Ve­ro­ni­ca y Kean Etro ce­le­bran el 50 aniver­sa­rio de la fir­ma ita­lia­na.

VOGUE (Spain) - - Sumario - Fo­to­gra­fía MIR­TA RO­JO Rea­li­za­ción CRIS­TI­NA PÉ­REZ-HER­NAN­DO Tex­to ÁL­VA­RO FER­NÁN­DEZ-ES­PI­NA

La bús­que­da de la be­lle­za y el exo­tis­mo es­té­ti­co ele­va­dos a la ca­te­go­ría de lu­jo bohe­mio son los mo­to­res crea­ti­vos de Ve­ro­ni­ca y Kean Etro. Miem­bros de uno de los cla­nes más só­li­dos del mun­do de la mo­da, y coin­ci­dien­do con el

50 aniver­sa­rio de la fir­ma que fun­dó su pa­dre, con­ver­san so­bre sus raí­ces, el éxi­to y el fu­tu­ro.

La pri­me­ra vez que Gim­mo Etro con­tem­pló el es­tam­pa­do pais­ley te­nía ocho años. El hip­nó­ti­co mo­ti­vo psi­co­dé­li­co en for­ma de lá­gri­mas, que pa­re­cían es­cu­rrir­se en­tre la se­da de la ba­ta que aca­ba de en­con­trar en el ar­ma­rio de su abue­la le cau­ti­vó has­ta tal pun­to que, mu­chos años des­pués, lo con­ver­ti­ría en el ci­mien­to de su im­pe­rio tex­til. Hoy, esa ex­qui­si­ta pren­da con cue­llo de sa­tén y un ro­se­tón de ocho pun­tas en la es­pal­da preside, so­bre un ma­ni­quí, la sa­la don­de dos de sus hi­jos, Ve­ro­ni­ca (Mi­lán, 1974) y Kean (Mi­lán, 1964) re­ci­ben a Vo­gue Es­pa­ña para con­me­mo­rar los cin­cuen­ta años que cumple la fir­ma que lle­va el ape­lli­do pa­terno. Tam­po­co el lu­gar ele­gi­do para el en­cuen­tro re­sul­ta casual: la bi­blio­te­ca del cuar­tel ge­ne­ral mi­la­nés de Etro en Via Spar­ta­co. Las es­tan­te­rías que re­cu­bren las cua­tro pa­re­des de la es­tan­cia es­tán aba­rro­ta­das de li­bros, es­cru­pu­lo­sa­men­te cla­si­fi­ca­dos, ca­da una con pe­que­ños le­tre­ros, so­bre cual­quier ma­te­ria que a uno se le pue­da pa­sar por la ca­be­za, ya sea pin­tu­ra ita­lia­na del Quat­tro­cen­to, bo­tá­ni­ca, nu­mis­má­ti­ca, he­rál­di­ca, ce­tre­ría o guías de via­je de la In­dia. Es­te es el co­ra­zón, li­te­ral­men­te, del edi­fi­cio, y el cen­tro neu­rál­gi­co en el que el es­ta­lli­do crea­ti­vo se ge­ne­ra tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da.

Fue en no­viem­bre de 1968 cuan­do su pa­dre ad­qui­rió el edi­fi­cio, una cons­truc­ción in­dus­trial de lí­neas art dé­co, para ins­ta­lar aquí su ne­go­cio de ma­nu­fac­tu­ra tex­til, pro­vee­dor al co­mien­zo para otras mar­cas de prêt-à-por­ter y al­ta cos­tu­ra que ter­mi­na­ría por con­ver­tir­se en una de las ca­sas de mo­da ita­lia­na más im­por­tan­tes. «Para mí se tra­ta de al­go más que de un edi­fi­cio his­tó­ri­co», se arran­ca Ve­ro­ni­ca, di­rec­to­ra crea­ti­va de la co­lec­ción fe­me­ni­na des­de 1998, mien­tras ha­ce un ba­rri­do vi­sual por los cien­tos de vo­lú­me­nes que con se­gu­ri­dad ha ho­jea­do más de una vez en los úl­ti­mos años. «So­bre to­do lo con­si­de­ro mi pa­tio de re­creo por­que aquí es don­de jue­go con los co­lo­res, las tex­tu­ras, los te­ji­dos… Y por­que tam­bién es don­de mi pa­dre nos traía cuan­do éra­mos pe­que­ños para pa­sar la ma­ña­na del sá­ba­do y yo me en­tre­te­nía con mis pin­ce­les y las acua­re­las. Siem­pre me ha gus­ta­do tra­ba­jar con las ma­nos y aquí sien­to que mi crea­ti­vi­dad se des­bor­da. Es­ta ha­bi­ta­ción tie­ne un gran sig­ni­fi­ca­do para mí, es el lu­gar don­de na­cen las ideas y des­de don­de ade­más pue­do ha­cer­las reali­dad». A su la­do, su her­mano Kean asien­te. Des­de que co­men­zó a tra­ba­jar en la com­pa­ñía en 1986, la ex­cen­tri­ci­dad y la iro­nía han si­do dos de sus gran­des re­cur­sos. Aun­que fi­gu­ra en el or­ga­ni­gra­ma co­mo director crea­ti­vo de la lí­nea mas­cu­li­na, la de­fi­ni­ción de di­se­ña­dor se le que­da muy cor­ta y bus­ca cons­tan­te­men­te trans­gre­dir los lí­mi­tes. Res­pon­sa­ble en­tre otros hi­tos de ha­ber desa­rro­lla­do la pri­me­ra lí­nea de per­fu­mes en 1989, la trans­for­ma­ción que ha su­fri­do la mar­ca en los úl­ti­mos años tie­ne, en gran par­te, su hue­lla a ni­vel es­té­ti­co y corporativo.

