El en­can­to de Guc­ci Gar­den, don­de la mo­da se fu­sio­na con la gas­tro­no­mía y la his­to­ria.

VOGUE (Spain) - - Sumario - Tex­to RA­FA RO­DRÍ­GUEZ

Ales­san­dro Mi­che­le vuel­ve a con­tar la his­to­ria de la fir­ma que ha re­vo­lu­cio­na­do co­mo di­rec­tor crea­ti­vo en Guc­ci Gar­den, el an­ti­guo museo de la ca­sa en Flo­ren­cia re­di­se­ña­do a su ima­gen y se­me­jan­za. Un es­pa­cio vi­vo y cam­bian­te que tie­ne tien­da ex­clu­si­va y has­ta res­tau­ran­te de pos­tín gas­tro­nó­mi­co. Ha­bla­mos con Ma­ria Lui­sa Fri­sa, co­mi­sa­ria de las ga­le­rías ex­po­si­ti­vas, pa­ra en­ten­der el por qué de se­me­jan­te trans­for­ma­ción.

So­bre­sal­tos a la flo­ren­ti­na. La per­tur­ba­do­ra­men­te tem­pla­da ma­ña­na de enero ha ama­ne­ci­do en la cu­na del ar­te renacentista ita­liano con unos ti­tu­la­res no me­nos in­có­mo­dos, del te­le­ti­po de agen­cia al por­tal de agi­ta­ción mo­der­na. Aun­que el más chi­rrian­te se leía en la news­let­ter con la que sue­le desa­yu­nar­se el ne­go­cio de la mo­da: «Guc­ci abre su os­te­ria ». Tan­to pa­sear a la pren­sa in­vi­ta­da de me­dio mun­do ga­le­ría arri­ba, ga­le­ría aba­jo; tan­to des­plie­gue crea­ti­vo, tan­to in­cluir­lo en la agen­da ofi­cial del sa­lón Pit­ti Im­ma­gi­ne Uo­mo, tan­to fas­to la no­che an­te­rior pa­ra que to­do que­de re­du­ci­do a la inau­gu­ra­ción de una tas­ca. Con chef es­te­lar y es­tre­lla­do (Mas­si­mo Bot­tu­ra, tres ve­ces lau­rea­do en la cons­te­la­ción Mi­che­lin), pe­ro tas­ca al fin y al ca­bo. «No sé qué de­cir», con­ce­de una per­ple­ja Ma­ria Lui­sa Fri­sa al en­te­rar­se por el pe­rio­dis­ta de ta­ma­ño dis­pa­ra­te. «Ca­si pre­fie­ro no co­men­tar na­da. So­lo que la cul­tu­ra con­tem­po­rá­nea es pro­cli­ve a pro­vo­car este ti­po de si­tua­cio­nes y sen­ti­mien­tos».

Re­sul­ta cu­rio­so que las de­cla­ra­cio­nes de la que es reconocida co­mo una de las gran­des fuer­zas in­te­lec­tua­les de la mo­da ita­lia­na en­cuen­tren su eco, pre­ci­sa­men­te, en el re­co­le­to co­me­dor vip con­ti­guo al res­tau­ran­te de ma­rras, don­de se desa­rro­lla la que se­rá una es­cla­re­ce­do­ra con­ver­sa­ción. En reali­dad, la Os­te­ria de Mas­si­mo Bot­tu­ra no es sino otra de las múl­ti­ples atrac­cio­nes/atrac­ti­vos que al­ber­ga el fla­man­te Guc­ci Gar­den, ver­sión re­pen­sa­da y re­mo­za­da del an­ti­guo museo que la fir­ma flo­ren­ti­na ins­tau­ra­ra en 2011 a ma­yor glo­ria de su his­to­ria. En­ton­ces ape­nas se tra­ta­ba de ex­hi­bir cro­no­ló­gi­ca­men­te par­te (in­tere­sa­da) del in­gen­te ar­chi­vo de la ca­sa, pren­das, ac­ce­so­rios, ob­je­tos y cu­rio­si­da­des en ex­po­si­ción per­ma­nen­te aun­que po­co in­for­ma­ti­va; amén de dar co­bi­jo a mues­tras tem­po­ra­les de al­gu­nos de los ar­tis­tas que po- nen en va­lor la ex­cel­sa co­lec­ción de Fra­nçois Pi­nault (fun­da­dor del gru­po de lu­jo fran­cés, hoy co­no­ci­do co­mo Ke­ring, al que per­te­ne­ce la mar­ca). Has­ta que la en­tra­da en es­ce­na de Ales­san­dro Mi­che­le en el pa­pel de dis­rup­ti­vo di­rec­tor crea­ti­vo, a prin­ci­pios de 2015, cam­bió pol­vo por bri­llo. «La pri­me­ra vez que me lla­mó fue pa­ra que me en­car­ga­ra de las dos sa­las que que­ría de­di­car­le a Tom Ford. Me pi­dió que es­cri­bie­ra un tex­to ex­pli­can­do por qué era im­por­tan­te pa­ra Guc­ci», re­cuer­da Fri­sa. «Me pa­re­ció que aquel era un re­co­no­ci­mien­to jus­to» [el crea­dor te­xano, ar­tí­fi­ce de la re­su­rrec­ción co­mer­cial, so­cial y me­diá­ti­ca de la en­se­ña en­tre 1994 y 2004, es­tu­vo pros­cri­to de la ins­ti­tu­ción du­ran­te el rei­na­do de Fri­da Gian­ni­ni].

