La ver­sa­ti­li­dad de Al­ba Flo­res.

VOGUE (Spain) - - Su­ma­rio - Fo­to­gra­fía MIR­TA RO­JO Rea­li­za­ción CRIS­TI­NA PÉ­REZ-HER­NAN­DO Tex­to LE­TI­CIA ECHÁ­VA­RRI

Su le­gen­da­rio ape­lli­do y un ros­tro lleno de ra­za po­dían ha­ber­la en­ca­si­lla­do. Va­rias se­ries pro­ta­go­nis­tas –in­clui­da Vis a vis, que re­gre­sa aho­ra– y un par de cli­chés ro­tos más tar­de, Al­ba Flo­res de­mues­tra ser mu­cha ac­triz... y mu­cha mu­jer.

Aque­lla chi­qui­lla tan bo­ni­ta, tan mo­re­na’, que can­ta­ba su pa­dre, es aho­ra la ti­pa du­ra de la te­le; más bo­ni­ta y más mo­re­na si ca­be, con la ra­za pe­ga­da al per­fil, zar­ci­llos en las ore­jas y una voz ca­len­ti­ta, que di­ría su tía Ro­sa­rio. Y más al­ta de lo es­pe­ra­do. «Es que soy Flo­res, pe­ro tam­bién Vi­lla», se ríe ella. De Al­ba Flo­res (Madrid, 1986) lo sa­bía­mos to­do ca­si an­tes de na­cer; de la ac­triz que se ha co­la­do en las se­ries más em­po­de­ra­das de la pa­rri­lla al­go me­nos, una es­tra­te­gia bien ca­li­bra­da por par­te de una ac­triz que un día qui­so pro­bar­se a sí mis­ma y que aho­ra arra­sa con

Vis a vis, una pro­pues­ta que ha da­do voz a co­lec­ti­vos has­ta aho­ra in­vi­si­bles en la pe­que­ña pan­ta­lla. La ac­triz ce­le­bra la for­tu­na del día en que el pa­pel ca­yó en sus ma­nos, sor­pren­di­da to­da­vía del ti­rón de es­ta se­rie cu­ya ter­ce­ra tem­po­ra­da lle­ga a Fox en abril. «Cuan­do leí el guion me di­je: ‘Hos­tia, que va a ha­ber una tra­ma lés­bi­ca’. Lue­go re­sul­tó que ha­bía has­ta un trián­gu­lo amo­ro­so en­tre mu­je­res. En­se­gui­da vi­mos lo trans­gre­so­ra que era; y la pri­me­ra du­da fue ¿nos de­ja­rán emi­tir? Y lue­go es­ta­ba el pú­bli­co, cla­ro. La acogida no so­lo fue bue­na, sino que es in­creí­ble la can­ti­dad de gen­te, so­bre to­do chi­cas jó­ve­nes, que me han es­cri­to con­tán­do­me que ver eso en el sa­lón de su ca­sa les ha ayu­da­do, o bien a com­par­tir su si­tua­ción con sus pa­dres, o bien a ve­nir­se arri­ba y de­cir­se: ‘No pue­do con­tar­lo, pe­ro pue­do vi­vir­lo’».