Al fon­do del pa­si­llo, el des­pa­cho más im­por­tan­te de to­do el edi­fi­cio si­gue ocu­pa­do por el pa­triar­ca de la fa­mi­lia, que ca­da ma­ña­na acu­de allí re­li­gio­sa­men­te y cu­ya fi­gu­ra to­dos ve­ne­ran con res­pe­to y en­tu­sias­mo. En torno a él, ade­más de Kean y Ve­ro­ni­ca, sus otros dos her­ma­nos tam­bién for­man par­te del nú­cleo du­ro de Etro: Ja­co­po, el pri­mo­gé­ni­to, en­car­ga­do de la di­rec­ción crea­ti­va de ac­ce­so­rios, tex­til y co­mu­ni­ca­ción; e Ip­po­li­to, al frente del de­par­ta­men­to co­mer­cial y administrativo. «El me­jor mo­men­to del día es cuan­do to­dos nos reuni­mos en la co­ci­na para co­mer. Ha­bla­mos de ne­go­cios, pe­ro tam­bién de asun­tos más ba­na­les. En reali­dad fue­ra de aquí no nos juntamos muy a me­nu­do pe­ro los al­muer­zos son un ri­to dia­rio», cuen­ta Kean. «Las jor­na­das son muy in­ten­sas y to­mar un des­can­so en­tre no­so­tros, que co­no­ce­mos me­jor que na­die la com­pa­ñía, es muy gra­ti­fi­can­te». El ca­rác­ter vi­sio­na­rio de su pa­dre es un ins­tin­to que a Ve­ró­ni­ca le gus­ta­ría he­re­dar. «Lo que más ad­mi­ro de él es su cu­rio­si­dad, aún hoy tie­ne una ener­gía en­vi­dia­ble. Sue­lo tra­ba­jar mu­cho con él y en oca­sio­nes des­pren­de más vi­ta­li­dad que yo».