Ve­ne­cia­na de na­ci­mien­to y flo­ren­ti­na de adop­ción, li­cen­cia­da en His­to­ria del Ar­te, la es­cri­to­ra, pe­rio­dis­ta y aca­dé­mi­ca (di­ri­ge el pro­gra­ma de gra­do de di­se­ño de mo­da y ar­tes mul­ti­me­dia de la Uni­ver­si­dad IUAV de Ve­ne­cia) ha vuel­to a aten­der la lla­ma­da de Mi­che­le pa­ra ejer­cer de co­mi­sa­ria –otro de sus ro­les re­cu­rren­tes– de las re­no­va­das ga­le­rías ex­po­si­ti­vas en Guc­ci Gar­den. «Acep­té por dos ra­zo­nes. La pri­me­ra, por­que se tra­ta del ar­chi­vo de una de las mar­cas más im­por­tan­tes no so­lo de la mo­da, sino tam­bién de la cul­tu­ra ita­lia­na. Y la se­gun­da, por­que en este mo­men­to tie­ne un di­rec­tor crea­ti­vo con una gran vi­sión. Co­mo crí­ti­ca, no me in­tere­sa es­pe­cial­men­te el pa­sa­do, pe­ro sí có­mo se pue­de vol­ver a con­tar una his­to­ria de una ma­ne­ra vi­va, de­fi­nir un or­ga­nis­mo con un diá­lo­go ac­tual», ex­pli­ca. Huel­ga de­cir que le han otor­ga­do ab­so-

lu­ta car­ta blan­ca pa­ra ello: «No hu­bie­ra po­di­do ha­cer­lo de otra ma­ne­ra». Tam­po­co si no es­tu­vie­ra su ad­mi­ra­do La­llo: «¡Por su­pues­to! Es una fi­gu­ra in­tere­san­tí­si­ma. No su­pe de él has­ta que vi su pri­mer des­fi­le, y ahí me di­je: ‘Aquí es­tá pa­san­do al­go’. No tan­to en tér­mi­nos es­té­ti­cos, por bo­ni­to o feo, sino por­que sen­tí que asis­tía a un cam­bio de pa­ra­dig­ma. Es­ta­ba mol­dean­do al hom­bre y a la mu­jer del si­glo XXI, una nue­va idea de mas­cu­li­ni­dad y fe­mi­ni­dad, esa flui­dez de gé­ne­ros de la que tan­to se ha­bla hoy, pe­ro no de una ma­ne­ra co­rrien­te, sino di­ver­sa, sin es­te­reo­ti­par. Con un men­sa­je in­du­men­ta­rio de li­ber­tad. Ales­san­dro ha cap­ta­do el de­seo del con­su­mi­dor en un mo­men­to pre­ci­so, que es de lo que tra­ta la mo­da. Ade­más, es­tá dan­do con­ti­nui­dad a una his­to­ria, la de Guc­ci, al tiem­po que pro­pi­cia una rup­tu­ra».