Al­ba lle­ga­ba a la se­rie con una ca­rre­ra más tea­tral que te­le­vi­si­va a sus es­pal­das; y to­da­vía no le te­nía pi­lla­do el tran­qui­llo. « Vis a vis me ayu­dó a en­con­trar la chis­pa de la te­le; re­sul­ta que tie­ne al­go de la im­pro­vi­sa­ción del jazz que me po­ne. Naj­wa (Nim­ri) siem­pre me di­ce: ‘A ti lo que te va a gus­tar es el ci­ne’. Pe­ro aún no lo he pro­ba­do». De mo­men­to son las ti­pas pe­leo­nas de la pe­que­ña pan­ta­lla quie­nes la si­guen re­cla­man­do; pri­me­ro la Sa­ray de Vis a vis, lue­go la Nai­ro­bi de La ca­sa de pa­pel. Naj­wa di­ce que «Sa­ray es co­mo una can­ción de La Ma­la Ro­drí­guez». Y Al­ba cons­ta- ta que en al­gu­na oca­sión el pa­pel se le ha subido a la ca­be­za. «Al tra­ba­jar en el ro­da­je con la vio­len­cia, me en­con­tré con la mía pro­pia. Al tí­pi­co camarero inopor­tuno, con el que nor­mal­men­te te ca­llas, le po­nía los pun­tos so­bre las íes. No de­ja­ba pa­sar una». Tam­po­co lo es­tá ha­cien­do aho­ra, li­de­ran­do con ges­tos el girl po­wer im­pe­ran­te. Ha em­pu­ña­do el aba­ni­co ro­jo de ‘más mu­je­res’, ha ves­ti­do el tra­je con men­sa­je del ar­tis­ta Er­nes­to Ar­ti­llo e hi­zo huel­ga el pa­sa­do 8 de mar­zo. «Me eché a las ca­lles y has­ta gra­bé al­gu­na co­si­lla. La ver­dad, ni si­quie­ra sa­bía que era fe­mi­nis­ta, y tan­to, has­ta que ha lle­ga­do es­ta pre­gun­ta a la so­cie­dad. Tam­bién tie­ne que ver con có­mo uno se cría; edu­ca­da en al­go pa­re­ci­do a un ma­triar­ca­do, hay co­sas que he asu­mi­do co­mo al­go na­tu­ral en la vi­da, y aho­ra veo que la reali­dad pa­ra mu­chas mu­je­res es di­fe­ren­te». Al­ba per­te­ne­ce a una jo­ven ge­ne­ra­ción de ac­tri­ces que no so­lo em­po­de­ra a las mu­je­res, sino el va­lor de su amis­tad. Por Al­ba, con quien com­par­tió ban­da cri­mi­nal en La ca­sa de pa­pel, la tam­bién ac­triz Ur­su­la Cor­be­ró be­be los vien­tos. «Pa­ra mí Al­ba es pu­ra ra­za y sen­si­bi­li­dad. La co­no­cí en la lec­tu­ra de guion; no po­día apar­tar la mi­ra­da de ella pe­ro a la vez me in­ti­mi­da­ba. Con el tiem­po pu­de ver más. La ad­mi­ro pro­fun­da­men­te y la quie­ro en mi vi­da pa­ra siem­pre» . Con Ur­su­la, Al­ba re­vien­ta las re­des. Con Ber­ta [ Váz­quez] se lo pa­sa bom­ba. Con Naj­wa mon­tó un es­pec­tácu­lo mu­si­cal, Drac Pack. «Es im­por­tan­te vi­si­bi­li­zar las alian­zas en­tre mu­je­res. Que no es que no las hu­bie­ra –ma­ti­za ella–, pe­ro no ha­bía tan­to lu­gar pa­ra en­se­ñar­las. O no es­ta­ba el fo­co pues­to ahí».

La jo­ven, cuen­ta, no ha vi­vi­do en car­ne pro­pia la dis­cri­mi­na­ción por ser mu­jer o el abu­so en la pro­fe­sión, pe­ro sí el mie­do a ser es­tig­ma­ti­za­da. «Era al­go que no te­nía tan­to que ver con ser de una ra­za u otra, sino con ser ra­cia­li­za­da. Has­ta Vis a

vis ha­bía po­cas his­to­rias cu­yos per­so­na­jes se sa­lie­ran del es­te­reo­ti­po; era di­fí­cil de­jar de ser el ar­que­ti­po de la tra­ma se­cun­da- ria pa­ra in­ci­dir en tra­mas aje­nas a esa cir­cuns­tan­cia». Tras es­cul­pir su ca­rre­ra con pa­pe­les tan di­ver­sos co­mo los de El tiem­po

en­tre cos­tu­ras, Vi­cen­te Fe­rrer o Cuén­ta­me, el mie­do a ser en­ca­si­lla­da no es­ta­ba tan­to en ella, co­mo en los de­dos que así se lo fue­ron se­ña­lan­do. «Yo me de­cía: ‘A ver, qué ten­drá que ver una sir­vien­ta mo­ra o una quin­qui de los ochen­ta con una in­dia de una al­dea de Anan­ta­pur’. Pe­ro es ver­dad que, des­de una perspectiva de es­te­reo­ti­pos clá­si­cos, to­do pa­re­ce lo mis­mo y se ve co­mo una li­mi­ta­ción. Has­ta que lle­gó La ca­sa de