Via­je­ro in­can­sa­ble, aven­tu­re­ro, em­pren­de­dor y, so­bre to­do, un este­ta con­su­ma­do, la in­quie­tud que guió a Gim­mo Etro has­ta la crea­ción de su pro­pia com­pa­ñía jun­to a su es­po­sa Ro­ber­ta, mar­chan­te de an­ti­güe­da­des, tam­bién le lle­vó a alum­brar el archivo tex­til pri­va­do más im­por­tan­te de Eu­ro­pa. Allí se en­cuen­tran pie­zas que datan del Re­na­ci­mien­to a la In­gla­te­rra vic­to­ria­na, in­clu­so la co­lec­ción com­ple­ta del ves­tua­rio de los ba­llets de Ru­dolf Nu­re­yev. «Hay pren­das que pro­vie­nen de Áfri­ca, Nue­va Ze­lan­da, In­do­ne­sia, Bor­neo… to­das re­la­cio­na­das con el fol­clo­re. In­clui­da tam­bién, por su­pues­to, to­da la co­lec­ción de man­to­nes de pais­ley y te­las pin­ta­das a mano com­pra­das en la In­dia, de las que ha­brá ca­si vein­te mil re­fe­ren­cias. Ca­da vez que nos sen­ta­mos aquí y abri­mos uno de esos vo­lú­me­nes via­ja­mos muy le­jos», cuen­ta Kean. La pa­sión por el co­lec­cio­nis­mo es al­go que, in­du­da­ble­men­te, Ve­ro­ni­ca y él han he­re­da­do. Así lo ates­ti­guan pie­zas co­mo la es­cul­tu­ra ro­ma­na que preside la es­ca­li­na­ta de már­mol en la re­cep­ción del edi­fi­cio, el ta­piz de Jean Du­nand que cuel­ga en una de las sa­las de reunio­nes o la si­lla la­ca­da ja­po­ne­sa en el des­pa­cho de Ve­ro­ni­ca. «El mun­do es­tá lleno de be­lle­za y hay que te­ner los ojos bien abier­tos para no per­dér­se­la, por­que en nues­tro ca­so to­do es sus­cep­ti­ble de con­ver­tir­se en fuen­te de ins­pi­ra­ción», con­fie­sa Ve­ro­ni­ca. «De ni­ña siem­pre acom­pa­ña­ba a mi ma­dre a tien­das de an­ti­güe­da­des en Bru­se­las, Lon­dres… y re­cuer­do que a ve­ces me abu­rría, pe­ro con el tiem­po com­pren­dí que esa for­ma de re­la­cio­nar­te con las ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas es lo que te ha­ce ma­du­rar co­mo per­so­na, lo que te per­mi­te co­no­cer­te me­jor». Ahon­dar en esas raí­ces fa­mi­lia­res y ar­tís­ti­cas es el du­ro ejer­ci­cio que Ve­ro­ni­ca y Kean tu­vie­ron que lle­var a ca­bo para con­fi­gu­rar la co­lec­ción más especial que han pre­sen­ta­do en público has­ta aho­ra. La de pri­ma­ve­ra/ve­rano 2018 no fue una más, sino la que con­me­mo­ra­ba esos cin­cuen­ta años de his­to­ria de la mo­da que de­ci­die­ron cons­truir jun­tos, ha­cien­do des­fi­lar so­bre la pa­sa­re­la sus di­se­ños para hom­bre y mu­jer al mis­mo tiem­po. Ha­cía por lo me­nos dos dé­ca­das que los her­ma­nos no ha­cían un des­fi­le de la mano. Al prin­ci­pio

«El mun­do es­tá lleno de be­lle­za y hay que te­ner los ojos bien abier­tos para no per­dér­se­la por­que, en nues­tro ca­so, to­do es sus­cep­ti­ble de con­ver­tir­se en fuen­te de ins­pi­ra­ción»

VE­RO­NI­CA ETRO

Kean ha­bía si­do el res­pon­sa­ble crea­ti­vo tan­to de la ca­te­go­ría mas­cu­li­na co­mo de la fe­me­ni­na, con el pri­mer des­fi­le que pre­sen­tó para hom­bre en 1997, ti­tu­la­do In­ter­pre­ted Clot­hes (Ro­pa In­ter­pre­ta­da). En él teo­ri­za­ba so­bre el con­cep­to de las nuevas tradiciones, has­ta que Ve­ro­ni­ca se le unió en el año 2000 para dar for­ma a la mu­jer Etro tal y co­mo la co­no­ce­mos hoy. Co­mo si de un lien­zo se tra­ta­ra, las pri­me­ras sa­li­das del des­fi­le es­ta­ban com­pues­tas por con­jun­tos com­ple­ta­men­te blan­cos, a mo­do de me­tá­fo­ra sim­bó­li­ca, a los que se iban su­man­do pau­la­ti­na­men­te bor­da­dos, en­ca­jes y es­tam­pa­dos gri­ses, ama­ri­llos, na­ran­jas, ro­jos, ver­des y vio­le­tas. «Bus­cá­ba­mos in­du­cir al público ha­cia un es­ta­do de ilu­mi­na­ción, co­mo el que se con­si­gue con la me­di­ta­ción, y lle­gar a una ex­plo­sión cro­má­ti­ca de ma­ne­ra na­tu­ral, as­cen­dien­do poco a poco con un rit­mo in cres­cen­do », ex­pli­ca Kean.

