tri­bu­to efu­si­vo a un hombre que se cuen­ta en­tre las ma­yo­res con­tri­bu­cio­nes de nues­tro país a la his­to­ria de la mo­da. El al­can­ce de su marca, su crea­ti­vi­dad y su es­ti­lo en la in­dus­tria de la mo­da se si­túa en la es­fe­ra de For­tuny y Ba­len­cia­ga. Y, co­mo Pi­cas­so, es uno de los ar­tis­tas es­pa­ño­les que ha tras­cen­di­do su dis­ci­pli­na pa­ra lo­grar un im­pac­to en la cul­tu­ra po­pu­lar glo­bal del si­glo XX. En es­te nú­me­ro ha­bla­mos de mu­sas, de fi­gu­ras que ins­pi­ran la crea­ción y que mar­can su épo­ca. En el ca­so de Blah­nik eso sig­ni­fi­ca re­cor­dar a An­na Piag­gi o Ti­na Chow, pe­ro so­bre to­do a su ma­dre, pre­sen­cia ca­pi­tal de su vi­da y su ca­rre­ra. Manuela se su­ma así en es­tas pá­gi­nas a Da­ko­ta John­son, Rossy de Pal­ma, Car­la Bru­ni, Ana de Ar­mas o Clau­dia Schif­fer en una ga­le­ría de ca­rac­te­res dis­pa­res que com­par­ten la ca­pa­ci­dad de pro­vo­car el im­pul­so crea­ti­vo y la ima­gi­na­ción. No so­lo en gran­des ar­tis­tas, sino tam­bién en en­tu­sias­tas de la mo­da de­ci­di­dos a que ves­tir­se a diario sea un pa­sa­por­te a una exis­ten­cia más fa­bu­lo­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.