CI­NE.

VOGUE (Spain) - - Sumario - Lynn Hirsch­berg

Da­niel Day-Le­wis se des­pi­de del ci­ne con un pa­pel he­cho a su me­di­da.

Ha­ce dos años Da­niel Day-Le­wis con­fec­cio­na­ba un ves­ti­do de Ba­len­cia­ga co­mo par­te de su pre­pa­ra­ción pa­ra el pa­pel del mo­dis­to Rey­nolds Wood­cock. Aho­ra, coin­ci­dien­do con el es­treno de El hi­lo in­vi­si­ble, anun­cia su re­ti­ra­da de­fi­ni­ti­va del ci­ne.

Pa­ra con­ver­tir­se en el Rey­nolds Wood­cock idea­do jun­to a Paul Thomas An­der­son, Da­niel Day-Le­wis (Green­wich, Reino Uni­do, 1957) vi­sua­li­zó des­fi­les de los años 40 y 50, es­tu­dió a los di­se­ña­do­res de en­ton­ces y apren­dió a co­ser. Re­cu­rrió a Cas­sie Da­vies-Strod­der, co­mi­sa­ria de mo­da del Vic­to­ria & Al­bert de Londres, y pa­só me­ses ba­jo la tu­te­la de Marc Hap­pel, je­fe de ves­tua­rio del New York City Ba­llet, ayu­dan­do a re­crear los fa­mo­sos tra­jes de Marc Cha­gall de El pá

ja­ro de fue­go. Aca­ba­da la tem­po­ra­da de ba­llet, Day-Le­wis cre­yó ne­ce­sa­rio con­fec­cio­nar un tra­je de al­ta cos­tu­ra. «Vi la fo­to­gra­fía de un ves­ti­do de Ba­len­cia­ga», co­mien­za su re­la­to el ac­tor. «Pa­re­cía sen­ci­llo, al me­nos has­ta que me pu­se a tra­ba­jar. En­ton­ces pen­sé: ‘Dios mío’. No hay na­da más be­llo que aque­llo que apa­ren­ta una sen­ci­llez es­pon­tá­nea, ni más di­fí­cil de al­can­zar». Day-Le­wis di­bu­jó un bo­ce­to y, con su mu­jer co­mo ma­ni­quí, pli­só pe­sa­das ca­pas de fra­ne­la so­bre su es­bel­ta fi­gu­ra. «Re­bec­ca tu­vo mu­cha pa­cien­cia», son­ríe.

«La ma­yor in­cóg­ni­ta que tu­ve que des­pe­jar fue cier­to re­fuer­zo en la axi­la». Lue­go fo­rró el ves­ti­do de un tono li­la que se con­ver­ti­ría en la fir­ma de Wood­cock. «Re­bec­ca se lo po­ne –di­ce or­gu­llo­so–, que­dó muy bo­ni­to».

Du­ran­te su ado­les­cen­cia en Londres, Day-Le­wis es­tu­dió car­pin­te­ría con la in­ten­ción de de­di­car­se a ha­cer mue­bles. «La vi­da del ta­ller es pa­ra mí co­mo el co­mer». Nun­ca se ha po­di­do li­brar de esa ob­se­sión per­fec­cio­nis­ta del ofi­cio lo que, a lo lar­go de su ca­rre­ra, le ha lle­va­do a ha­cer su­yo ca­da per­so­na­je. «En el ca­so de El hi­lo in­vi­si­ble, yo no te­nía nin­gu­na cu­rio­si­dad por el mun­do de la mo­da. Al prin­ci­pio ni si­quie­ra sa­bía­mos qué pro­fe­sión dar­le al pro­ta­go­nis­ta. Elegimos la mo­da y en­ton­ces pensamos: ‘¿Dón­de nos he­mos me­ti­do? Me en­gan­chó». El hi­lo

in­vi­si­ble es, ade­más, una pe­lí­cu­la mar­ca­da­men­te in­gle­sa. «A In­gla­te­rra la lle­vo muy den­tro y me fas­ci­na el Londres de pos­gue­rra; mis pa­dres me con­ta­ban his­to­rias so­bre la épo­ca del Blitz. Y mi pa­dre [el poe­ta Ce­cil Day-Le­wis] se pa­re­cía mu­cho a Wood­cock. ¿Quién hay más ego­cén­tri­co que un poe­ta?». Pe­ro du­ran­te el ro­da­je su­ce­dió al­go. «Paul y yo nos reí­mos mu­cho an­tes de em­pe­zar; pe­ro sú­bi­ta­men­te nos in­va­dió la tris­te­za. Nos pi­lló por sorpresa: no nos dá­ba­mos cuen­ta de lo que ha­bía­mos traí­do al mun­do». Day-Le­wis no ha vis­to El hi­lo in­vi­si

ble. Yno pien­sa ha­cer­lo. El pa­sa­do ve­rano anun­cia­ba que no se­gui­ría en la in­ter­pre­ta­ción. El ac­tor, ga­na­dor de tres Os­car, tra­ta de re­fe­rir­se a los mo­ti­vos. «No los sé –ad­mi­te–; al­go ha arrai­ga­do en mí. Es una tris­te­za per­ma­nen­te que lle­gó du­ran­te el ro­da­je; no sé muy bien por qué». En­mu­de­ce de nue­vo: «Me cues­ta usar la pa­la­bra ‘ar­tis­ta’, pe­ro ten­go so­bre mí al­go de esa res­pon­sa­bi­li­dad. Ne­ce­si­to creer que lo que ha­go tie­ne va­lor. Y úl­ti­ma­men­te no es así». El ac­tor ha­bía que­ri­do aban­do­nar otras ve­ces, pe­ro el co­mu­ni­ca­do fue vin­cu­lan­te. «Me he pa­sa­do la vi­da far­fu­llan­do que iba a de­jar­lo, pe­ro es­ta vez te­nía que ha­cer­lo». Ex­pre­sa di­cha ne­ce­si­dad co­mo si abor­da­ra un per­so­na­je. «¿Si me sien­to me­jor? –se pre­gun­ta–. To­da­vía no. Se­ría ra­ro que es­to fue­ra un sim­ple pa­so fe­liz ha­cia otra vi­da. Me ha gus­ta­do la in­ter­pre­ta­ción des­de ni­ño, era un ac­to de sal­va­ción. Pe­ro aho­ra quie­ro ex­plo­rar el mun­do de otros mo­dos», di­ce sin es­pe­ci­fi­car. Cir­cu­lan ru­mo­res so­bre que Day-Le­wis se ha­rá di­se­ña­dor de mo­da. «¿Quién sa­be?», res­pon­de con pi­car­día

«AL PRIN­CI­PIO NO SA­BÍA­MOS QUÉ PRO­FE­SIÓN DAR­LE AL PRO­TA­GO­NIS­TA. ELEGIMOS LA MO­DA Y EN­TON­CES PENSAMOS: ‘¿DÓN­DE NOS HE­MOS ME­TI­DO?’»

Arri­ba y en la pá­gi­na an­te­rior, Da­niel Day-Le­wis po­sa con su pro­pia ro­pa du­ran­te una se­sión en Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.