Ca­me­ron Rus­sell ha­bla so­bre igual­dad, com­pro­mi­so y ma­ter­ni­dad.

VOGUE (Spain) - - Sumario - Fo­to­gra­fía INEZ & VI­NOODH Rea­li­za­ción ALEX WHI­TE Tex­to EUGENIA DE LA TO­RRIEN­TE

Ac­ti­vis­ta me­dioam­bien­tal, lu­cha­do­ra por la igual­dad y por la me­jo­ra de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de las mo­de­los.

Ca­me­ron Rus­sell es una mu­jer con mu­chas cau­sas y una de las vo­ces más ne­ce­sa­rias hoy en la mo­da y en la vi­da. Ha­bla­mos con ella de cam­bio, de es­pe­ran­za y de por qué este re­por­ta­je, que ha con­ce­bi­do y pro­ta­go­ni­za­do en la rec­ta fi­nal de su pri­mer embarazo, es tan im­por­tan­te.

Ha­wa, Car­lo­ta, Camila, Jes­si­ca, Jody, Ou­may­ma, Inez... la mo­de­lo y ac­ti­vis­ta Ca­me­ron Rus­sell (Bos­ton, 1987) ha que­ri­do unir todos es­tos nom­bres al su­yo en este re­por­ta­je ex­cep­cio­nal que ella mis­ma ha con­ce­bi­do pa­ra Vo­gue Es­pa­ña. Una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra po­ner en prác­ti­ca su fi­lo­so­fía, y tam­bién la mía. Pa­ra de­mos­trar la be­lle­za, la poe­sía, la pa­sión y la for­ta­le­za que po­de­mos trans­mi­tir con la mo­da por y pa­ra las mu­je­res.

Tal era la idea del dis­cur­so que Ca­me­ron ofre­ció el pa­sa­do no­viem­bre en Nue­va York, en el que ha­bla­ba de la ne­ce­si­dad de dar es­pa­cio a nue­vas vo­ces pa­ra des­ar­mar a los po­de­ro­sos y ter­mi­nar con sus ma­las prác­ti­cas. La ora­to­ria de es­ta ex­tra­or­di­na­ria mu­jer ya nos de­jó una char­la de la plataforma TED que, desde 2013, se man­tie­ne im­ba­ti­ble co­mo una de las más vis­tas. Ca­me­ron lle­va años com­pro­me­ti­da con un aba­ni­co de cau­sas que van desde los de­re­chos de la mu­jer has­ta la de­fen­sa del me­dioam­bien­te, pe­ro su nom­bre dio la vuel­ta al mun­do en oc­tu­bre de 2017 cuan­do –desde sus re­des so­cia­les pri­me­ro y con la ayu­da de otros pro­fe­sio­na­les de la in­dus­tria des­pués– pu­bli­có los tes­ti­mo­nios anó­ni­mos de mo­de­los que de­nun­cia­ban los abu­sos que su­frían en su tra­ba­jo.

Es­ta ini­cia­ti­va ha re­mo­vi­do con­cien­cias y ha pro­vo­ca­do cam­bios drás­ti­cos en la mo­da, pe­ro aque­lla in­quie­ta chi­qui­lla que so­ña­ba con ser pre­si­den­ta de su país as­pi­ra a una trans­for­ma­ción más pro­fun­da. Al­gu­nos de sus ob­je­ti­vos que­dan ex­pues­tos en este por­fo­lio. Con­ce­bi­do por la di­rec­to­ra de ar­te Ha­wa Ar­sa­la, mues­tra las dis­tin­tas fa­ce­tas de Ca­me­ron a tra­vés del ob­je­ti­vo de la tu­ne­ci­na Ou­may­ma, la bri­tá­ni­ca Jody Ro­gac y las es­pa­ño­las Car­lo­ta Gue­rre­ro y Camila Fál­quez. Ta­len­tos emer­gen­tes que am­plían el es­pec­tro de la fo­to­gra­fía de mo­da y apor­tan una nue­va sen­si­bi­li­dad éti­ca y es­té­ti­ca. «Es­ta his­to­ria es un mi­cro­ejem­plo de có­mo po­de­mos cam­biar las co­sas, de có­mo po­de­mos em­po­de­rar a mu­je­res de dis­tin­tas pro­ce­den­cias pa­ra que par­ti­ci­pen de la con­ver­sa­ción al má­xi­mo ni­vel. Mues­tra el ca­mino pa­ra avan­zar», ase­gu­ra Ca­me­ron a tra­vés de Sky­pe. Ha­bla­mos en el mis­mo día en que se anun­cia su par­ti­ci­pa­ción, ya em­ba­ra­za­da, en la cam­pa­ña de pri­ma­ve­ra/ ve­rano 2018 pa­ra Miu Miu. La com­par­te con otras mo­de­los, co­mo Edie Campbell o Ad­woa Aboah, «que uti­li­zan sus pla­ta­for­mas so­cia­les pa­ra pro­mo­ver ac­ti­tu­des pro­gre­sis­tas» se­gún la com­pa­ñía de Miuc­cia Pra­da. Una prue­ba más de có­mo es­tán cam­bian­do las co­sas.