Am­bos her­ma­nos sa­ben sa­car­le el má­xi­mo ren­di­mien­to a la si­ner­gia y com­pli­ci­dad que ge­ne­ran cuan­do tra­ba­jan jun­tos. «Kean es muy im­pul­si­vo, pe­ro en el buen sen­ti­do, en el de la crea­ti­vi­dad. Su ma­ne­ra de tra­ba­jar es in­tui­ti­va y muy sen­so­rial», ar­gu­men­ta Ve­ro­ni­ca. Para su her­mano, ella es «de­ci­di­da y re­suel­ta. De­mues­tra una gran fi­de­li­dad y es muy com­pro­me­ti­da, tan­to co­mo mu­jer, co­mo ma­dre y co­mo di­se­ña­do­ra. Du­ran­te to­dos es­tos años ha de­mos­tra­do ade­más una gran ca­pa­ci­dad para vi­vir ro­dea­da de hom­bres: mi pa­dre, nuestros her­ma­nos, yo mis­mo, su ma­ri­do, sus hi­jos–». «Nun­ca fui una ni­ña cur­si», bro­mea Ve­ro­ni­ca. A lo que Kean aña­de: «Y ja­más se da por ven­ci­da. Ella vi­sua­li­za una co­lec­ción en su to­ta­li­dad, des­de los te­ji­dos y los es­tam­pa­dos a la pa­le­ta cro­má­ti­ca. Has­ta que no tie­ne el tono co­rrec­to de ver­de no para. Yo, co­mo buen piscis, lle­go a mi lí­mi­te y di­go bas­ta. Pe­ro de ella he apren­di­do a lle­gar con mis de­ci­sio­nes has­ta el fi­nal y a aca­bar lo que he em­pe­za­do», aña­de Kean.

For­ma­da en Lon­dres en Cen­tral Saint Mar­tins, Ve­ro­ni­ca no tu­vo cla­ro des­de el co­mien­zo que qui­sie­ra ha­cer ca­rre­ra en el mun­do de la mo­da. «So­lo sa­bía que me in­tere­sa­ba el tra­ba­jo crea­ti­vo, to­do lo rea­li­za­do ar­te­sa­nal­men­te. Por eso ele­gí Saint Mar­tins, por­que es una es­cue­la de ar­te en ge­ne­ral, no so­lo de mo­da. Me sen­tía muy atraí­da por el es­tu­dio de la fo­to­gra­fía, la jo­ye­ría, la es­cul­tu­ra. No sen­tía so­lo in­quie­tud por di­se­ñar ro­pa sino por el pro­ce­so crea­ti­vo en ge­ne­ral. Y, por su­pues­to, sen­tía una fuer­te atrac­ción ha­cia los te­ji­dos. Para mí, el tra­ba­jo de un di­se­ña­dor con­sis­te en es­tar muy re­cep­ti­vo a lo que su­ce­de en su en­torno. No se tra­ta so­lo de con­fec­cio­nar un ves­ti­do. Eso me abu­rri­ría mu­chí­si­mo. Mu­cho más hoy, con to­dos los avan­ces tec­no­ló­gi­cos en di­se­ño grá­fi­co y so­por­tes vi­sua­les. To­do ello ha am­plia­do nues­tro ra­dio de ac­ción de ma­ne­ra ex­po­nen­cial, abrién­do­nos las puer­tas ha­cia un te­rri­to­rio in­fi­ni­to de dis­tin­tas po­si­bi­li­da­des»

N«To­da nues­tra pro­duc­ción es­tá lo­ca­li­za­da en Ita­lia, so­bre to­do en la re­gión de Pu­glia, don­de los ar­te­sa­nos pin­tan a mano los es­tam­pa­dos, bor­dan los en­ca­jes… No­so­tros los lla­ma­mos maes­tros, por­que no so­lo sa­ben ha­cer las co­sas con las ma­nos, tam­bién con el co­ra­zón»

KEAN ETRO

o per­te­ne­cer a nin­gún gran con­glo­me­ra­do in­ter­na­cio­nal sino per­sis­tir co­mo uno de las po­cas em­pre­sas fa­mi­lia­res de mo­da en el pa­no­ra­ma ac­tual es, sin nin­gu­na du­da, lo que les per­mi­te po­der se­guir dis­fru­tan­do de esa li­ber­tad crea­ti­va y de ex­plo­rar nue­vos ho­ri­zon­tes. «Eso es al­go que muy po­cas mar­cas de mo­da pue­den de­cir hoy», di­ce Kean. «Es un pri­vi­le­gio que hay que ga­nar­se por­que, en el fon­do, una bue­na com­pa­ñía de­pen­de de su ca­pi­tal hu­mano y la nues­tra tie­ne uno in­su­pe­ra­ble. Al­can­zar los cin­cuen­ta años de exis­ten­cia es un gran mo­ti­vo de ce­le­bra­ción pe­ro el fu­tu­ro se pre­sen­ta con mu­cho tra­ba­jo por ha­cer. Te­ne­mos mu­cha ener­gía para afron­tar­lo. Me en­can­ta­ría lle­gar a abrir una tien­da en Jú­pi­ter», bro­mea. De mo­men­to para fi­na­les de 2018 pla­nean po­ner en mar­cha No­ma­dic

