De aquí a la eter­ni­dad

Di­se­ña­dor de ca­be­ce­ra de Ka­te Midd­le­ton y Ale­xa Chung, Er­dem fir­ma una rica co­lec­ción pa­ra H&M con vo­ca­ción de per­du­rar.

VOGUE (Spain) - - Vogue Favorites -

Una in­men­sa li­bre­ría ates­ta­da de to­mos da la bien­ve­ni­da en el des­pa­cho de Er­dem Mo­ra­lio­glu (Mon­treal, 1977). Mo­no­gra­fías de ar­tis­tas, es­tu­dios his­tó­ri­cos, en­ci­clo­pe­dias de mo­da... Im­po­si­ble no tra­tar de es­cu­dri­ñar al­guno de los tí­tu­los que se su­per­po­nen en per­fec­ta ar­mo­nía bi­blió­fi­la. Pe­ro co­mo una ima­gen va­le más que mil pa­la­bras, a sus pies re­po­sa un gran pa­nel de ins­pi­ra­ción re­ple­to de fo­to­gra­fías: «¿Ves a es­te se­ñor de aquí? Es mi pa­dre. Y es­ta es mi ma­dre con un bol­so que em­pleé co­mo

re­fe­ren­cia pa­ra la co­lec­ción. Tru­man Ca­po­te. Romy Sch­nei­der. Un fo­to­gra­ma del vi­deo­clip Being Bo­ring (1990) de Pet Shop Boys, di­ri­gi­do por Bru­ce We­ber. To­dos es­tos re­cor­tes son co­mo una es­pe­cie de ex­tra­ño diario», na­rra en­tre ri­sas el crea­dor tur­co-ca­na­dien­se que, al de­bu­tar en Londres en 2005, se des­pren­dió de su im­pro­nun­cia­ble ape­lli­do pa­ra ser, sim­ple­men­te, Er­dem. Que el más ro­mán­ti­co de los di­se­ña­do­res lon­di­nen­ses sea el in­vi­ta­do es­tre­lla de H&M en 2017 es do­ble­men­te no­ti­cia. No so­lo por la in­he­ren­te ex­pec­ta­ción que ge­ne­ran es­tas co­lec­cio­nes co­la­bo­ra­ti­vas des­de que Karl La­ger­feld desata­ra en 2004 un fe­nó­meno que ya pa­re- ce im­pa­ra­ble, sino por­que la elección de es­te mo­dis­to no era ha­bi­tual en las qui­nie­las. «Tras Bal­main y Kenzo, que­ría­mos ha­cer al­go que fue­ra sim­ple­men­te her­mo­so», ilus­tra Ann-So­fie Johans­son, je­fa de di­se­ño de H&M. «Aun­que no sea la elección más ob­via, creo que es bueno des­cu­brír­se­lo a un pú­bli­co di­fe­ren­te. Tie­ne que ser más co­no­ci­do».

Su car­ta de pre­sen­ta­ción a las ma­sas, que lle­ga­rá a 220 tien­das y su pla­ta­for­ma on­li­ne (hm.com) el 2 de no­viem­bre, está for­ma­da por 77 pie­zas que en­cap­su- lan to­dos y ca­da uno de los in­gre­dien­tes que han he­cho de es­te fa­vo­ri­to de Ka­te Midd­le­ton, Ale­xa Chung, Em­ma Sto­ne y una ex­ten­sa lis­ta de ce­le­bri­da­des un asi­duo de la al­fom­bra ro­ja. Pe­ro ade­más de to­dos esos la­zos, en­ca­jes, flo­res, jac­quards, vo­lan­tes y re­ca­ta­dos cue­llos que lle­van a Emily Dic­kin­son de píc­nic en Han­ging Rock, la co­lec­ción su­po­ne su pri­me­ra in­cur­sión en el ar­ma­rio mas­cu­lino. «Ha­cer ro­pa pa­ra hombre es una de las ra­zo­nes por las que acep­té», apun­ta el di­se­ña­dor. «Y por ex­tra­ño que pa­rez­ca, fue­ron esas pie­zas las que aca­ba­ron ins­pi­ran­do mu­chas de las pren­das pa­ra mu­jer». >

Re­pli­car la ri­que­za de ma­te­ria­les con la que ha cons­trui­do su dis­cur­so fue el otro gran re­to del pro­yec­to. Aquí, las la­nas de tweed, por ejem­plo, fue­ron ela­bo­ra­das por la pres­ti­gio­sa ca­sa es­co­ce­sa Ha­rris, que tam­bién co­la­bo­ra con Cha­nel. «Tu­ve que pre­sio­nar mu­cho a los pro­vee­do­res», con­fie­sa.

Tras la aper­tu­ra de su pri­me­ra tien­da en 2015, coin­ci­dien­do con su 10º aniver­sa­rio, la con­quis­ta de una gran cor­po­ra­ción co­mo H&M es un pa­so de gi­gan­te pa­ra una marca que, fren­te a otros com­pa­ñe­ros de ge­ne­ra­ción co­mo Ch­ris­top­her Ka­ne (que cuen­ta con el apo­yo de Ke­ring) y Ni­cho­las Kirkwood (LVMH), per­ma­ne­ce in­de­pen­dien­te. La pa­ra­do­ja es que su uni­ver­so se ex­pan­de al mar­gen de las ten­den­cias, un acer­ca­mien­to dia­me­tral- men­te opues­to a la mo­da de con­su­mo rá­pi­do. «Con es­ta co­lec­ción que­ría crear al­go per­ma­nen­te. Al­go a lo que la gen­te pue­da re­gre­sar den­tro de cin­co o diez años, y lle­var­lo de nue­vo. Nun­ca me han preo­cu­pa­do par­ti­cu­lar­men­te las ten­den­cias. Ha­go lo que ha­go, y es­te es mi mun­do». Con pre­cios que os­ci­lan en­tre los 24,99 € de un bro­che has­ta los 299 € del ves­ti­do más ca­ro –en su fir­ma, una pie­za si­mi­lar pue­de su­pe­rar los 3.000 €–, nun­ca fue más fá­cil aca­ri­ciar­lo. C. Sie­rra

«Que­ría crear al­go per­ma­nen­te, al­go que vol­ver a llevar den­tro de

cin­co o diez años. Nun­ca me han preo­cu­pa­do las ten­den­cias» Er­dem

Bo­tas mi­li­ta­res con flo­res y de­li­ca­das ca­mi­sas vic­to­ria­nas. «Es to­tal­men­te co­mo vis­te mi her­ma­na», di­ce Er­dem alu­dien­do a su me­lli­za Sara. Arri­ba, el di­se­ña­dor con una mo­de­lo.

La co­lec­ción se ins­pi­ra en ico­nos co­mo Romy Sch­nei­der, fotos del ál­bum fa­mi­liar del di­se­ña­dor y pie­zas de sus 12 años de ca­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.