Las mu­je­res son el prin­ci­pal mer­ca­do de la mo­da. ¿Por qué, en­ton­ces, ha ha­bi­do en las úl­ti­mas dé­ca­das tan po­cas mu­je­res di­se­ñan­do pa­ra las gran­des ca­sas?

Es una pre­gun­ta in­tere­san­te. La res­pues­ta me­nos ra­di­cal es que los que es­tán al man­do de esas com­pa­ñías son hom­bres y tien­den a con­tra­tar a gen­te co­mo ellos. Eso ocu­rre en cual­quier par­te. Una in­ter­pre­ta­ción más ra­di­cal di­ría que cuan­do la mo­da ex­plo­tó en este fenómeno de glo­ba­li­za­ción y ace­le­ra­ción en el que hoy es­ta­mos in­mer­sos ne­ce­si­tó mano de obra ba­ra­ta y ac­ce­si­ble. Hay que en­ten­der que el ra­cis­mo y la de­sigual­dad de gé­ne­ro fa­vo­re­cen al sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta y per­mi­ten que si­ga fun­cio­na­do. Pe­ro la ne­ce­si­dad de ha­cer di­ne­ro es una ex­cu­sa muy po­bre pa­ra el mal com­por­ta­mien­to.

Tam­bién ha si­do lla­ma­ti­va la fal­ta de fo­tó­gra­fas. ¿Có­mo se da la vuel­ta a eso? ¿Ser­vi­rían las cuo­tas?

La can­ti­dad de fo­tó­gra­fas re­pre­sen­ta­das por las agencias es mi­nús­cu­la. La si­tua­ción es tan ex­tre­ma y tan exa­ge­ra­da co­mo pa­ra pe­dir res­pon­sa­bi­li­da­des y pue­de que sí ne­ce­si­tes una cuo­ta pa­ra desafiar­la. Pe­ro es una pe­na que eso sea lo que ha­ga fal­ta. La idea de una cuo­ta es des­mo­ra­li­zan­te, por eso en EE.UU. ha­bla­mos más de ac­ción afir­ma­ti­va. Pe­ro la reali­dad es que cuan­do em­pie­zas a in­ves­ti­gar, des­cu­bres la can­ti­dad de ta­len­to que ha que­da­do sin reconocer y va­lo­rar a lo lar­go de la his­to­ria. Y hay que ha­cer lo que sea ne­ce­sa­rio pa­ra que eso no si­ga ocu­rrien­do.

¿Qué pa­pel pue­de ju­gar la mo­da pa­ra ter­mi­nar con las de­sigual­da­des de gé­ne­ro?

Una de ca­da sie­te mu­je­res que tra­ba­jan fue­ra de su ca­sa lo ha­ce en la mo­da. Pa­ra em­pe­zar, eso sig­ni­fi­ca que es­ta­mos con­tri­bu­yen­do de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va a la bre­cha sa­la­rial. Y te­ne­mos que asu­mir res­pon­sa­bi­li­dad por ello. Lo prin­ci­pal es en­ten­der que el au­tén­ti­co po­der pa­ra pro­gre­sar es co­mu­ni­ta­rio y mu­chos de los que tra­ba­jan en la mo­da lo ha­cen en paí­ses y con­di­cio­nes de las que yo por ejem­plo no ten­go co­no­ci­mien­to al­guno. Por eso hay que tra­ba­jar en equi­po con di­se­ña­do­res, com­pra­do­res, cos­tu­re­ras…

Se ha­bla mu­cho de mo­da sos­te­ni­ble. ¿Pue­de lle­gar a ser­lo con un rit­mo de pro­duc­ción y con­su­mo ca­da vez más ace­le­ra­do?

