Ariane Labed, ima­gen del nue­vo per­fu­me de Ch­loé.

HA RO­DA­DO PE­LÍ­CU­LAS EN IN­GLÉS, FRAN­CÉS Y GRIE­GO. SIN EM­BAR­GO, EL ÚL­TI­MO RE­TO DE LA AC­TRIZ ARIANE LABED CON­SIS­TE EN CO­MU­NI­CAR, SIN PA­LA­BRAS, EL ES­PÍ­RI­TU INTRÉPIDO DE UNA NUE­VA FRA­GAN­CIA.

VOGUE (Spain) - - Sumario - Pa­lo­ma Abad

Lo que más me cues­ta es in­ter­pre­tar pa­pe­les en fran­cés, mi idio­ma ma­terno. Cu­rio­sa­men­te, en cual­quier otra len­gua, co­mo grie­go o in­glés, me re­sul­ta mu­cho más pre­ci­so», ex­pli­ca, al otro la­do del te­lé­fono Ariane Labed (Ate­nas, 1984). La ac­triz, cu­ya fa­ma en el eli­tis­ta cir­cui­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co eu­ro­peo cre­ció tras par­ti­ci­par en Lan­gos­ta (di­ri­gi­da por su ma­ri­do, Yor­gos Lant­hi­mos, en 2015), se for­mó gi­ran­do con el gru­po ex­pe­ri­men­tal de tea­tro Va­sis­tas en es­ce­na­rios de Francia y Gre­cia. «En reali­dad yo que­ría ser bailarina, pe­ro a los die­ci­séis em­pe­cé a in­tere­sar­me por el tea­tro, con la in­ten­ción de con­ver­tir­me en di­rec­to­ra....», con­ti­núa. En­ton­ces co­no­ció a la que se­ría su ha­da ma­dri­na, At­hi­na Ra­chel Tsan­ga­ri, que en 2010 la ani­mó a dar el sal­to a la gran pan­ta­lla con un pa­pel pro­ta­gó­ni­co en su fil­me At­ten­berg, pa­ra el que Labed tu­vo que ha­cer un cur­so ace­le­ra­do de grie­go (aun­que ha­bía na­ci­do en Ate­nas, su fa­mi­lia, fran­ce­sa, se mu­dó a Ale­ma­nia al po­co tiem­po y nun­ca apren­dió el idio­ma). Ese mis­mo año, en el Fes­ti­val de Ve­ne­cia, se lle­vó la Cop­pa Vol­pi co­mo me­jor ac­triz. Desde en­ton­ces, com­pa­gi­na el tea­tro con pa­pe­les en cin­tas eu­ro­peas ( Alps, La odi­sea de Ali­ce...) y pe­que­ñas apor­ta­cio­nes en pro­duc­cio­nes de Holly­wood ( An­tes del ano­che­cer, As­sas­sin’s

Creed y Ma­ría Mag­da­le­na, a pun­to de es­tre­nar­se en Es­pa­ña), mu­chas de ellas aus­pi­cia­das por Tsan­ga­ri.

Ac­tual­men­te re­si­de en Lon­dres, pe­ro via­ja, por exi­gen­cias del guion, a to­do el mun­do («Mis pa­dres me acos­tum­bra­ron de pe­que­ña, así que no me re­sul­ta di­fí­cil en­con­trar mi lu­gar en cual­quier si­tio»). Eso sí, dar el sal­to de­fi­ni­ti­vo a Es­ta­dos Uni­dos no es­tá en sus pla­nes de fu­tu­ro. «No ten­go na­da en con­tra de Holly­wood, me en­can­ta­ría ir, pe­ro no es mi ob­je­ti­vo fun­da­men­tal. Lo que me in­tere­sa de ca­da pro­yec­to es tra­ba­jar con ac­to­res,

co­no­cer gen­te y desa­rro­llar un tra­ba­jo in­te­lec­tual que me su­pon­ga un re­to», cuen­ta.

Este mis­mo ar­gu­men­to le sir­ve pa­ra ava­lar su nue­vo pa­pel co­mo em­ba­ja­do­ra de No­ma­de, la nue­va fra­gan­cia de la fir­ma fran­ce­sa Ch­loé, que ce­le­bra «la li­ber­tad, la aper­tu­ra al mun­do, el co­nec­tar con la gen­te», se­gún ex­pli­can desde la mar­ca. «A de­cir ver­dad, me sor­pren­dió que me lla­ma­sen. Nun­ca creí que ha­ría al­go co­mo es­to. Me pa­re­ce otro mun­do, con sus pro­pias nor­mas. Pe­ro cuan­do en­ten­dí lo que bus­ca­ban, me di cuen­ta de lo mu­cho que co­nec­ta­ba con el pro­yec­to: su es­pí­ri­tu en­tron­ca real­men­te con la li­ber­tad y la fe­mi­ni­dad mo­der­na», di­ce.

En efec­to, el ima­gi­na­rio de No­ma­de se nu­tre de la esen­cia em­pren­de­do­ra de la fun­da­do­ra de la mar­ca, la egip­cia Gaby Ag­hion, que, tras mu­dar­se a Pa­rís en los años cincuenta desafió la mo­da coe­tá­nea crean­do pren­das con te­ji­dos va­po­ro­sos que li­be­ra­ban la si­lue­ta de la mu­jer. De un mo­do si­mi­lar, la re­vo­lu­ción fe­mi­nis­ta si­len­cio­sa de Labed con­sis­te en en­con­trar, en los guio­nes que re­ci­be, «los pa­pe­les que se es­ca­pan de los ro­les tra­di­cio­nal­men­te re­ser­va­dos a la mu­jer. Creo que por eso he tra­ba­ja­do con tan­tas di­rec­to­ras, por­que son ca­pa­ces de desa­rro­llar per­so­na­jes fe­me­ni­nos muy com­ple­jos», de­fien­de.

Fue lo que ocu­rrió con la cam­pa­ña de No­ma­de, pa­ra cu­yo ro­da­je se tras­la­dó al Ra­jas­tán in­dio. Allí se pu­so a las ór­de­nes de otra fé­mi­na, Fleur For­tu­né, que ava­la la sin­gu­la­ri­dad de su tra­ba­jo: «Es muy ho­nes­ta y au­tén­ti­ca en su ac­tua­ción. Apor­ta una emo­ción real». Qui­zá Ariane Labed no ne­ce­si­te ir a Holly­wood. Pe­ro, muy pro­ba­ble­men­te, en Holly­wood ven­dría bien su ta­len­to

Arri­ba, la ac­triz Ariane Labed du­ran­te el ro­da­je de la cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria del nue­vo per­fu­me de Ch­loé. Aba­jo, No­ma­de, de Ch­loé (108 €).

El equi­po se tras­la­dó al Ra­jas­tán in­dio pa­ra crear las imá­ge­nes pu­bli­ci­ta­rias de la nue­va fra­gan­cia, ins­pi­ra­da en los via­jes y la li­ber­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.