Mafalda Sa­jo­nia-Co­bur­go de­bu­ta en el mun­do de la música.

VOGUE (Spain) - - Sumario - Fo­to­gra­fía GON­ZA­LO MA­CHA­DO Rea­li­za­ción CRIS­TI­NA PÉ­REZ-HER­NAN­DO Tex­to LE­TI­CIA ECHÁ­VA­RRI

No se lo pu­so fá­cil. Su ape­lli­do, Sa­jo­nia-Co­bur­go y Na­dal, pu­do abrir­le las puer­tas a las fi­nan­zas, el ar­te o la mo­da. Pe­ro ella pre­fi­rió sal­tar el char­co, for­mar­se a con­cien­cia y per­se­guir un sue­ño. Su pri­mer dis­co, que ve la luz en oto­ño, se­rá su es­pal­da­ra­zo de­fi­ni­ti­vo en el mun­do de la música.

Me­nu­da ca­sua­li­dad, aquí es don­de hi­ce mi per­for­man­ce en oto­ño», co­men­ta sor­pren­di­da, al com­pro­bar que el es­pa­cio don­de ten­drán lu­gar las fotos es el mis­mo don­de ac­tuó para la mar­ca Spring­field ha­ce unos me­ses. Mafalda (Lon­dres, 1994) tie­ne un tim­bre gra­ve y li­ge­ra­men­te ron­co y guar­da un no­ta­ble pa­re­ci­do con su ma­dre, que se tra­du­ce en bo­ni­tos án­gu­los fa­cia­les que jue­gan con la luz y de­no­tan la mis­ma pre­coz ma­du­rez que su voz. «Qué va; mi ma­dre es mu­cho más gua­pa», le res­ta ella im­por­tan­cia, acos­tum­bra­da al co­men­ta­rio. «So­bre lo otro... Aho­ra mis­mo sien­to la len­gua de tra­po por­que, aun­que en ca­sa ha­bla­mos en cas­te­llano, úl­ti­ma­men­te no lo prac­ti­co mu­cho. Pe­ro es ver­dad que a la gen­te le cho­ca mi voz. Así que os es­pe­ro en la ra­dio si es­to no va bien», bro­mea. Es­to, es la música. Y ella, Mafalda Sa­jo­nia-Co­bur­go. Pe­ro en el ape­lli­do es don­de ter­mi­nan los pa­re­ci­dos ra­zo­na­bles con su fa­mi­lia. Hi­ja del fi­nan­cie­ro Ky­ril de Bul­ga­ria y de la ase­so­ra de ar­te e icono de es­ti­lo Ro­sa­rio Na­dal y con una de las ta­sas de reale­za en san­gre más al­tas de Eu­ro­pa, la su­ya hu­bie­ra po­di­do ser una ca­rre­ra en cier­to mo­do pre­vi­si­ble, y se­gu­ra­men­te más có­mo­da. Pe­ro te­ner las co­sas cla­ras des­de pe­que­ña es lo que tie­ne. Em­pe­zó a com­po­ner de ni­ña y a los 16 años, en Lon­dres, da­ba su pri­mer concierto jun­to a un ami­go. Lo de ‘ma­má, quie­ro ser artista’, no aca­bó de pi­llar­les des­pre­ve­ni­dos en ca­sa. «Lo sien­to, no hay una his­to­ria dra­má­ti­ca de mi ma­dre ti­rán­do­se al sue­lo a llo­rar y la­men­tán­do­se de que su hi­ja qui­sie­ra ser can­tan­te –bro­mea–. Mis pa­dres me han apo­ya­do mu­cho; y gran par­te del mé­ri­to de ha­ber lle­ga­do has­ta aquí es su­yo». Fue pre­ci­sa­men­te su ma­dre quien le su­gi­rió, años atrás, que pro­ba­ra suer­te en el cam­pa­men­to de ve­rano del Ber­klee Co­lle­ge of Mu­sic –el re­ve­ren­cia­do cen­tro de en­se­ñan­za ubi­ca­do en Bos­ton, del que han sa­li­do mú­si­cos tan pres­ti­gio­sos co­mo Quincy Jo­nes o Dia­na Krall– y la que pos­te­rior­men­te la acom­pa­ñó a las com­pli­ca­das au­di­cio­nes para ha­cer­se con una pla­za en el mis­mo. «Mi ma­dre te­nía que ir por tra­ba­jo, así que apro­ve­cha­mos. Era di­ciem­bre y ne­va­ba. No era un día nor­mal en nin­gún sen­ti­do, y es­ta­ba muy ner­vio­sa». Dos in­ter­pre­ta­cio­nes –una de ellas com­pues­ta por la pro­pia Mafalda e in­ter­pre­ta­da al piano, ins­tru­men­to que do­mi­na a la per­fec­ción– y un mes de es­pe­ra más tar­de, le da­ban el sí. Aque­llos años en Ber­klee la re­afir­ma­ron en su de­ci­sión. Y aho­ra, ape­nas año y me­dio des­pués de su gra­dua­ción, ul­ti­ma el que se­rá un pri­mer dis­co –con un es­ti­lo pró­xi­mo al dark pop en el que se ins­cri­ben al­gu­nos re­fe­ren­tes de la jo­ven co­mo The XX o Flo­ren­ce and the Ma­chi­ne y ri­be­tea­do por una me­ló­di­ca voz ron­ca– que ve­rá la luz con la lle­ga­da del oto­ño de la mano del pro­duc­tor Ian Bar­ter, quien tra­ba­jó tam­bién en el lan­za­mien­to de ca­rre­ras co­mo las de Amy Win­hou­se o Pa­lo­ma Faith, en­tre otras. «Mafalda no so­lo tie­ne una voz por­ten­to­sa que pa­sa de una sua­vi­dad he­chi­zan­te a los re­gis­tros más au­da­ces y un don para es­cri­bir can­cio­nes, tam­bién po­see el por­te de es­tre­lla ne­ce­sa­rio. En su­ma, creo que reúne los atri­bu­tos ne­ce­sa­rios para co­mer­se el mun­do y tra­ba­jar con ella es­tá re­sul­tan­do un au­tén­ti­co pla­cer», con­clu­ye Bar­ter, po­nién­do­le la rú­bri­ca a un año mo­vi­di­to en el que los com­pro­mi­sos pro­fe­sio­na­les la han re­cla­ma­do en Es­pa­ña más que nun­ca. In­clui­do su pri­mer concierto en la ca­pi­tal el pa­sa­do ju­nio. «Me con­tac­tó una agen­cia de par­te de un clien­te; y aquel clien­te re­sul­tó ser Mas­si­mo Dut­ti. Re­cuer­do que cuan­do me avi­sa­ron no da­ba cré­di­to; fue mi de­but en Ma­drid».