Es una pre­gun­ta que pue­de ha­cer­se a la ma­yo­ría de nues­tros sis­te­mas ac­tua­les. Y la res­pues­ta, ne­ce­sa­ria­men­te, tie­ne que ser afir­ma­ti­va. Pe­ro pa­ra lo­grar­lo ten­drá que cam­biar. Cuan­do ha­blo de sos­te­ni­bi­li­dad en la mo­da me gus­ta vol­ver a los va­lo­res fun­da­men­ta­les que nos han traí­do aquí. La crea­ti­vi­dad es sos­te­ni­ble; de he­cho, es una ener­gía re­no­va­ble. La co­mu­ni­dad es el mo­ti­vo por el que to­do el mun­do es­tá aquí. Eso no cues­ta na­da. Y los me­dios son ca­da vez más sos­te­ni­bles con su tras­la­ción del pa­pel al di­gi­tal. La cul­tu­ra es cla­ve pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad por­que, si te ale­jas del con­su­mis­mo ex­tre­mo, ne­ce­si­tas re­em­pla­zar­lo con al­go. La mo­da pue­de de­ci­dir ser par­te de este fu­tu­ro, pe­ro ten­drá que cam­biar su fo­co. Eso va a ocu­rrir de una for­ma u otra. Lo que que­da por ver es si la gen­te que hoy es­tá par­ti­ci­pan­do en el sis­te­ma pue­de adap­tar­se a la nue­va reali­dad.

En tu con­fe­ren­cia en la cum­bre Mu­je­res del Año, de Gla­mour, ha­bla­bas de la ne­ce­si­dad de bus­car al­ter­na­ti­vas a lo es­ta­ble­ci­do, de dar opor­tu­ni­da­des a los nue­vos ta­len­tos pa­ra cam­biar lo que no fun­cio­na en el sis­te­ma.

Tra­ba­jar en la mo­da de pres­ti­gio es co­mo en­trar en el Museo Me­tro­po­li­tano y pen­sar: «Va­ya, aquí es­tá to­do el ar­te». Y, no, se tra­ta de una par­te muy pe­que­ña de la ex­pre­sión ar­tís­ti­ca del pla­ne­ta. Prin­ci­pal­men­te, pro­du­ci­da por hom­bres blan­cos. Se­gui­mos pen­san­do que lo que ocu­rre en la in­dus­tria es to­do el mun­do de la mo­da y nos es­ta­mos per­dien­do el 99% de lo que ocu­rre en el glo­bo al­re­de­dor del ves­tir. Es sa­lu­da­ble mi­rar en otras par­tes y te­ner otras con­ver­sa­cio­nes. Es lo que he­mos he­cho, a pe­que­ña es­ca­la, con este re­por­ta­je. Hay gen­te pro­du­cien­do cul­tu­ra y acon­te­ci­mien­tos de una for­ma sos­te­ni­ble y be­lla desde ha­ce mu­cho tiem­po. En Nue­va York tie­nes una vi­bran­te co­mu­ni­dad de bai­la­ri­nes de vo­guing. Eso es mo­da y, ade­más, in­flu­ye en ella aun­que no le de­mos el cré­di­to que me­re­ce. Se tra­ta de que la gen­te que es­tá en el in­te­rior del Met de­ci­da o no te­ner esa con­ver­sa­ción con los de fue­ra.

Apos­tar por lo es­ta­ble­ci­do es una cues­tión de se­gu­ri­dad y mie­do. ¿Có­mo se con­ven­ce a la gen­te de que co­rra el ries­go con al­guien nue­vo y me­nos co­no­ci­do?