pa­pel. Uno de sus rea­li­za­do­res me lo hi­zo ver: ‘¿Tú te das cuen­ta de lo que has con­se­gui­do?’, me di­jo. ‘Que una per­so­na tan ra­cia­li­za­da co­mo tú ten­ga un per­so­na­je na­da ra­cia­li­za­do’. Nai­ro­bi no es una atra­ca­do­ra gi­ta­na; es una atra­ca­do­ra. Pun­to. Yo ten­go mis raí­ces, pe­ro han pa­sa­do a no im­por­tar; a ser una anéc­do­ta en la tra­ma».

La ac­triz ha co­la­bo­ra­do con el Se­cre­ta­ria­do Gi­tano en dis­tin­tas ini­cia­ti­vas y le gus­ta ha­cer­se eco en sus re­des de las dis­tin­tas cam­pa­ñas que lan­zan. «Mi fa­mi­lia, aun­que mez­cla­da, tie­ne raí­ces gi­ta­nas y es ver­dad que hay va­lo­res, co­mo esa cultura de la fa­mi­lia, que te­ne­mos muy in­te­gra­da. Aun­que lo del ma­triar­ca­do tam­bién es muy de mi ca­sa; fí­ja­te en la épo­ca en la que mi abue­la se hi­zo le­yen­da. Có­mo lo hi­zo y có­mo fue ella quien guió a su fa­mi­lia; en­ton­ces no era tan ha­bi­tual. Su­pon­go que fue una pio­ne­ra en mu­chas co­sas». ¿Una fe­mi­nis­ta? «No creo que con con­cien­cia de ser­lo, pe­ro fue una mu­jer que se hi­zo va­ler. Y que apor­tó su va­lor co­mo ar­tis­ta in­de­pen­dien­te­men­te de su gé­ne­ro». Aho­ra, sin em­bar­go, es tiem­po de mi­rar ade­lan­te. Con la ven­ta re­cien­te por par­te de su tía Ro­sa­rio de la le­gen­da­ria fin­ca fa­mi­liar El Le­re­le, me­mo­ria his­tó­ri­ca de una sa­ga, cree que se­rá más fá­cil. «Esa ca­sa es­ta­ba lle­na de recuerdos. Al­guno tan co­ti­diano co­mo el de mo­jar­le las ga­lle­tas en el ca­fé a mi abue­la. Pe­ro me pa­re­ce sano que mi tía ha­ya de­ci­di­do ven­der­la. Cla­ro que da nos­tal­gia, pe­ro hay que de­jar atrás lo de otras ge­ne­ra­cio­nes y de­jar que ven­gan las nue­vas». La mis­ma fres­cu­ra apli­ca pa­ra re­fe­rir­se, en el Día del Pa­dre en el que trans­cu­rre la se­sión, a esa de­cla­ra­ción de amor he­cha can­ción que un buen día de ha­ce 24 años un pa­dre le com­pu­so a su hi­ja: «Me la voy en­con­tran­do en la vi­da, y me gus­ta que sea así. Gra­cias a los dio­ses y a las dio­sas to­da­vía pue­des en­cen­der la ra­dio y es­cu­char­la. Yo no soy muy eso­té­ri­ca, pe­ro me gus­ta pen­sar que, cuan­do me en­cuen­tro con esa can­ción, es co­mo si mi pa­dre me es­tu­vie­ra di­cien­do: «Toc, toc, toc. Ho­la, es­toy aquí»

«YO TEN­GO MIS RAÍ­CES, PE­RO [RO­DAN­DO] HAN PA­SA­DO A NO IM­POR­TAR; A SER UNA ANÉC­DO­TA EN LA TRA­MA»

«NO CREO QUE CON CON­CIEN­CIA DE SER FE­MI­NIS­TA; PE­RO MI ABUE­LA FUE UNA MU­JER QUE SE HI­ZO VA­LER»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.