Que la mo­nu­men­tal edi­fi­ca­ción del si­glo XIV, otro­ra Pa­laz­zo de­lla Mer­can­zia (an­ti­gua se­de del tri­bu­nal de co­mer­cio de Flo­ren­cia), a un la­do del Pa­laz­zo Vec­chio y es­ca­sos me­tros de la Ga­le­ría de los Uf­fi­zi, pa­rez­ca de re­pen­te el par­que te­má­ti­co de Ales­san­dro Mi­che­le tam­po­co de­be­ría sor­pren­der a na­die. Del gi­gan­tes­co ojo de neón que ilu­mi­na aho­ra la fa­cha­da a la pe­que­ña sa­la de pro­yec­ción en plan ar­te y en­sa­yo de la úl­ti­ma plan­ta, pa­san­do por los pé­treos es­cu­dos de ar­mas de los mer­ca­de­res de la ciu­dad que ador­nan la an­te­sa­la al ca­carea­do res­tau­ran­te, to­do ha si­do di­se­ña­do y or­ques­ta­do por el crea­dor ro­mano. «Es la ex­pre­sión de su de­seo», afir­ma Fri­sa. «Lo cier­to es que es­tá tan vin­cu­la­do a Guc­ci y a Flo­ren­cia (don­de tra­ba­jó mu­chos años) que no pue­de evi­tar mos­trar­lo. Tam­bién es la ra­zón por la que, apar­te de las zo­nas ex­po­si­ti­vas, aquí se pue­dan en­con­trar ar­tícu­los úni­cos que no hay en nin­gu­na de las otras tien­das de la fir­ma». Un mo­men­to, ¿tien­das?

En efec­to: la plan­ta ba­ja de Guc­ci Gar­den es un se­duc­tor es­pa­cio co­mer­cial. Una suer­te de ba­zar dis­tri­bui­do en dos sa­las, a re­bo­sar de pro­duc­tos ex­clu­si­vos y con sus eti­que­tas y em­ba­la­je dis­tin­ti­vos. A la de­re­cha, la co­lec­ción de prêt-à-por­ter pre­sen­ta sus pro­pios có­di­gos, los ac­ce­so­rios vie­nen rea­li­za­dos en ma­te­ria­les es­pe­cia­les, la lí­nea de de­co­ra­ción se mues­tra en to­do su es­plen­dor y has­ta de­bu­ta un mo­ti­vo or­na­men­tal que aña­dir a la par­ti­cu­lar sim­bo­lo­gía mi­che­lia­na: el mur­cié­la­go, adorno de bol­sos y jo­yas per­so­na­li­za­das. A la iz­quier­da, ca­pri­cho­sos ar­tícu­los de pa­pe­le­ría y re­ga­lo, an­ti­güe­da­des, li­bros de co­lec­cio­nis­ta y una pun­ti­llo­sa se­lec­ción de esas ca­be­ce­ras in­ter­na­cio­na­les de di­se­ño y mo­da que ha­cen sa­li­var a los afi­cio­na­dos. Allí es­tá, ade­más, la en­tra­da a la Guc­ci Os­te­ria (ape­nas me­dio cen­te­nar de co­men­sa­les, con re­ser­va, fal­ta­ría). No, es­to ya no es un museo. Es una in­vi­ta­ción a la com­pra des­me­le­na­da. «Per­mí­ta­me de­cir­le una co­sa: el ne­go­cio es in­trín­se­co a to­do, ya sea ro­pa o ar­te con­tem­po­rá­neo. Se pro­yec­ta al­re­de­dor del con­su­mi­dor. Pe­ro es que con­su­mir for­ma par­te de nues­tro tiem­po», ter­cia la co­mi­sa­ria an­te el atis­bo de ci­nis­mo en su in­ter­lo­cu­tor. Y con­ti­núa: «Vi­vi­mos la trans­for­ma­ción de la mo­da por­que es un sis­te­ma muy po­ten­te, uno de los gran­des fa­ros cul­tu­ra­les de su épo­ca. En ese sen­ti­do, hay un de­seo de en­con­trar nue­vas for­mas de ex­pe­rien­cias li­ga­das a ella. Y es, se­gu­ra­men­te, una ne-

