TE­LA QUE COR­TAR

VOGUE (Spain) - - Agenda - M. Con­tre­ras y M. Es­té­vez El hi­lo in­vi­si­ble, 2 de fe­bre­ro

CON BA­LEN­CIA­GA CO­MO RE­FE­REN­TE, LA CREA­CIÓN DEL UNI­VER­SO ES­TÉ­TI­CO DE LA HIP­NÓ­TI­CA Y EX­QUI­SI­TA EL HI­LO IN­VI­SI­BLE FUE UN TRA­BA­JO COLABORATIVO. DI­REC­TOR, ACTRIZ PRIN­CI­PAL Y DI­SE­ÑA­DOR DE VES­TUA­RIO DETALLAN EL PRO­CE­SO.

En uno de los en­cuen­tros ini­cia­les en­tre Rey­nolds Wood­cock (Da­niel Day-Le­wis) y Al­ma ( Vicky Krieps), la ca­ma­re­ra que se con­ver­ti­rá en su mu­sa y aman­te, él le to­ma me­di­das pa­ra con­fec­cio­nar­le un ves­ti­do. Es su pri­mer mo­men­to de in­ti­mi­dad com­par­ti­da, «una es­ce­na de se­xo sin se­xo», se­gún el di­rec­tor Paul Thomas An­der­son, y una mues­tra del pa­pel sim­bó­li­co que la ro­pa jue­ga en el film: la his­to­ria de amor –pe­cu­liar, tó­xi­ca in­clu­so– es­tá te­ji­da por el hi­lo in­vi­si­ble al que alu­de el tí­tu­lo de la pe­lí­cu­la. La me­tá­fo­ra con la que Krieps ex­pli­ca la man­se­dum­bre de su per­so­na­je tam­bién re­mi­te a pren­das y tex­tu­ras: «Al­ma vie­ne de un en­torno ás­pe­ro y frío, y el mun­do de Rey­nolds, que la en­vuel­ve en ves­ti­dos de se­da, le pa­re­ce cá­li­do y sua­ve».

La mo­da, FUEN­TE DE ins­pi­ra­ción

Am­bien­ta­do en un ta­ller de al­ta cos­tu­ra en el Londres de los 50, la cin­ta no es el bio­pic de nin­gún crea­dor de car­ne y hue­so, aun- que el prin­ci­pal pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra An­der­son fue Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga: «Él fue una de las gran­des ins­pi­ra­cio­nes. La cons­truc­ción de sus ves­ti­dos era per­fec­ta; ape­nas ha­bía que ha­cer na­da pa­ra po­nér­se­los mien­tras que, en el ca­so de otros di­se­ña­do­res, se ne­ce­si­ta­ba la ayu­da de cua­tro per­so­nas pa­ra en­trar en ellos». «Tam­bién hay un po­co de Charles Ja­mes, o de mo­dis­tos bri­tá­ni­cos de la épo­ca co­mo John Ca­va­nagh o Hardy Amies –aña­de Mark Brid­ges, co­la­bo­ra­dor ha­bi­tual del ci­neas­ta y res­pon­sa­ble de ves­tua­rio del film–, pe­ro Rey­nolds es an­te to­do fru­to de Paul y Da­niel». Pa­ra Brid­ges, que di­se­ñó «en­tre 40 y 50» ves­ti­dos ori­gi­na­les, el gran desafío fue ha­cer­los «no so­lo bo­ni­tos y creí­bles; sino con va­rias ca­pas de sig­ni­fi­ca­do y cier­ta re­so­nan­cia dra­má­ti­ca pa­ra en­fa­ti­zar ca­da es­ce­na sin re­sul­tar una dis­trac­ción». Al­gu­nas de las cos­tu­re­ras que apa­re­cen en pan­ta­lla son las ver­da­de­ras pe­ti­tes mains que ayu­da­ron a ela­bo­rar­los.

Los ac­to­res se im­pli­ca­ron de for­ma di­rec­ta en el uni­ver­so vi­sual y el guar­da­rro­pa de la pe­lí­cu­la. El que más, Da­yLe­wis –fa­mo­so por su mé­to­do de in­ter­pre­ta­ción in­mer­si­vo–, que no de­jó de­ta­lle por ele­gir: del co­lor de los cal­ce­ti­nes de Rey­nolds a la por­ce- la­na de sus jue­gos de té. «Él era el due­ño del mun­do de su per­so­na­je», apun­ta An­der­son. Pe­ro Krieps tam­bién tu­vo mu­cho que de­cir. «Si es­ta­ba con­ven­ci­da de al­go, le ha­cía ca­so; ella co­no­cía a Al­ma me­jor que na­die», se­ña­la Brid­ges, que po­dría re­edi­tar con es­te tra­ba­jo el Os­car que ga­nó por The Artist. Una de las su­ge­ren­cias de es­ta actriz re­ve­la­ción fue de­ter­mi­nan­te en va­rios di­se­ños. «Se me ocu­rrió pre­gun­tar por qué no ha­bía nin­gún ves­ti­do con es­co­te pa­la­bra de ho­nor; me di­je­ron que Rey­nolds lo en­con­tra­ría vul­gar. No es­ta­ba de acuer­do, así que de­ci­dí ha­blar­lo con él». Rey­nolds –o Da­niel Day-Le­wis, pues en un mo­men­to da­do am­bos fue­ron uno– le dio el vis­to bueno. Krieps, que apren­dió a co­ser «pa­ra com­pren­der lo di­fí­cil que es ha­cer un ves­ti­do», lle­gó al pro­yec­to sin sa­ber na­da de mo­da y uti­li­zó su inocencia co­mo he­rra­mien­ta: «En los fit­tings an­te­rio­res al ro­da­je me ne­gué a mi­rar­me al es­pe­jo. Que­ría que pa­ra Al­ma to­do fue­ra un des­cu­bri­mien­to». Tam­bién lo se­rá pa­ra el es­pec­ta­dor Rey­nolds Wood­cock (Day-Le­wis) su­per­vi­sa un fit­ting. Arri­ba, otro mo­men­to de la cin­ta. Iz­da., bo­ce­tos del ves­tua­rio idea­do por Brid­ges pa­ra la pe­lí­cu­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.