Hay que em­pe­zar a pen­sar que el ries­go es no ha­cer­lo. El ries­go es se­guir con­tra­tan­do a los es­ta­ble­ci­dos y a los de siem­pre. Por­que así el sis­te­ma se des­trui­rá. Es­tá cla­ro que hay gen­te que sien­te te­mor por el cam­bio. Y la mo­da, al me­nos en mi experiencia co­mo mo­de­lo, fo­men­ta una for­ma me­dro­sa de pen­sar. Si al­guien con­si­gue un tra­ba­jo, sig­ni­fi­ca que tú no lo has con­se­gui­do. Si a otro le va bien pa­re­ce im­pli­car que tú fra- ca­ses. Pe­ro las co­sas no fun­cio­nan así, a ex­cep­ción tal vez, de cuan­do in­ten­tas co­mer­te un pas­tel en­tre va­rios. La crea­ti­vi­dad se cons­tru­ye a sí mis­ma. No creo que los fo­tó­gra­fos de­ban sen­tir­se ame­na­za­dos por­que sur­jan nue­vas y jóvenes vo­ces fe­me­ni­nas. Por­que ex­pan­den las po­si­bi­li­da­des de la fo­to­gra­fía de mo­da. Y eso te de­be­ría re­sul­tar ex­ci­tan­te si es­ta es tu pro­fe­sión. Me gus­ta ver­lo co­mo al­go ex­pan­si­vo más que res­tric­ti­vo. Tam­bién pa­ra las re­vis­tas. Si con­tra­tas a la mis­ma gen­te una y otra vez –a los que es­tán en la cima de la je­rar­quía–, te gas­tas mu­chí­si­mo di­ne­ro y pue­de que no con­si­gas los re­sul­ta­dos que bus­cas. A ve­ces, los que ya no tie­nen na­da que de­mos­trar no le de­di­can el tiem­po o la pre­pa­ra­ción ne­ce­sa­ria pa­ra lo­grar al­go real­men­te me­mo­ra­ble. Y con eso li­mi­ta­mos lo que nues­tras pu­bli­ca­cio­nes pue­den ser hoy.

¿Qué apor­ta un equi­po ín­te­gra­men­te for­ma­do por mu­je­res?

Con to­das las fo­tó­gra­fas que par­ti­ci­pan en este re­por­ta­je se creó un am­bien­te de amor y ale­gría en el es­tu­dio y es pre­cio­so ver to­do eso re­fle­ja­do en una fo­to­gra­fía de mo­da. Pe­ro no se tra­ta de equi­pos ín­te­gra­men­te fe­me­ni­nos sino de to­mar la de­ci­sión de en­fo­car­se en gru­pos no pre­pon­de­ran­tes. Pue­de que una vez sean las mu­je­res, otra las per­so­nas que no se iden­ti­fi­can con un gé­ne­ro bi­na­rio o las de cier­tas ra­zas. Y eso pue­de ser útil en un en­torno don­de es tan in­fre­cuen­te que la per­so­na al man­do no sea un hom­bre blan­co. La reali­dad es que so­lo ha­ce fal­ta rea­li­zar el ejer­ci­cio una o dos ve­ces pa­ra dar­se cuen­ta de la pa­rá­li­sis crea­ti­va que su­ce­de cuan­do no lo in­ten­tas. Esa es la me­jor mo­ti­va­ción pa­ra se­guir ade­lan­te. A me­nu­do, me plan­tean una his­to­ria que lle­va por tí­tu­lo la pa­la­bra mu­jer o fe­mi­nis­mo pe­ro con un fo­tó­gra­fo hom­bre blan­co. Creo que en este mo­men­to de la his­to­ria hay que ser cohe­ren­te, pre­ci­sa­men­te, por­que par­ti­mos de una de­sigual­dad tan acu­sa­da.

¿Ayu­dan las re­des so­cia­les a dar vi­si­bi­li­dad a las nue­vas vo­ces?

Las re­des so­cia­les han he­cho que sea más fácil en­con­trar ta­len­tos pe­ro tam­bién os­cu­re­cen otros. Por­que en un con­cur­so de po­pu­la­ri­dad no siem­pre gana la gen­te co­rrec­ta. Las re­des han in­cre­men­ta­do el po­der de una mo­de­lo por­que cuan­do tie­nes mi­llo­nes de se­gui­do­res te con­vier­tes en un par­ti­ci­pan­te mu­cho más res­pe­ta­do. Pe­ro tam­bién han im­pe­di­do que mu­chas ten­gan una ca­rre­ra si no sa­ben có­mo ges­tio­nar su per­fil di­gi­tal. Es­pe­cial­men­te, las que no ha­blan in­glés co­mo pri­me­ra len­gua, las que pro­ce­den de paí­ses me­nos desa­rro­lla­dos y las que no tie­nen acceso di­rec­to a la ro­pa de mar­ca. Y, aun­que en me­nor me­di­da, su­ce­de lo mis­mo con los fo­tó­gra­fos. Ya no se tra­ta de lle­var tu book a una re­vis­ta y que te con­tra­ten. Pue­des con­tac­tar con es­ti­lis­tas o ma­qui­lla­do­res a tra­vés de In­ter­net, que ha he­cho cre-

cer la co­mu­ni­dad pro­fe­sio­nal. Ade­más, la au­dien­cia es ca­da vez ma­yor y más es­pe­cí­fi­ca. Pe­ro hay que te­ner cui­da­do pa­ra que to­do es­to no se con­vier­ta en un me­ro con­cur­so de po­pu­la­ri­dad.