«NO VE­RÁS TO­TAL LOOKS EX­PUES­TOS. MI CU­RIO­SI­DAD ES POR LA PREN­DA CO­MO OB­JE­TO, NO POR CÓ­MO SE VE EN UN DES­FI­LE» MA­RIA LUI­SA FRI­SA

ce­si­dad. La mo­da siem­pre ha si­do muy ve­loz pa­ra cap­tar es­tas co­sas, sa­be cuan­do es­tá pa­san­do al­go pa­ra cris­ta­li­zar un com­por­ta­mien­to. Este es­pa­cio bus­ca có­mo se pue­de cam­biar esa experiencia de com­pra. Es cá­li­do, aco­ge­dor, una in­vi­ta­ción, co­mo di­ce, a que pa­se to­do el mun­do. Hubo un mo­men­to en que las tien­das eran co­mo mu­seos, y los mu­seos pa­re­cían tien­das. ¡Si com­par­tían in­clu­so ar­qui­tec­tos y di­se­ña­do­res! Por eso re­sul­ta­ban tan in­ti­mi­dan­tes pa­ra mu­cha gen­te. En Guc­ci Gar­den sien­tes que pue­des en­trar sin re­pa­ros y zam­bu­llir­te en su caos má­gi­co».

Con to­do, la dot­to­ra Fri­sa es muy cons­cien­te de que «la gen­te se mue­ve se­gún la tra­yec­to­ria del shopping, no de la cul­tu­ra». Y, aun­que en el fondo to­do de­ba coin­ci­dir, te­nía igual de cla­ro que su par­te en el pro­yec­to de­bía que­dar bien di­fe­ren­cia­da. Su la­bor co­mo co­mi­sa­ria ex­po­si­ti­va que­da así re­ser­va­da a las dos plan­tas su­pe­rio­res del pa­laz­zo, que con­for­man la Guc­ci Gar­den Ga­lle­ria: seis sa­las que res­pon­den a la éti­ca y es­té­ti­ca de Guc­ci y ex­plo­ran de ma­ne­ra ecléc­ti­ca su idio­sin­cra­sia en­tre pie­zas de ar­chi­vo, crea­cio­nes re­cien­tes (la po­lé­mi­ca co­pia del cha­que­tón de vi­són de Dap­per Dan tie­ne su vi­tri­na), ob­je­tos cu­rio­sos y obras crea­das pa­ra la oca­sión por al­gu­nos de los nue­vos ar­tis­tas ami­gos de la ca­sa (Tre­vor Guc­ciGhost An­drew, Jay­de Fish o la es­pa­ño­la Co­co Ca­pi­tán) que irán cam­bian­do ca­da cier­to tiem­po. «No que­ría con­tar la his­to­ria de la fir­ma cro­no­ló­gi­ca­men­te, sino su com­ple­ji­dad. A mí me in­tere­sa mu­cho ha­cer abs­trac­ción de la ro­pa, mos­trar­la con vi­da. Por eso no ve­rás ex­pues­tos to­tal looks, por­que mi cu­rio­si­dad es por la pren­da co­mo ob­je­to, no por co­mo se ve en un des­fi­le», ex­pli­ca. Por des­con­ta­do, no se ha ol­vi­da­do de la fun­ción di­dác­ti­ca, eso sí, ha­cién­do­la com­pren­si­va a un pú­bli­co ge­ne­ra­lis­ta, no so­lo pa­ra fo­ro­fos de la mo­da: «La in­ten­ción es que en­tre por los ojos, que sea fas­ci­nan­te a pri­me­ra vis­ta, y que lue­go se des­cu­bra to­do el tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción pre­ci­sa que hay de­trás. Evi­den­te­men­te, se tra­ta de una na­rra­ción co­rrec­tí­si­ma, so­lo fal­ta­ría, pe­ro desde dis­tin­tas apro­xi­ma­cio­nes, sin pri­vi­le­giar a eru­di­tos o en­ten­di­dos, de ma­ne­ra que na­die se pue­da sen­tir ex­clui­do»

Rin­cón de la Os­te­ria Mas­si­mo Bot­tu­ra, es­pa­cio des­ti­na­do a la al­ta cocina de este tres es­tre­llas.

A la dcha., Ales­san­dro Mi­che­le, res­pon­sa­ble de la rein­ven­ción del museo florentino que la fir­ma inau­gu­ra­ra en 2011, aho­ra Guc­ci Gar­den. A su al­re­de­dor, dis­tin­tos es­pa­cios de la fla­man­te pro­pues­ta del vi­sio­na­rio di­se­ña­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.