CARTA DE LA DI­REC­TO­RA.

VOGUE (Spain) - - Su­ma­rio -

La cuan­do ma­yor apa­re­ce par­te una de arru­ga la gen­te nue­va no o per­ci­be cuan­do el pe­lo le cre­ce un cen­tí­me­tro. Has­ta que lle­ga un día en que se mi­ran al es­pe­jo y se en­cuen­tran con una me­le­na leo­ni­na y lle­na de ca­nas o con va­rios ki­los de más. En­ton­ces, con una sor­pre­sa en la que los años no ha­cen me­lla, se pre­gun­tan: «Es­to, ¿cuán­do y có­mo ha ocu­rri­do?».

La industria de la mo­da ha su­fri­do en los úl­ti­mos años una trans­for­ma­ción pa­re­ci­da. Un ob­ser­va­dor po­co aten­to que ate­rri­za­ra en los des­fi­les de es­ta pri­ma­ve­ra/ve­rano de fir­mas co­mo Mi­chael Kors, Ch­ris­tian Si­riano o Ch­ro­mat po­dría que­dar des­con­cer­ta­do. Se en­fren­ta­ría a una su­ce­sión de cuer­pos, ra­zas, be­lle­zas y eda­des con un aba­ni­co mu­cho más am­plio del que has­ta ha­ce bien po­co es­ta­ba nor­ma­li­za­do en una pre­sen­ta­ción de mo­da. Y lo mis­mo le pa­sa­ría a quien, de pron­to, vie­ra la lis­ta de ros­tros ele­gi­dos por gi­gan­tes co­mo L’Oréal o Re­vlon. Pe­ro es que esa con­ven­ción de uni­for­mi­dad –tan dis­cu­ti­ble ideo­ló­gi­ca co­mo es­té­ti­ca­men­te– se ha di­na­mi­ta­do en un tiem­po que ya no es­tá dis­pues­to a tran­si­gir con la fal­ta de di­ver­si­dad. El có­mo he­mos lle­ga­do has­ta aquí es­tá ex­pli­ca­do en el ex­ce­len­te re­por­ta­je To­das di­fe­ren­tes, to­das igua­les que fir­ma Car­la Sie­rra en es­te nú­me­ro. La bús­que­da de plu­ra­li­dad en la re­pre­sen­ta­ción de la be­lle­za es­tá obli­ga­to­ria­men­te pre­sen­te hoy en cual­quier con­ver­sa­ción de mo­da o cos­mé­ti­ca. No es po­si­ble ya li­mi­tar­lo al eje te­má­ti­co de una co­lec­ción, a una tem­po­ra­da o a una se­sión de fo­tos. Y esa es la me­jor noticia po­si­ble por­que im­pli­ca que el cam­bio ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se y que los avan­ces no pue­den ser me­nos­pre­cia­dos co­mo una ten­den­cia pa­sa­je­ra. Cier­to es tam­bién que que­da mu­cho ca­mino por re­co­rrer. Aun­que las ci­fras ha­yan me­jo­ra­do, el pun­to de par­ti­da era tan ba­jo que la as­cen­sión se­rá lar­ga.

Co­mo en cual­quier ca­rre­ra, la cla­ve re­si­de en la cons­tan­cia. Es al­go que sa­be bien nues­tra mo­de­lo de por­ta­da.

La ho­lan­de­sa La­ra Sto­ne, de 34 años, se hi­zo un hue­co pre­ci­sa­men­te por sus di­fe­ren­cias. Sus dien­tes se­pa­ra­dos y su fi­gu­ra vo­lup­tuo­sa lla­ma­ban la aten­ción po­de­ro­sa­men­te en las pa­sa­re­las de 2006, tan den­sa­men­te po­bla­das por ado­les­cen­tes fi­li­for­mes. Mu­cho han cam­bia­do las co­sas, afor­tu­na­da­men­te, en es­tos 12 años. La­ra si­gue sien­do una mo­de­lo atí­pi­ca, que odia des­fi­lar, que ges­tio­na su ca­rre­ra y dis­fru­ta de su cuer­po con li­ber­tad. Pe­ro la di­fe­ren­cia ha de­ja­do de ser la ex­cep­ción pa­ra em­pe­zar a asu­mir­se co­mo la norma. En es­te nú­me­ro ha­bla­mos de to­do ello con mu­je­res tan dis­pa­res en­tre sí co­mo Pa­lohan ma ar­tís­ti­co de él sin las El­ses­ser, acep­ta­do mo­de­los ma­qui­lla­je, per­so­nal Can­di­ce el es­pa­ño­las re­to re­to­ques en del desa­rro­llo Huf­fi­ne fo­tó­gra­fo más ni ar­ti­fi­cios. cé­le­bres o que Maye Jo­nat­han aquí Musk. de Se pu­bli­ca­mos las tra­ta Mi­ller úl­ti­ma Tam­bién de y dé­ca­das un en po­san con pro­yec­to par­te ocho pa­ra que ya Sil­va, que las Ju­dit imá­ge­nes Mas­có, y Inés las re­fle­xio­nes Sas­tre, Lau­ra de Va­ne­sa Pon­te, Martina Lo­ren­zo, Klein, Eu­ge­nia Verónica Blu­me y Nieves Ál­va­rez son tan va­lien­tes co­mo re­le­van­tes.

Lo que fi­nal­men­te sub­ya­ce en to­das es­tas con­ver­sa­cio­nes es la ne­ce­si­dad de pro­mo­ver una industria más ri­ca y sa­lu­da­ble en lo que a re­pre­sen­ta­ción se re­fie­re. Que lan­ce un men­sa­je de ce­le­bra­ción de la in­di­vi­dua­li­dad en lu­gar de una ce­rra­da de­fen­sa de la es­tan­da­ri­za­ción. Al­go, en reali­dad, mu­cho más ló­gi­co cuan­do de lo que se tra­ta es de per­se­guir la be­lle­za y de in­cor­po­rar­la a nues­tro día a día a tra­vés de des­te­llos de un uni­ver­so de crea­ti­vi­dad y fan­ta­sía. Lo ra­ro, fran­ca­men­te, era po­ner­le co­to de edad, de ta­lla, de ra­za, de gé­ne­ro o de lo que fue­ra. ¿Quién quie­re po­ner­le lí­mi­tes a sus sue­ños?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.