¿Qué sig­ni­fi­ca el po­der pa­ra ti?

Cuan­do te­nía 16 años, pen­sa­ba que el po­der re­si­día en lo­grar cier­tos tra­ba­jos. La mo­da es un sis­te­ma muy je­rár­qui­co. Pe­ro cuan­to más me acer­ca­ba a la par­te de arri­ba, más com­pren­día que la cla­se de cam­bio que me in­tere­sa­ba no se po­día pro­vo­car desde el to­pe de la pi­rá­mi­de. Hay gen­te em­po­de­ra­da sim­ple­men­te por sis­te­mas es­truc­tu­ra­les co­mo el gé­ne­ro, la cla­se y la ra­za. Cuan­do cre­ces, com­pren­des que ese po­der es­truc­tu­ral no te im­bu­ye del ta­len­to o de la ca­pa­ci­dad pa­ra trans­for­mar na­da. El po­der es­truc­tu­ral pa­re­ce con Trump más es­tú­pi­do que nun­ca. Te obli­ga a pen­sar más en el po­der or­gá­ni­co y en otras he­rra­mien­tas que po­da­mos te­ner a mano, co­mo cons­truir co­mu­ni­da­des. Por ejem­plo, la con­ver­sa­ción so­bre el aco­so y el abu­so se­xual en la mo­da fue al­go muy co­mu­nal. No po­día ha­ber ocu­rri­do sin cien­tos de per­so­nas levantándose so­bre su pro­pio po­der. Es so­lo un ejem­plo de lo que se con­si­gue al con­ce­bir el po­der co­mo un eco­sis­te­ma más que co­mo una je­rar­quía. Es­tar arri­ba no ge­ne­ra na­da, no hay na­da pro­duc­ti­vo en ello. Ser crea­ti­vo es lo que te em­po­de­ra.

¿Có­mo te sien­tes acer­ca de las dis­tin­tas fa­ce­tas de ti que mues­tra este re­por­ta­je?

Creo que fue una idea muy bue­na de la di­rec­to­ra de ar­te, Ha­wa Ar­sa­la. Todos me gus­ta­ron, pe­ro el per­so

na­je de la ma­dre que fo­to­gra­fió Car­lo­ta Gue­rre­ro me per­mi­tió ro­dear­me de mis ami­gos desde ha­ce dé­ca­das y de mi fa­mi­lia. Mu­chos de ellos nun­ca ha­bían es­ta­do en un set de fo­tos. No es una por­ta­da lo que te da po­der, es la gen­te que te ro­dea y te su­je­ta quie­nes te lo con­fie­ren. Y esa ima­gen re­pre­sen­ta eso. Fue bo­ni­to ver a es­tas mu­je­res be­llas y po­de­ro­sas a mi al­re­de­dor. Por otra par­te, una for­ma de desafiar a to­do lo que es­tá pa­san­do, es em­pe­zar a in­cor­po­rar nues­tra hu­ma­ni­dad al tra­ba­jo. Y, por ejem­plo, no es­con­der nues­tra ma­ter­ni­dad. Es una re­fle­xión que me hi­ce al que­dar em­ba­ra­za­da y de­ci­dir se­guir tra­ba­jan­do.

El des­fi­le de Eck­haus Lat­ta pa­ra es­ta pri­ma­ve­ra/ve­rano 2018 lla­mó la aten­ción, pre­ci­sa­men­te, por in­cluir a una mo­de­lo em­ba­ra­za­da. ¿Por qué es im­por­tan­te que la mo­da re­fle­je este mo­men­to vi­tal?

Es la pri­me­ra vez, pe­ro cier­ta­men­te no la úl­ti­ma, en la que me en­cuen­tro al otro la­do de lo que la in­dus­tria de la mo­da de­fi­ne co­mo un cuer­po ideal. Es in­tere­san­te ges­tio­nar eso en una se­sión de fo­tos don­de co­noz­co bien cuá­les son las ex­pec­ta­ti­vas de to­do el mun­do. Sé có­mo mo­ver mi cuer­po de cier­ta for­ma pa­ra sa­tis­fa­cer­las: co­lo­car el bra­zo así pa­ra que pa­rez­ca más del­ga­do, mo­ver la cin­tu­ra pa­ra que se afi­ne... Y aún así el embarazo es­tá dentro de los már­ge­nes de lo que con­si­de­ra­mos apro­pia­do, mien­tras el cuer­po en el pos­par­to es otra co­sa. Eso ya no lo pon­dría­mos en una por­ta­da. Es una idea in­tere­san­te so­bre la re­pre­sen­ta­ción y la be­lle­za que ce­le­bra­mos.

