TE­SIS GLO­BAL

La pri­me­ra co­lec­ción de Ma­ri­ne Se­rre, ga­na­do­ra del LVMH Pri­ze, com­bi­na fu­tu­ris­mo y de­por­te con crí­ti­ca so­cial.

VOGUE (Spain) - - Vogue Favorites - Mario Xi­mé­nez

El pa­sa­do 16 de ju­nio, Rihan­na cam­bió la vi­da de Ma­ri­ne Se­rre ( Bri­ve- la- Gai­llar­de, 1991). No es que es­ta di­se­ña­do­ra fran­ce­sa de 25 años fue­ra exac­ta­men­te fa­ná­ti­ca de aque­lla de Bar­ba­dos, pe­ro es­ta fue la en­car­ga­da de ha­cer­le en­tre­ga del ma­yor pre­mio que exis­te ac­tual­men­te en la in­dus­tria. Des­de 2014, el LVMH Pri­ze ur­di­do por Delp­hi­ne Ar­nault –hi­ja de Ber­nard, pro­pie­ta­rio del gru­po fran­cés– otor­ga 300.000 eu­ros y un año de ase­so­ría a un crea­dor no­vel, se­lec­cio­nan­do es­ta edi­ción a Se­rre en­tre 1.200 can­di­da­tos de 90 paí­ses. El ju­ra­do, com­pues­to por crea­do­res ve­te­ra­nos co­mo Ni­co­las Ghes­quiè­re, Marc Jacobs o Phoe­be Phi­lo (to­dos al fren­te de fir­mas de LVMH) fa­lló en fa­vor de su pro­pues­ta sin­gu­lar de cor­te fu­tu­ris­ta y de­por­ti­vo con vo­ca­ción mul­ti­cul­tu­ral.

«Ha si­do in­creí­ble, pe­ro no quie­ro que aho­ra se es­pe­re de mí al­go dis­tin­to a lo que ten­go en men­te», ra­zo­na por te­lé­fono des­de su ta­ller en la rue Es­clan­gon de Pa­rís. Gra­dua­da en 2016 por la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes de La Cam­bre, en Bru­se­las, su pri­me­ra co­lec­ción, Ra­di­cal call for lo­ve (Lla­ma­da ra­di­cal al amor) es una res­pues­ta a los cam­bios en el pa­no­ra­ma ac­tual eu­ro­peo. «Des­de los ata­ques de Pa­rís y Bru­se­las, creo que to­dos nos vol­vi­mos más cons­cien­tes del mun­do en que vi­vi­mos. Ya no nos sen­ti­mos aje­nos a lo que ocu­rre fue­ra de nues­tro país. Que­ría re­fle­xio­nar so­bre la he­ren­cia de sím­bo­los tra­di­cio­na­les del Is­lam, co­mo la lu­na cre­cien­te, di­so­cián­do­lo de la per­cep­ción que mu­chos po­de­mos te­ner de ellos», ra­zo­na.

Cur­ti­da en los ta­lle­res de Ale­xan­der McQueen, Mai­son Margiela, Ch­ris­tian Dior y Ba­len­cia­ga, a las ór­de­nes de Dem­na Gva­sa­lia, su plan­tea­mien­to iné­di­to se ha con­ver­ti­do en si­nó­ni­mo de ven­tas en tiem­po ré­cord. Pri­me­ro fue el ba­zar de

«Des­de los ata­ques de Pa­rís y Bru­se­las, creo que to­dos nos vol­vi­mos más cons­cien­tes del mun­do en el que vi­vi­mos»

lu­jo pa­ri­sino The Bro­ken Arm, que ad­qui­rió su co­lec­ción com­ple­ta la mis­ma se­ma­na de su pre­sen­ta­ción el pa­sa­do ju­nio. Si­guie­ron sus pa­sos Do­ver Street Mar­ket y Ope­ning Ce­re­mony, pro­vo­can­do una de­man­da que, con­fie­sa, su­peró cual­quier ex­pec­ta­ti­va: «En ape­nas un tri­mes­tre cum­plí sue­ños que pen­sa­ba inasu­mi­bles con tan po­ca ex­pe­rien­cia».

La po­lí­ti­ca co­mo fac­tor de re­fle­xión a la que alu­de Se­rre no es, ni mu­cho me­nos, un de­ba­te ajeno a la in­dus­tria. Pe­ro tu­vo que lle­gar Be­yon­cé pa­ra que el asun­to al­can­za­ra a las ma­sas. En el con­cier­to de 12 mi­nu­tos que ofre­ció du­ran­te la Su­per Bowl del pa­sa­do año, la de Hous­ton en­to­nó, jun­to a su sé­qui­to de 30 bai­la­ri­nas, un tri­bu­to al movimiento Black Li­ves Mat­ter por los de­re­chos de las co­mu­ni­da­des ne­gras en Es­ta­dos Uni­dos. El ges­to abrió una ve­da que en 2017 no ha he­cho sino ir in cres­cen­do: des­de el de­ba­te so­bre el bur­ki­ni pro­lo­ga­do por la ministra fran­ce­sa Lau­ren­ce Ros­sig­nol al fe­mi­nis­mo en for­ma­to ca­mi­se­ta, la po­lí­ti­ca se ha ins­ta­la­do a vi­vir en la mo­da.

Con­tra­ria al fe­nó­meno del ‘vea aho­ra, com­pre aho­ra’, sor­tea la com­ple­ji­dad del pa­no­ra­ma ac­tual con ma­du­rez in­só­li­ta. «No quie­ro cre­cer de­ma­sia­do rá­pi­do. Creo en fa­bri­car ex­clu­si­va­men­te en Fran­cia, co­no­cer los nom­bres y ape­lli­dos de mis clien­tes y ha­cer pren­das con mi­mo. Re­cha­zan­do, si ha­ce fal­ta, pe­di­dos que im­pli­quen una ba­ja­da de ca­li­dad en la pro­duc­ción. Po­der man­te­ner es­tos fac­to­res es el lu­jo que su­po­ne el pre­mio pa­ra mí».

Arri­ba, la mo­de­lo Jus­ti­ne As­se­ta con pren­das de o-i 2017/18. A la iz­da., Ma­ri­ne jun­to a sus co­la­bo­ra­do­res Jus­ti­ne Se­rre, Pe­pijn van Ee­den y Axel Cor­ban.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.