Aque­lla ci­ta que aco­me­tió so­bre ta­co­nes y muy ner­vio­sa –«no era yo, me fal­ta­ba el amu­le­to con el que siem­pre ac­túo: mis Adi­das»– fue do­ble­men­te gra­ti­fi­can­te. En ese concierto se me­día, ade­más de con el público, con la alar­ga­da som­bra de un ape­lli­do –la fa­mi­lia de Si­meón de Bul­ga­ria, de la que Mafalda es nie­ta, tie­ne la re­si­den­cia en Es­pa­ña– que, en el Lon­dres que la vio cre­cer y en el Bos­ton que la ayu­dó a for­mar­se, no te­nía el pe­so de la in­me­dia­tez. «Mis abue­los son quie­nes son –ex­pli­ca por su par­te–. Mi abue­lo, es­pe­cial­men­te, hi­zo co­sas in­creí­bles; pe­ro eso no me de­fi­ne a mí. Por eso siem­pre di­go que, si al­guien quie­re pre­sen­tar­me co­mo hi­ja de Ky­ril de Bul­ga­ria, o co­mo nie­ta del rey Si­meón de Bul­ga­ria, es co­rrec­to. Efec­ti­va­men­te, los he­chos son esos. Pe­ro yo soy Mafalda Sa­jo­nia-Co­bur­go. Y para mí es im­por­tan­te sub­ra­yar­lo, sin que eso im­pli­que re­nun­ciar a na­da, ni la ne­ce­si­dad de aña­dir na­da». La ges­tión no es fá­cil, con­ce­de ella; pe­ro los va­lo­res de es­fuer­zo pro­pio y com­pro­mi­so que le in­cul­ca­ron en ca­sa des­de pe­que­ña han afian­za­do su pos­tu­ra. Y el tiem­po es­tá de­mos­tran­do su acier­to.