¿Có­mo te sien­tes con tu cuer­po aho­ra?

El tra­ba­jo de mo­de­lo es al­go bas­tan­te li­mi­ta­do en el tiem­po y no sé có­mo me voy a sen­tir des­pués del embarazo pa­ra rea­li­zar­lo. Hay mu­je­res que en­tre­nan y se es­fuer­zan mu­chí­si­mo pa­ra vol­ver en­se­gui­da. O al­gu­nas tie­nen un cuer­po que se re­cu­pe­ra muy rá­pi­do. Ve­re­mos. He pa­sa­do 30 años con una cier­ta con­fian­za en lo que era y aho­ra em­pie­za una nue­va iden­ti­dad y no ten­go ni idea de có­mo voy a reac­cio­nar a par­tir de aquí.

El año 2017 ha si­do uná­ni­me­men­te re­co­no­ci­do co­moel del des­per­tar del fe­mi­nis­mo. ¿Có­mo se man­tie­ne esa ener­gía en el tiem­po?

Hay que uti­li­zar el mo­men­to de aten­ción me­diá­ti­ca y de mo­vi­li­za­ción pa­ra in­tro­du­cir cam­bios tras­cen­den­tes o pa­ra edu­car­nos y re­fle­xio­nar so­bre cues­tio­nes co­mo qué sig­ni­fi­ca el con­sen­ti­mien­to a una re­la­ción se­xual en un en­torno de­sigual. Y lo mis­mo ocu­rre con la bre­cha sa­la­rial. Cuan­do has de­di­ca­do un tiem­po a pen­sar en ello, na­die te pue­de qui­tar eso de la ca­be­za y desde ahí so­lo se pue­de evo­lu­cio­nar. Aun­que, cla­ro, es­toy se­gu­ra de que Oba­ma se es­tá di­cien­do lo mis­mo: que el ca­mino no se pue­de des­ha­cer. Y mira [ri­sas].

¿Qué opi­nas del mo­vi­mien­to Ti­me’s Up en Holly­wood y de su ac­ción en los úl­ti­mos Glo­bos de Oro?

Fue un po­de­ro­so ejem­plo de trans­ver­sa­li­dad ver a las ac­tri­ces más po­de­ro­sas de Holly­wood re­co­rrer la al­fom­bra ro­ja jun­to a des­ta­ca­das ac­ti­vis­tas por los de­re­chos de las mu­je­res. Es un mo­men­to de va­lor in­cal­cu­la­ble por­que esa re­la­ción pue­de con­ti­nuar y hay mu­cho po­der en la ac­ción de mu­je­res que se le­van­tan jun­tas. Eso me gus­tó mu­cho, aun­que tam­bién hubo mo­men­tos pa­ra­dó­ji­cos. Creo que todos es­ta­mos apren­dien­do. Es­ta­mos ejer­ci­tan­do nues­tros múscu­los po­lí­ti­cos en todos los ám­bi­tos: los es­tu­dian­tes se es­tán or­ga­ni­zan­do y tam­bién los Drea­mers, Holly­wood, las mu­je­res… Este re­por­ta­je es un pa­ra­le­lis­mo de lo que es­tá ocu­rrien­do en tan­tas in­dus­trias don­de mu­je­res po­de­ro­sas se es­tán vien­do unas a otras y es­tán tra­ba­jan­do jun­tas. Esas re­la­cio­nes y el po­der que de­ri­va de ellas no pue­de des­ha­cer­se, su­ce­da lo que su­ce­da a par­tir de aho­ra

«LA CON­VER­SA­CIÓN SO­BRE EL ABU­SO SE­XUAL EN LA MO­DA NO PO­DRÍA HA­BER OCU­RRI­DO SIN CIEN­TOS DE PER­SO­NAS LEVANTÁNDOSE SO­BRE SU PRO­PIO PO­DER. ES UN EJEM­PLO DE LO QUE SE CON­SI­GUE AL CON­CE­BIR EL PO­DER CO­MO UN ECO­SIS­TE­MA MÁS QUE CO­MO UNA JE­RAR­QUÍA»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.