Ex­hi­bi­tions, una se­rie de ex­po­si­cio­nes iti­ne­ran­tes ce­le­bra­das en el in­te­rior de yur­tas (las tien­das tra­di­cio­na­les de las tri­bus de Mon­go­lia) que sir­van «co­mo pun­to de en­cuen­tro cul­tu­ral», ase­gu­ra Kean. «Nues­tra in­ten­ción es pro­yec­tar­nos ha­cia el fu­tu­ro a tra­vés de me­sas re­don­das en ciu­da­des co­mo Mi­lán, Nue­va York o Shang­hái en las que ana­li­ce­mos el sen­ti­do de la es­té­ti­ca, de lo que hoy lla­ma­mos cul­tu­ra con­tem­po­rá­nea, la in­fluen­cia de la tec­no­lo­gía… por­que nos sen­ti­mos co­mo ver­da­de­ros nó­ma­das del fu­tu­ro».

Des­per­tar la con­cien­cia eco­ló­gi­ca de la in­dus­tria (y del con­su­mi­dor) es otro de los asun­tos que más les preo­cu­pa, al­go en lo que tra­ba­jan des­de ha­ce ya vein­ti­cin­co años. «La pa­la­bra sos­te­ni­bi­li­dad me ha­ce pen­sar siem­pre en el amor a la na­tu­ra­le­za, al­go que es­tá en­rai­za­do en to­dos no­so­tros, que es an­ces­tral y pri­mi­ti­vo. Lo pri­me­ro y más im­por­tan­te de to­do, un sen­ti­mien­to que de­be­mos trans­for­mar en ac­cio­nes», ex­pli­ca Kean. Las di­fi­cul­ta­des por en­con­trar ma­te­ria­les 100 %, or­gá­ni­cos pro­vee­do­res que desa­rro­llen téc­ni­cas éti­cas con el me­dio am­bien­te o ca­na­les de dis­tri­bu­ción que ga­ran­ti­cen un fun­cio­na­mien­to co­rrec­to del pro­ce­so has­ta lle­gar al clien­te fi­nal son al­gu­nos de los es­co­llos que han en­con­tra­do. «No ha­bla­mos de un con­cep­to fi­lo­só­fi­co sino de una cien­cia exac­ta cu­yas di­ná­mi­cas mu­chas ve­ces pue­den re­sul­tar im­pre­de­ci­bles y ha­cer­lo a gran es­ca­la com­pli­ca aún más las co­sas». Apli­car­lo des­de el pris­ma de una fir­ma de mo­da de lu­jo tam­po­co es un asun­to sen­ci­llo de abor­dar. Am­bos sa­ben que la evo­lu­ción ac­tual del sec­tor se mue­ve por te­rre­nos mo­ve­di­zos, en­tre gus­tos ca­pri­cho­sos y de­ci­sio­nes ar­bi­tra­rias. «La gen­te hoy quie­re gas­tar­se el di­ne­ro en ro­pa que pue­da per­du­rar, que re­sis­ta el pa­so del tiem­po. Un pro­duc­to de ca­li­dad con una his­to­ria de­trás. Por eso el lu­jo hoy se tra­ta de al­go emo­cio­nal», afir­ma Ve­ro­ni­ca. «Y de man­te­ner unos es­tán­da­res de ca­li­dad», aña­de Kean. «To­da nues­tra pro­duc­ción es­tá lo­ca­li­za­da en Ita­lia, so­bre to­do en la re­gión de Pu­glia, don­de los ar­te­sa­nos pin­tan a mano los es­tam­pa­dos, bor­dan los en­ca­jes… no­so­tros los lla­ma­mos maes­tros, por­que no so­lo sa­ben ha­cer las co­sas con las ma­nos, tam­bién con el co­ra­zón». Fue la es­cri­to­ra ita­lia­na Re­na­ta Mol­ho quien, acer­ta­da­men­te, des­cri­bió la his­to­ria de Etro co­mo «una aven­tu­ra en la que se mez­clan las ideas, las imá­ge­nes y las pa­la­bras. Una reali­dad pa­ra­le­la do­mi­na­da por una ló­gi­ca to­tal­men­te ori­gi­nal y que evi­ta el con­for­mis­mo. Si hu­bie­ra que ele­gir dos pa­la­bras para ex­pli­car­la se­rían in­de­pen­den­cia y cul­tu­ra. Y si tu­vie­ra que ima­gi­nar una at­mós­fe­ra a la que cir­cuns­cri­bir am­bos tér­mi­nos se­ría una ce­le­bra­ción por­que, pa­ra­fra­sean­do a Gi­lles De­leu­ze, te­ner ideas no es un ac­to co­ti­diano, es una ce­le­bra­ción»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.