LA LE­YEN­DA DEL TIEM­PO

Mu­cho más que un re­loj, el mo­de­lo Tank de Car­tier es un em­ble­ma del di­se­ño mo­derno. Con mo­ti­vo de su cen­te­na­rio, la ca­sa re­cuer­da y re­vi­sa sus ver­sio­nes más re­pre­sen­ta­ti­vas.

VOGUE (Spain) - - Insiders -

D esa­fian­do to­da ló­gi­ca na­rra­ti­va, el ac­tor Ro­dol­fo Va­len­tino exi­gió lu­cir su Tank de Car­tier en El hi­jo del caíd (1926), una pe­lí­cu­la mu­da de am­bien­ta­ción orien­ta­lis­ta. Se­ría el úl­ti­mo ca­pri­cho de una es­tre­lla que ese mis­mo año, se­ma­nas an­tes in­clu­so del estreno del fil­me, se apa­ga­ría. La pri­me­ra en­car­na­ción del em­ble­má­ti­co Tank ha­bía si­do es­bo­za­da en 1917, ha­ce jus­to aho­ra cien años. Pe­ro aun­que los re­lo­jes de pul­se­ra se ha­bían in­ven­ta­do a co­mien­zos del si­glo XX, en ellos pre­do­mi­na­ban las lí­neas cur­vas. En con­cor­dan­cia con van­guar­dis­tas di­se­ños de ese año, co­mo la si­lla Ro­ja y azul de Ge­rrit Riet­veld o los pós­ters del Cons­truc­ti­vis­mo tras la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre, la ca­rac­te­rís­ti­ca ca­ja an­gu­lo­sa del Tank –a me­dio ca­mino en­tre un cua­dra­do y un rec­tán­gu­lo, y que se ade­lan­ta­ría al Art De­co– «se per­ci­bió co­mo un pun­to de in­fle­xión, un puente a la era mo­der­na», ex­pli­ca Pierre Rai­ne­ro, di­rec­tor de ima­gen, es­ti­lo y pa­tri­mo­nio de Car­tier. Se­gún la tra­di­ción oral de la pro­pia ca­sa, Louis Car­tier se ha­bría ins­pi­ra­do en el di­se­ño de un tan­que alia­do vis­to des­de aba­jo.

A par­tir de su co­mer­cia­li­za­ción en 1919, «se con­vir­tió en una pie­za de cul­to», con­ti­núa el ex­per­to. «Al prin­ci­pio su pro­duc­ción era muy li­mi­ta­da, con muy po­cas uni­da­des, y es­ta­ba dis­po­ni­ble en las tien­das de Pa­rís, Londres y Nue­va York».

En el año de su na­ci­mien­to so­lo se crea­ron seis pie­zas; en los do­ce me­ses si­guien­tes, 33. Y en la dé­ca­da de los se­sen­ta, ape­nas 100 anua­les. To­do ello ayu­dó a ele­var el mi­to. «Des­de el prin­ci­pio ha atraí­do a mul­ti­tud de per­so­na­li­da­des –con­ti­núa Rai­ne­ro–, co­mo Gary Cooper, Ri­chard Ave­don, la prin­ce­sa Diana o Andy War­hol», que ja­más le da­ba cuer­da, re­sal­tan­do así su ca­rác­ter de ob­je­to. Uni­sex mu­cho an­tes de que tér­mi­nos co­mo gen­der­less inun­da­ran el vo­ca­bu­la­rio de las re­vis­tas de mo­da, «hoy su ele­gan­cia tras­cien­de y su­pera los gé­ne­ros. Gra­cias a la dis­ci­pli­na de su di­se­ño, desafía las ca­te­go­rías. Su be­lle­za es­ca­pa a las clasificaciones».

Aun­que sus se­ñas per­ma­ne­cen in­tac­tas –la co­ro­na de cuer­da, los nú­me­ros ro­ma­nos, la lí­nea do­ble, bau­ti­za­da co­mo fe­rro­ca­rril, que marca la es­ca­la de los mi­nu­tos–, su es­ti­lo se ha re­exa­mi­na­do a lo lar­go de la his­to­ria. Es­te año, con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción de su cen­te­na­rio, la ca­sa ha re­vi­sa­do al­gu­nas de sus de­cli­na­cio­nes más icó­ni­cas. Así, el Tank Cin­trée de 1921, li­ge­ra­men­te alar­ga­do, se pre­sen­ta por pri­me­ra vez en ver­sión Es­que­le­to, con su en­gra­na­je a la vis­ta; el em­ble­má­ti­co Louis Car­tier de 1922, más re­don­dea­do, se ac­tua­li­za con pro­pues­tas me­cá­ni­cas en oro blan­co y oro ro­sa; el de­pu­ra­do Amé­ri­cai­ne, ori­gi­nal de 1987, se vis­te de ace­ro; y el Fra­nçai­se, de 1996, que in­te­gra la ca­ja en el corazón de un bra­za­le­te de me­tal, se en­gas­ta con bri­llan­tes re­for­mu­lan­do su es­té­ti­ca fun­cio­nal. «El di­se­ño del Tank tie­ne la su­fi­cien­te fuer­za co­mo pa­ra pres­tar­se a in­ter­pre­ta­cio­nes y ca­da una de ellas, con sus va­ria­cio­nes es tan im­pac­tan­te co­mo la si­guien­te», re­ma­ta Rai­ne­ro. V. E.

Re­loj Tank Amé­ri­cai­ne en ace­ro y piel, de Car­tier (5.600 €); man­tel de lino, de Zara Ho­me (79,99 €); y ma­ca­rons de Ma­má Fram­boi­se (1,85 € u.).

PAT­TI SMITH

LADY DI

TRU­MAN CA­PO­TE El irre­ve­ren­te Jean Char­les de Cas­tel­ba­jac reali­zó una se­rie de ilus­tra­cio­nes ins­pi­ra­das en es­te mo­de­lo en 1944. «Si Car­tier fa­bri­ca­se to­dos los tan­ques [un jue­go de pa­la­bras con el sig­ni­fi­ca­do de Tank], ten­dría­mos tiem­po de vi­vir en paz», de­cla­ró.

ANDY WAR­HOL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.