El pa­sa­do oto­ño otro gran gru­po tex­til lla­ma­ba a su puer­ta con una ofer­ta que tam­po­co pu­do re­cha­zar. «Me ha­bla­ron de un anun­cio para Spring­field; y no que­rían que fue­ra su pro­ta­go­nis­ta –bro­mea–, sino que com­pu­sie­ra la música del spot para la cam­pa­ña». Por suer­te para to­dos, di­ce con hu­mor, era la ac­triz An­drea Mo­li­na la res­pon­sa­ble de dar­le efi­caz ré­pli­ca a Mi­guel Án­gel Sil­ves­tre. «Por su­pues­to, acep­té. La ex­pe­rien­cia fue in­creí­ble, y el re­sul­ta­do se pre­sen­tó, cu­rio­sa­men­te, aquí –di­ce se­ña­lan­do el es­pa­cio don­de trans­cu­rre la se­sión de fotos–. En la sa­la ha­bía un piano de co­la don­de in­ter­pre­té Goodb­yes, la can­ción del anun­cio». Mi­guel Án­gel Sil­ves­tre, que tam­bién asis­tió a la pre­sen­ta-

ción, re­cuer­da el mo­men­to para Vo­gue. «Ce­rró los ojos, to­có la pri­me­ra no­ta en el piano, y em­pe­zó a vo­lar ha­cia un país que so­lo al­gu­nos pri­vi­le­gia­dos ha­bi­tan». Mafalda le de­vuel­ve el cum­pli­do. «Mi­guel Án­gel, ade­más de sim­pa­ti­quí­si­mo, es un gran pro­fe­sio­nal; no me ex­tra­ña que ha­ya lle­ga­do has­ta don­de es­tá. Fue muy emo­cio­nan­te para mí. Igual que el he­cho de que pos­te­rior­men­te la can­ción so­na­ra en los 40 Prin­ci­pa­les. Yo me crié en Lon­dres, así que no cre­cí con los 40, pe­ro me acom­pa­ña­ron en el co­che du­ran­te los ve­ra­nos en Ma­llor­ca».

En la ac­tua­li­dad Mafalda, que siem­pre ha ve­ra­nea­do en Es­pa­ña pe­ro fue cria­da jun­to a sus her­ma­nos Olim­pia y Tas­si­lo en In­gla­te­rra, aca­ba de mu­dar­se a Nue­va York tras su pro­vi­sio­nal pa­so por Bos­ton. «Es un mo­men­to in­creí­ble para vi­vir­lo des­de esa ciudad; la mu­jer se es­tá ma­ni­fes­tan­do y reivin­di­can­do; y ha per­di­do el mie­do a pro­nun­ciar­se, a lu­char por ser in­ge­nie­ra, música o ba­te­ría. Creo que no se pue­de no es­tar im­pli­ca­da. No sé si eso es ser fe­mi­nis­ta, pe­ro es al­go que a mí, per­so­nal­men­te me lle­ga. Y dis­fru­to vi­vién­do­lo des­de aquí. En Nue­va York ten­go mi pi­so, mis co­sas, mi vi­da». La música, sus dos ban­das y los dis­tin­tos pro­duc­to­res –ade­más de Ian Bar­ter– que la es­tán acom­pa­ñan­do en es­ta aven­tu­ra, acla­ra, pre­fie­re dis­tri­buir­los a am­bos la­dos del char­co, en­tre la Gran Man­za­na y Lon­dres. Y la ma­le­ta, aña­de, no le ha­ce fal­ta. «Cuan­do voy a Lon­dres me li­mi­to a co­ger­le a mi ma­dre la ro­pa del ar­ma­rio». Pe­ro el lu­gar de ho­nor, apun­ta es­pon­tá­nea­men­te, es­tá re­ser­va­do para Ma­llor­ca. «Es el úni­co si­tio que no ha cam­bia­do du­ran­te ca­da ve­rano, a lo lar­go de to­da mi vi­da. Ahí es don­de to­qué el piano por pri­me­ra vez; un piano que nos dio mi abue­la y que pu­si­mos en el ga­ra­je. Mi ma­dre di­ría que soy una cur­si pe­ro, si ten­go que ser sin­ce­ra, Ma­llor­ca es un poco co­mo mi al­ma». Y ella, co­mo ha­cía en­ton­ces, si­gue dis­pues­ta a po­ner­le música

Cha­que­ta (2.900 €) y pan­ta­lón va­que­ro (2.700 €), am­bos de Ch­ris­tian Dior; y top es­tam­pa­do, de Max Ma­ra (259 €). Ma­qui­lla­je y pe­lu­que­ría: Pi­ti Pas­tor (Ana Prado Ma­na­ge­ment) para M·A·C y ghd.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.